[ANÁLISIS] Snoopy’s Grand Adventure

Snoopy es un perro muy particular creado por el norteamericano Charles M. Schulz en 1950. Desde entonces, ha dado lugar a infinidad de tiras cómicas, dibujos animados, películas e incluso videojuegos. De hecho, el universo de Snoopy fue concebido más para adultos que para niños, ya que, en parte, encierra algo de crítica, aunque no al nivel de otras producciones. Sin embargo, desde hace unos años hasta hoy, Snoopy se ha dejado ver poco y las veces que lo ha hecho ha sido en clave demasiado infantil, enfocado hacia un público de baja edad y resultando anodino para el resto del mismo.

Responsable de ello es la película de 2015 llamada Carlitos y Snoopy: La película de Peanuts, que si bien es un film notable, su halo infantil es más evidente que en otras producciones, cinematográficas o no, del famoso perro ideado por Schulz a mediados del siglo pasado. Y precisamente de dicha película nace precisamente este videojuego: Snoopy’s Grand Adventure, lanzado para multitud de plataformas pero con unas ventas bastante discretas.

Desarrollado por el experimentado estudio canadiense Behaviour Interactive, Snoopy’s Grand Adventure, sin embargo, da la sensación de ser un juego realizado prácticamente por principiantes que se han atrevido con el recurrente motor Unity y que no han sabido captar la esencia de Peanuts en prácticamente ningún momento, algo que sí han hecho otros títulos como Snoopy vs the Red Baron (Smart Bomb Interactive, 2006) y Snoopy Flying Ace (Smart Bomb Interactive, 2010).

Casi todos los niveles siguen los mismos esquemas.

Gráficamente es un videojuego correcto, sin grandes alardes y decente para ser un plataformas 2D de scroll horizontal. Sin embargo, es cierto que para un videojuego de este tipo quizá se pida un poco más, y no me refiero precisamente a la calidad técnica del título, que al fin y al cabo es algo totalmente secundario en este tipo de juegos.

Con lo que me refiero a que hay que exigirle algo más es precisamente al diseño de niveles, bastante anodino y sencillo para tratarse de un plataformas, y esto es algo que está íntimamente ligado a la jugabilidad, pero que también tiene mucho que ver con el diseño artístico. Da la impresión de que Behaviour Interactive ha hecho el juego sin ganas, para salir del paso e intentar arañar unas cuantas ventas gracias a la película. Además, no existe un hilo conductor entre los escenarios y da la constante sensación que nada importa, y todo esto se carga la experiencia.

La esencia de Snoopy podría haberse captado mucho mejor.

Es un plataformas en 2D de scroll horizontal pensaréis muchos, tampoco hay que exigirle mucho más allá de que cuente con un buen apartado jugable, pero es que ese argumento quizá era válido en la década de los 80s y los 90s, hoy día, casi en los años 20 del siglo XXI considero que hay que pedirle bastante más a un videojuego, sea del género que sea y cuente con el presupuesto que cuente. Me duele bastante ver un universo como el de Peanuts plasmado de forma tan sosa en un videojuego que, en principio, podría tener un buen potencial, ya que un plataformas en 2D siempre es una buena noticia para cualquier tipo de jugador.

A nivel sonoro cumple su cometido sin prodigarse demasiado. Su banda sonora es muy discreta, con melodías algo repetitivas que, al menos, cambian entre nivel y nivel. Los efectos sonoros también son escasos, pero cumplen y están en la línea de todo lo audiovisual relacionado con Snoopy. Y, por último, destacar que el juego está completamente localizado al castellano incluyendo las voces, aunque sean muy escasas.

La jugabilidad es, digamos, el plato fuerte de Snoopy’s Grand Adventure, lo cual es una mala noticia si has llegado leyendo hasta aquí y todavía pensabas comparte el juego. Y, ojo, no es un mal juego para un público infantil, pero sí que lo es para un público adulto por muy fan de Snoopy que se sea -como es mi caso particular-.

Estamos ante un plataformas 2D de scroll horizontal puro y duro en el que nuestro objetivo será llegar al final del nivel con la máxima puntuación posible, la cual se traduce en recoger grageas de color -un total de 300 por nivel- así como una serie de coleccionables en un total de seis mundos diferentes y, como comenté antes, muy poco inspirados. Al final de cada mundo habrá un enfrentamiento con el jefe final de turno, que si bien son interesantes, la dificultad es tan baja que harán que perdamos todo el interés en los mismos.

El cuarto mundo “Cielos de París” es, sin duda, el mejor de todos.

Y es precisamente esa dificultad tan baja la que hace que Snoopy’s Grand Adventure se libre de la quema absoluta por décimas, ya que podría ser una buena alternativa para introducir a los más pequeños de la casa en el mundo de los videojuegos dentro de un universo amable hasta decir basta. Para los más grandes, Snoopy’s Grand Adventure resulta absurdamente sencillo, lejos de ser el reto que cualquier plataformas en 2D podría darnos.

Uno de los atractivos del apartado jugable es que será necesario desbloquear todos los trajes de Snoopy para poder completar el juego al 100%. Esto lo hará muy rejugable para los más pequeños, pero para los adultos puede resultar incluso tedioso, ya que el juego ofrece pocos atractivos para ser rejugado una y otra vez. Por último, destacar que es posible jugar en cooperativo, lo cual le aporta un valor extra al juego de Behaviour Interactive.

Al respecto de la historia hay muy poco que destacar y he aquí otro fallo del juego. Es cierto que este tipo de videojuegos plataforma no precisan de una buena trama ya que la jugabilidad es la verdadera protagonista, sin embargo en Snoopy’s Grand Adventure no nos queda claro exactamente qué pasa salvo que los amigos de Snoopy han desaparecido y nosotros, encarnando al simpático perrete, tendremos que rescatarlos de cada uno de los mundos en los que se encuentran atrapado.

Así pues, si estáis buscando un juego que siga los pasos de la película de 2015 este no lo es ya que, aunque aprovecha el tirón del film, no tiene nada que ver.

Existen momentos acuáticos, pero no están muy bien aprovechados.

En definitiva, Snoopy’s Grand Adventure es un título aconsejable exclusivamente para los más pequeños, ya que es una buena forma de que se introduzcan en el mundo del videojuego con todas las garantías posibles. Para los mayores no ofrece ningún tipo de atractivo, ya que es demasiado sencillo a todos los efectos.

NOTA: 5/10.

Personajes inolvidables de videojuegos 15/100 – Urdnot Wrex

BioWare es una compañía que antes que crear juegos crean historias. Todas y cada unas de sus grandes obras cuentan con tramas protagonizadas por grandes personajes en increíbles universos. Una de sus sagas más importantes es precisamente Mass Effect, cuyo primer título fue lanzado en 2007 dejándonos a todos con la boca abierta gracias al impactante universo creado por este estudio canadiense.

Y es que las grandes historias no son nada si no tienen buenos personajes en ellas. La saga Mass Effect está llena de personajes memorables entre los que lo fácil sería escoger a Garrus Vakarian o Tali’Zorah. Sin embargo, un personaje que llega al corazón en su primera entrega es, sin lugar a dudas, Urdnot Wrex, el temible krogan que se gana la vida como mercenario y asesino a sueldo.

Lo conoceremos por primera vez en Mass Effect (BioWare, 2007), tras seguirle la pista a un policía corrupto de la Ciudadela en el Antro de Chora. Después de una serie de acontecimientos en el club de los bajos fondos de la Ciudadela, Wrex decide unirse a Shepard, aunque nunca se supo bien su motivación para ello, pero lo cierto es que lo acompaña durante su aventura, a pesar de que a veces no parece estar muy contento con la decisión.

Este krogan reúne todos los requisitos del perfil del clásico matón de este tipo de historias, siendo un personaje volátil que tiende a la violencia. Sin embargo, y ojo que aquí vienen ‘spoilers’ -aunque a estas alturas esto debería ser similar a destripar que Luke Skywalker es el hijo de Darth Vader-, será a partir de Mass Effect 2 (BioWare, 2010) cuando Wrex se vuelva un personaje más profundo, por lo que para descubrirlo será fundamental dejarlo vivir en el primer título.

Si finalmente hemos evitado la violenta discusión con Wrex de Virmire en el primer Mass Effect, el krogan vivirá y aparecerá tanto en la segunda como en la tercera entrega de la saga. De hecho, gracias a esto conoceremos un poco mejor a los krogan y al propio Wrex, cuya actitud comienza a cobrar sentido.

Violento, machista, tradicional… Wrex supone un choque total para el grupo de Shepard, pero eso se debe a la cultura krogan, en la que las hembras krogan se quedan en casa cuidando  de los bebés mientras sus maridos se dedican a otras labores como el combate.

Wrex un poco pasado de copas en Mass Effect (BioWare, 2007).

En Mass Effect 2 (BioWare, 2010), Wrex se convierte en el líder del clan Urdnot, llevando a cabo un proceso de unión y renovación en los krogan. Además, su principal labor se centra en combatir la genofagia -que tiene por objetivo hacer abortar a las hembras krogan, para reducir su población-. Wrex recibe con los brazos abiertos a Shepard y a Grunt, ayudando al pequeño krogan a realizar su ritual de madurez, pero rechaza unirse al grupo de Shepard ya que considera que debe quedarse en Tuchanka y mantener a los krogan unidos.

Wrex volverá a aparecer en Mass Effect 3 (BioWare, 2012) y, de hecho, jugará un papel fundamental en la guerra contra los segadores, de hecho lucha activamente en la batalla final de Londres. Sin embargo, no será un personaje jugable durante el juego. Ocurra lo que ocurra, Urdnot Wrex será considerado, al final de la aventura, como un héroe de guerra entre los krogan. Y es que este incorregible personaje esconde muchas más motivaciones de las que parece en un primer momento.

[ANÁLISIS] The Order: 1886

He de reconocer que abordar determinados análisis me da mucho respeto. Por ejemplo, diseccionar un Zelda me resulta harto complicado debido el calibre general que presentan los juegos de dicha saga. A la hora de valorar determinados juegos de Ubisoft me ocurre algo parecido, ya que la mayoría presentan tantos elementos que temo dejarme alguno en el tintero. Y también me pasa esto con títulos de los que se esperaba mucho y finalmente fueron fusilados sin piedad por parte de la prensa y el público; este es el caso del juego protagonista del análisis de hoy.

Tras lo ocurrido con Ryse: Son of Rome (Crytek, 2013) en Xbox One, los peces gordos de Sony y una buena parte de su público esperaban The Order: 1886 como agua de mayo para dar un golpe sobre la mesa. A pesar de que ya se había anunciado un ‘downgrade’ gráfico y que correría a 30fps, el título de Ready at Dawn entraba por los ojos por un buen número de motivos, pero los principales eran su calidad técnica y su increíble ambientación.

Las calles de un Londres alternativo son las protagonistas de The Order: 1886.

Sin embargo, las mofas hacia los supuestos “rivales” se le vuelven en contra a los usuarios de PlayStation 4 y cuando el juego es lanzado al mercado en febrero de 2015 los principales medios comienzan a otorgar discretas puntuaciones hacia uno de los exclusivos más esperados de los últimos tiempos. Así pues, Meristation le otorga un 7, 3DJuegos un 6, Polygon un 5,5, GameSpot un 5 e IGN un 6,5. Estas notas nos aseguran un juego correcto pero lejos de la excelencia que se pretendía; un verdadero hachazo para los usuarios.

Comienzan a criticársele aspectos como la duración, la linealidad general del juego, el aspecto cinematográfico… elementos de los que o bien se tenía constancia o bien podían deducirse. Porque este tipo de juegos, al igual que el ya mencionado Ryse, funcionan como ‘demos’ técnicas de sus respectivas consolas y creo que es algo que tanto prensa como público no supieron -o no quisieron- ver. Y es una lástima, pues en la memoria colectiva ha quedado inserta la idea de que The Order: 1886 es un mal juego, que es corto, poco rejugable y tal, y no todo es cierto ¿qué esperaban? ¿otro juego de mundo abierto? ¿un Gears of War en el Londres victoriano? ¿o simplemente superar a Ryse: Son of Rome?

Las animaciones faciales y el fotorrealismo son la tónica general del apartado técnico del juego.

Gráficamente hablamos de una verdadera bestia que pone nuestra PS4, sea la que sea, al máximo de potencia hasta ahora. No hay casi fisuras ni nada criticable hacia el trabajo de Ready at Dawn al respecto de The Order: 1886. Es prácticamente perfecto en todo su apartado técnico-artístico y quien no quiera verlo o está ciego o es un troll. Y, ojo, hablo desde el punto de vista del usuario y no desde el punto de vista de un experto -porque no lo soy-, ya que es tremendamente complicado que un usuario medio de videojuegos llegue a apreciar los pequeños fallos que pueda tener un apartado técnico tan sólido como el de The Order: 1886.

Como ya he dicho, a nivel técnico es impecable y poco importa si va a 30fps o el aspecto cinematográfico con las bandas negras horizontales arriba y abajo -que he de reconocer que al principio incomodan un poco, pero rápidamente nos acostumbramos-. De hecho, durante mi partido no he notado ni un sólo ‘bug’ ni nada técnico que afecte directamente a la jugabilidad.

Además, The Order: 1886 cuenta con el importante plus de la ambientación, y es que desde Ready at Dawn han conseguido crear una Historia paralela en la que Gran Bretaña ha alcanzado un gran desarrollo tecnológico durante la Revolución Industrial, mucho mayor del que alcanzó realmente, por lo que en el juego se mezcla el Londres victoriano con elementos avanzados para su época, pero no por ello fuera de lugar. De hecho, en The Order: 1886 todo resulta bastante armonioso y eso es gracias precisamente al buen trabajo realizado al respecto de la ambientación.

Su apartado artístico consigue una inmersión total en el Londres victoriano del juego.

Cosa aparte son también los personajes, que derrochan humanidad por sus cuatro costados, no sólo por el gran trabajo realizado en el doblaje sino por sus cuidados movimientos, sobre todo faciales. La verdad que el trabajo realizado en este campo es absolutamente sobresaliente y, haciendo memoria, creo que únicamente Ryse: Son of Rome (Crytek, 2013) puede plantarle cara a The Order: 1886, y tengo mis dudas.

A nivel sonoro The Order: 1886 es un videojuego sobresaliente. La banda sonora, orquestada por el norteamericano Jason Graves ambienta el juego a la perfección y, además, lo dota de personalidad. Su tema principal es bastante peculiar, muy en la línea oscura del juego, apostando por sonidos clásicos de instrumentos de cuerda frotada.

Es un juego que se encuentra completamente localizado al castellano, contando con un doblaje de suma calidad que es complicado ver en el mundo del videojuego -si ya es difícil encontrar un juego traducido, imaginad uno bien doblado-. Los actores y actrices de doblaje realizan un trabajo colosal, dotando de personalidad a los protagonistas, destacando el trabajo de Eduardo del Hoyo, Olga Velasco o Roberto Encinas.

Los efectos, por su parte, también rayan a un nivel muy alto, acorde a la calidad general del juego en el apartado sonoro. Existen varios momentos de gran espectacularidad visual y sonora en la que estos efecto de sonido demuestran toda su potencia.

Ah… la jugabilidad, sí. Pues desgraciadamente es aquí donde The Order: 1886 falla, aunque tampoco es que lo tire todo por la borda, pero es cierto que es el talón de Aquiles del juego de Ready at Dawn. El motivo es muy sencillo: un abuso de las cinemáticas y la linealidad, dejándonos una libertad muy limitada, sintiéndonos meros espectadores de la historia. No seré yo el que critique los ‘quick time events’ de este juego, porque se pueden contar con los dedos de una mano, pero sí que me parece excesivo el efecto pasillo del presente videojuego.

Entonces ¿es Metal Gear Solid 2: Sons of Liberty un mal juego también? ya que reúne aspectos como el abuso de escenas o una cierta linealidad. Pues no, no lo es, al igual que The Order: 1886 tampoco lo es, pero en esta industria existe un más que evidente doble rasero del que, creo, muchos nos hemos dado cuenta.

Los momentos de acción son frenéticos, pero son escasos y lineales.

Al margen de ello, es cierto que Ready at Dawn nos deja poca opción durante la aventura y la jugabilidad es tremendamente simple, ya que se basará, casi siempre, en cubrirnos, disparar y avanzar hasta llegar a una cinemática que siga desarrollando la trama del juego, que es lo que verdaderamente parece importarle a los desarrolladores.

Existen, a su vez, algunas parte de sigilo que están resueltas de forma irregular, ya que el juego no está pensado para ello y estos momentos resultan bastante tediosos si los comparamos con los momentos de frenética acción del juego.

La historia debería ser el otro plato fuerte del juego, y en parte lo es. Digo en parte porque hay aspectos de la trama que no han sido del todo resueltos por parte de Ready at Dawn y el final del juego es demasiado abrupto, dejándonos con la miel en los labios y sin darnos demasiadas explicaciones de nada.

Desde que arranca The Order: 1886 nos damos cuenta de que estamos ante un proyecto tremendamente ambicioso a nivel narrativo, con una puesta en escena cinematográfica que haría temblar los cimientos del mismísimo Hollywood. Todo gira en torno a una historia alternativa en la que Gran Bretaña ha alcanzado un desarrollo sin igual en el marco de la Revolución Industrial, gracias a este desarrollo tecnológico, Los Caballeros, un antigua orden que data de los tiempos del Rey Arturo, se han convertido en una especie de fuerza de operaciones especiales adelantada a su tiempo, con armamento y tácticas propios de nuestra época presente y no de finales del siglo XIX.

La historia es muy potente, pero concluye de manera precipitada.

Estos Caballeros, prácticamente inmortales, llevan desde la Edad Media luchando contra fuerzas oscuras que pretenden alterar la paz de Gran Bretaña, aunque también son usados como fuerza de combate contra insurgentes que están en contra de la corona, algo que veremos a menudo durante las seis horas aproximadas que dura The Order: 1886.

Como podemos ver, la historia del juego de Ready at Dawn es, a priori, bastante potente y, junto con su apartado técnico-artístico, sonoro y la puesta en escena, nos regala momentos impagables. El problema es que, como comentaba antes, desde el estudio norteamericano no han sabido -o no han querido- dotar a la trama de Sir Galahad y compañía de un final a la altura general del juego, dejándonos la trama completamente abierta de cara a un ¿segundo? juego.

The Order: 1886 es un título único; no es perfecto pero sí es tremendamente interesante.

En definitiva, The Order: 1886 tenía todas las papeletas para dar un golpe sobre la mesa y convertirse en una razón de peso para hacerse con una PS4. Sin embargo, a pesar de que el empaque del juego es sobresaliente,se queda a medias en campos como la jugabilidad o la historia, la cual destroza la experiencia final por culpa de una conclusión precipitada e ilógica.

NOTA: 7/10.

[ANÁLISIS] Unearthed: Trail of Ibn Battuta – Episode 1

Es complicado analizar un título como Unearthed: Trail of Ibn Battuta por un gran número de razones, pero la principal es porque ha sido, injustamente, objeto de burlas por parte de un público y una prensa que no ha tocado el juego. También es cierto que sus creadores, los saudíes de Semaphore, podrían haber estado un poco más rápidos y no haber llamado al juego Unearthed, que significa “desenterrado”, muy parecido a Uncharted, cuyo significado es “inexplorado” y que, imagino, no necesita presentación por estos lares.

Al margen de la evidentísima copia tanto en el título como en el concepto de juego, Unearthed llega a ser un videojuego muy digno y el pistoletazo de salida para otros juegos del mundo musulmán. Y no digo que traten sobre este mundo, que de esos ya hay unos cuantos, sino que sean desarrollados en tales lugares, como es el caso de Unearthed. Y es que, al contrario de lo que muchas mentes cerradas puedan pensar, diversificando el desarrollo y la producción de videojuegos ganamos todos, amén de descubrir nuevas historias o juegos, algo que, creo, nunca está de más.

Unearthed es fiel a sus orígenes; el mundo musulmán está muy presente durante todo el juego.

Tras las mofas del público azuzadas y alimentadas por la prensa occidental, el primer episodio de Unearthed salió al mercado a mediados de 2013 a precio muy reducido: 5€/$ en PC/Mac vía Steam y 0,75€/$ en PS3. Posteriormente también saldría una versión para Android. El recibimiento del juego fue, como cabía esperar, muy frío y publicaciones como IGN Middle East, Play UK o la revista oficial de PlayStation en Holanda se cebaron con él. Y, ojo, en parte tenían razón: se trata de una copia, técnicamente muy discreto y extremadamente corto. Pero también hay que tener en cuenta otros factores como: el lugar en el que ha sido desarrollado, su localización a un gran número de idiomas y el precio de lanzamiento.

Por ello, el análisis de hoy se me hace muy complicado porque sí, Unearthed es un juego mediocre según los estándares del mundo occidental, pero también supone un importante paso adelante dentro de la industria del videojuego en general.

La ambientación es uno de los puntos fuertes del apartado técnico-artístico del juego saudí.

Gráficamente hablamos de un título bastante discreto, realizado con el recurrente motor Unity, que está sirviendo a un gran número de estudios menores como vía de escape. Particularmente es un motor que no me gusta nada, pero no me gusta precisamente por la prensa que se ha hecho del mismo, al cual se le ha otorgado una publicidad exagerada que ha creado altísimas expectativas sobre el mismo, sobre todo hacia estudios ‘indie’.

Pero bueno, como digo, Unearthed: Trail of Ibn Battuta – Episodio 1 es bastante discreto a nivel técnico, sobre todo si lo jugamos en pleno 2017, fecha en la que estoy realizando el presente análisis. Eso sí, no resulta molesto ni nada por el estilo, sólo con un aspecto técnico de finales de la 6ª generación de videoconsolas y comienzos de la 7ª.

Lo que más destaca en el juego es su apartado artístico, el cual nos brinda unos cuantos escenarios bastante bien ambientados, con un diseño interesante e inspirados en lugares reales. Los personajes, por su parte, también se encuentran a un buen nivel dentro del apartado general del juego, sobre todo sus dos protagonistas, claramente inspirados en la saga de Naughty Dog.

Las animaciones, por su lado, son uno de los puntos más flojos del apartado técnico.

Los efectos, por su lado, dejan entrever las costuras del título saudí y en determinados momentos de la aventura resultan incluso molestos. Son efectos muy primitivos y que no casan siquiera con el aspecto general del título. Lo mismo ocurre con las animaciones, que son tremendamente arcaicas y nos sacan del juego, sin lograr una gran inmersión en el mismo.

A nivel sonoro hablamos de un videojuego notable. No hay peros, por mucho que los medios se empeñen. El trabajo realizado con Unearthed es tremendamente digno, tanto en el doblaje, como con la banda sonora o los efectos sonoros. De hecho, el juego se encuentra localizado a nada menos que 21 idiomas, entre los que se encuentra una perfecta traducción al castellano: que tomen nota determinados estudios con más recursos.

La jugabilidad tiene sus luces y sus sombras, pero en general es bastante aceptable. Tiene un corte tremendamente clásico como aventura de acción en tercera persona, aunque algunos movimientos sean erráticos y afecten a la misma, no sólo a nivel estético sino también jugable.

Unearthed intenta mezclar diferentes conceptos, aunque bebe directamente de títulos como la saga Uncharted de Naughty Dog, su mayor inspiración. El movimiento del protagonista es preciso pero, a veces, demasiado lento, tanto en movimiento como a la hora de saltar o disparar. A la hora de usar las armas encontramos un catálogo bastante amplio para un juego tan breve, lo cual siempre es de agradecer, con modelos muy populares como el manido M4 o el más novedoso -en el campo del videojuego- G36. La acción se desarrolla con relativa agilidad y a la hora de disparar el juego cumple su cometido, aunque no está, ni por asomo, a la altura de un triple a. Flaquea mucho en el combate cuerpo a cuerpo, el cual, además de fácil, es demasiado simple y robótico.

Las partes de acción de Unearthed están bien llevadas.

Podemos hacer uso de algunos recursos como la cobertura a la hora de disparar o algo de ‘parkour’ básico para subir por determinadas paredes u otros elementos del escenario. Los puzzles, por su parte, son sencillos y están completamente guiados. Existe también una fase de conducción interesante pero muy errática.

De hecho, una de las cosas que falla en Unearthed es que es tremendamente sencillo y se completa en apenas una hora de juego si quitamos cinemáticas y tal. Lo cual hace que nos tengamos que plantear seriamente su compra, ya que este primer episodio es muy pero que muy cortito.

La historia es bastante interesante, aunque el juego no nos deja claro nada hasta el tramo final del mismo, al menos si nos ceñimos este primer -y creo que último- episodio. Los protagonistas de la aventura son los hermanos Faris y Dania Jawad, que son una especie de aventureros que buscan tesoros por su importancia histórica y no por su valor económico.

Tras una accidentada visita a Egipto, los hermanos Jawad son llamados por un erudito marroquí para que acudan a Tánger. Tras la reunión, las cosas se complican una vez más y el episodio termina, dejándonos con la miel en los labios de cara a un segundo episodio en el que se desarrollaría más la trama de Ibn Battuta, el mítico aventurero marroquí de la Edad Media.

Esta trama es, a priori, interesante, sin embargo se nos explica muy poco y se corta de una forma demasiado abrupta. Además, siguiendo el trabajo de Semaphore por redes sociales podemos deducir que la desarrolladora saudí ha olvidado por completo a Unearthed y están centrados actualmente en proyectos más ambiciosos, por lo que, como juego único, Unearthed es demasiado corto a todos los efectos.

El final del episodio 1 de Unearthed es demasiado precipitado.

En definitiva, a bajo precio Unearthed es muy interesante para jugadores curiosos que quieran probar cosas nuevas. Es mucho mejor de lo que la prensa y el público ha proclamado a los cuatro vientos, pero eso no nos asegura que tampoco sea perfecto, ya que sus carencias son muy evidentes.

NOTA: 6/10.

[COMPRA] Junio 2017 y regalo de cumpleaños

¿Qué culpa tengo yo si, a veces, se me presentan suculentas ofertas que son imposibles de rechazar? Pues precisamente esto es lo que me ha pasado el mes anterior con determinados títulos que he comprado. Por suerte para mi economía particular también he vendido algún que otro juego que me ha permitido darme algunos caprichos sin ni siquiera tirar de la tarjeta de crédito, usando el saldo de PayPal. Además, ha llegado una nueva integrante a la familia, a la cual hay que mantener, y a la cual parecen gustarle mucho los videojuegos.

Como ya os comenté el mes pasado me he propuesto no comprar más en lugares como eBay -por su política respecto al vendedor: me hizo perder 22€ de un juego que vendí- o CeX Webuy. Estos últimos por vender auténtica basura y no tener vergüenza con el cliente -por suerte les gané la última disputa en PayPal-. Así pues, me he centrado en comprar en sitios como GAME, Amazon (ES o UK) o XtraLife.es.

Ha sido un mes de sorpresas ya que, en principio, únicamente tenía programado comprar un sólo juego: Crash Bandicoot N’Sane Trilogy para PS4, la remasterización del Crash Bandicoot original que tanta expectación ha levantado entre jugadores de todas las edades. Lo compré por 34,95€ en GAME, que además me obsequiaron con un póster del juego y con un estuche que contiene tres litografías, un tema dinámico para PS4 y un llavero muy pero que muy chulo.

En Amazon.co.uk -muy recomendable, con mejores ofertas que su versión española- me hice con The Walking Dead: Survival Instinct para Xbox 360 por 12,37€. Todo el mundo habla fatal de este juego, así que quiero comprobarlo por mi mismo. Además, está carísimo en todas y cada una de sus versiones -prohibitiva la de Wii U, por ejemplo-, así que este precio por él me parece más que aceptable.

En Amazon.es compré This is the Police para Xbox One por 16,45€ y Dex para PS4 por 9,90€. Ambos me parecen precios geniales, y al primero de ellos le tengo muchísimas ganas, por lo que es probable que lo juegue próximamente. Dex me llama mucho por su ambientación tan cercana a Blade Runner y por su concepto de juego clásico -metroidvania-.

La joya de la corona de este mes es, sin lugar a dudas, la San Francisco Edition de Watch Dogs 2 para Xbox One que compré por 39,95€ en XtraLife.es. Es un juego que llevo que llevo tiempo queriendo tener por varias razones; la primera es porque el primer Watch Dogs, al contrario que a mucha gente, me encantó y esta segunda parte pinta mucho mejor. La segunda es porque estoy bastante enganchado a la serie Mr. Robot y esta saga guarda muchísimas similitudes con dicha serie.

Por aquí os dejo algunas fotos de la figura de la edición -su principal atractivo- así como un vídeo del ‘unboxing’ de la misma. Como podréis ver, salvo por la figura, no es una edición muy allá: no es nada del otro mundo. Sin embargo, la figura es muy buena, muy detallada y por 39,95€ junto con el juego y algún que otro DLC pues no está nada mal.


En último lugar destacar el regalazo que me han hecho dos amigos por mi pasado 28 cumpleaños. Se trata de un juego de mesa llamado Timeline, el cual se centra, a groso modo, en poner a prueba nuestros conocimientos acerca de determinados acontecimientos históricos. Tengo unas ganas tremendas de probarlo con ellos ya que, como algunos sabréis, soy un auténtico enfermo de la Historia.

¡Ah! Casi se me olvida y os lo había comentado al inicio de la entrada. Hace casi un mes mi novia me regaló una ninfa papillera a la que llamé Punky. Todavía no sabemos si es macho o hembra -por colores debería ser hembra, pero es pronto todavía para asegurarlo- pero lo que está claro es que le encanta pasar horas conmigo mientras estoy jugando a algún juego, así como subirse en los mandos de PS4, Xbox One o picotear la pantalla del ‘gamepad’ de Wii U.

 

Tag del ‘gamer’

Odio la palabra ‘gamer’, la odio con todas mis fuerzas. No sé si por el tono que ha tomado en los últimos años, por el hecho de no traducir al castellano la palabra para quedar más guay -o ‘cool’ si seguimos por esa línea- o por el buen número de ‘youtubers’ y otro tipo de ‘influencers’ que se han adueñado de ella, rebajándole el nivel irremediablemente.

Pero bueno, este ‘tag’ se llama así y no seré yo quién le cambie el nombre, ya que después de todo sólo soy uno más en este océano de jugadores. El siguiente ‘tag’ comprende una serie de 18 preguntas que he escogido de un modelo encontrado en los foros de 3DJuegos. Hay mil versiones de esto y la mayoría la realizan ‘youtubers’, pero esta selección de preguntas me ha parecido interesante de cara a que me podáis conocer un poco mejor. Espero que os guste y que, si tenéis alguna otra, no dudéis en hacerme más preguntas.

  • ¿Desde qué edad comenzaste a jugar a videojuegos?

Lo cierto es que no recuerdo la edad exacta, tampoco el año, pero el primer videojuego que toqué en mi vida fue un Teletenis de la época de mis padres que había en casa, aunque no jugué demasiado, todo hay que decirlo. Mi primer videojuego fue The Secret of Monkey Island y lo jugué en torno al año 1995, con sólo seis años, aunque no comprendía demasiado como es lógico. Después llegó la GameBoy cuando tenía siete años, así que podría decirse que oficialmente comencé a jugar con siete años de edad, en 1996.

  • ¿Cuál fue tu primera consola?

Como decía, en mi casa había un Teletenis -un Pong, para que nos entendamos-, pero no lo usé demasiado y tampoco me lo compraron exactamente para mi. En 1996 me regalaron mi primera consola portátil, una GameBoy con el Tetris y el Super Mario Land 2. Mi primera sobremesa, como para muchos, fue la PlayStation, que me regalaron en 1997 junto con Lucky Luke y Hércules.

  • ¿Cuál fue el primer videojuego que te compraste?

Que tuviese, como ya he dicho, The Secret of Monkey Island, Tetris o Super Mario Land 2. Pero que comprase yo con mi dinero no estoy muy seguro… puede que fuese Sid Meier’s Pirates! para PC en 2004, tras ahorrar bastantes pagas seguramente. Lo compré en un Open Cor.

  • Si sólo pudieses tener una consola… ¿Cuál elegirías?

PlayStation, puede que porque fuese mi primera de sobremesa, pero también por su increíble catálogo. PS2 me gustó mucho también y tiene un catálogo aún más grande, pero me quedo con PS1.

  • ¿A qué juegos estás jugando actualmente?

Terminando The Legend of Zelda: Breath of the Wild en Wii U y dándole un poco a The Order 1886 en PS4.

  • ¿Qué videojuego te ha costado más terminar?

Puf, difícil pregunta. Muy posiblemente Oddworld: Abe’s Oddysee en PS1.

  • ¿Qué videojuego no has logrado terminar y por qué?

Posiblemente de niño muchos, pero que recuerde de los últimos tiempos: Final Fantasy XIII, por soporífero. Acabé vendiéndolo.

  • ¿Qué videojuego es al que más veces has jugado?

Age of Empires II, sin ningún lugar a dudas. Estuve en un clan llamado Darkness -DK- allá por el año 1999-2000 y jugué una gran cantidad de torneos junto a ellos y uno de mis mejores amigos -que también estaba en el clan-. No sabría decir cuántas horas le eché al juego, pero muchas y fueron varios años de torneos.

  • ¿Qué videojuego es al que más horas te has viciado?

Pues el mismo de la pregunta anterior: Age of Empires II, y por las mismas razones.

  • ¿Cuál es tu videojuego favorito?

The Secret of Monkey Island, lanzado en 1990 por LucasArts, con Ron Gilbert y Tim Schafer como creadores y Michael Land orquestando la mejor banda sonora de la historia de los videojuegos. En segundo lugar, muy cerca, estaría Final Fantasy IX.

  • ¿Cuál es tu videojuego de terror favorito?

Siempre le he tenido especial respeto a los videojuegos de miedo y no ha sido hasta hace poco que me haya aventurado a jugarlos -bien entrado en la veintena-, por lo que, por desgracia, no vais a poder encontrar aquí títulos clásicos. De los pocos que he jugado últimamente, mi favorito sería Dead Space.

  • ¿Cuál es tu saga favorita?

Difícil elección, no podría quedarme con ninguna en concreto. Dudaría entre Metal Gear Solid, Monkey Island e incluso Assassin’s Creed -sí, lapidadme-.

  • TOP 3 Personajes masculinos y TOP 3 personajes femeninos
  1. Max Payne
  2. Yitán Tribal
  3. Big Boss

 

  1. Lara Croft
  2. Cirilla de Cintra
  3. Navi
  • ¿Cuál es tu villano favorito?

Otra pregunta complicada pero me gustó mucho el Ganon de The Wind Waker.

  • Si pudieses vivir en un videojuego ¿cuál sería? ¿y quién serías?

En Final Fantasy IX sin pensármelo dos veces. Me encantaría vivir en Alexandria o Lindblum, recuerdo cómo soñaba en su época con eso. Ser sería yo mismo.

  • ¿Cuál es tu película/libro favorita/o basado en un videojuego?

Silent Hill de Christophe Gans, estrenada en 2006. No sé mucho acerca del videojuego -apenas lo he jugado- pero como película de terror me parece notable y como adaptación de videojuego mejor aún -viendo el 99% de las películas basadas en videojuegos-.

  • ¿Qué videojuego le gusta a todo el mundo y a ti no?

Estoy entre el League of Legends y Overwatch, no sé cuál me gusta menos de los dos.

  • ¿Qué género es el que más te gusta y el que menos?

El que más la estrategia en tiempo real. El que menos los MMORPG o los online competitivos.

  • ¿A qué le das más importancia a la hora de comprar un videojuego?

A la relación calidad-precio, como casi todo el mundo. Pero siendo más concreto, sobre todo a la historia. Odio los videojuegos sin trama o con una trama débil.

Personajes inolvidables de videojuegos 14/100 – Frank West

Una de las razones para hacerse con una Xbox 360 fue precisamente Dead Rising, desarrollado por Capcom en exclusiva para la consola de Microsoft, con la figura de Keiji Inafune como aval y con una premisa tremendamente interesante: llevar la película El amanecer de los muertos de 1978 dirigida por George A. Romero al mundo del videojuego -aunque extraoficialmente, claro-.

Este primer Dead Rising sostuvo el equilibrio en la balanza entre el homenaje y la parodia, entre el juego serio y la comedia. Por ello, contó con un guión y una puesta en escena bastante potentes, aunque con un más que inconfundible tufo japonés. Gran parte de su atractivo se debe al universo creado en torno al juego -no en vano, se han realizado hasta la fecha seis Dead Rising diferentes, si contamos Off the record y el de Wii- en el que hay una figura central, protagonista de tres Dead Rising diferentes: el reportero Frank West.

Frank West, reportero freelance.

Frank Algernon West es un periodista freelance de poca monta al que el incidente de Willamette le “salva la carrera”, por decirlo de alguna manera. West recibe la noticia de que extraños sucesos se están dando entre los habitantes del pueblo de Willamette en Colorado (EEUU), por lo que decide ir allí para cubrir la noticia en persona.

Armado únicamente con su inseparable cámara de fotos y un look de reportero ‘playboy’ Frank se adentra en la azotea del centro comercial de Willamette para dar comienzo a la saga Dead Rising y a su leyenda dentro de la misma.

Rob Riggle intentando emular a Frank West en Dead Rising: Watchtower.

No es el protagonista más interesante del mundo del videojuego, eso queda claro, pero es una pieza clave en el videojuego de zombis -tanto clásico como actual- y en la saga Dead Rising. Y, además, tiene bastante más carisma que los otros dos protagonistas de la saga -Chuck Greene y Nick Ramos-. Comienza con 36 años en el primer Dead Rising para acabar con 52 en el último, aunque en este aparezca considerablemente más joven -y con mejor aspecto- que en el despropósito de Off the record, en el que aparece con el triple de frente, de entradas y de peso.

Frank en Dead Rising 4.

Como comentaba, es una pieza clave en la saga y, sinceramente, salvo en Dead Rising 3, nunca debió abandonar el protagonismo de la misma. Su papel en Off the record -el peor Dead Rising hecho hasta la fecha- no le hace justicia, así como su aparición en la película Dead Rising: Watchtower (Zach Lipovsky, 2015), en la que es interpretado por Rob Riggle, un cómico norteamericano. Por suerte para todos, Frank West volvió a recobrar relativamente la dignidad en 2016 con Dead Rising 4.