Informe de situación: un alto en el camino

Me duele volver a tener que escribir estas palabras por aquí pero, literalmente, no tengo tiempo siquiera para jugar, por lo que mucho menos para escribir. Una mala organización por mi parte, una mudanza por otra, junto a importantes cargas de trabajo -profesional y doméstico- hacen que tenga que pedir tiempo muerto y hacer, de nuevo, un alto en el camino.

Están siendo meses muy duros, con la pandemia por un lado -por supuesto, lo más importante-, el trabajo por otro lado, así como la formación y la mudanza que, sin lugar a dudas, copan el 120% de mi tiempo. Como os cuento, apenas estoy jugando a nada, y pasan los días sin que toque una consola, o siquiera me ponga a leer un libro.

Sería absurdo seguir manteniendo la actividad en el blog únicamente para contaros que todo es muy agobiante y que he comprado tal o cual juego. Hace ya algo más de un año tuve que cesar la actividad y, cuando encontré algo de paz -interior y exterior-, volví. Mi idea es hacer lo mismo, y lo antes posible. Como os dije en su día, esto no es un adiós, es un hasta pronto, porque no apago SCUMM Pub, simplemente lo dejo en ‘stand-by’.

Cuidaos mucho, cuidad a los vuestros -especialmente a los más vulnerables-. Nos vemos pronto, un fuerte abrazo.

Mientras, podéis seguir leyéndome en estos sitios:

Facebook – https://www.facebook.com/SCUMMpub/
Instagram – https://www.instagram.com/scummpub/
Twitter – https://twitter.com/emgonfer
Flickr – https://www.flickr.com/photos/184935445@N08/
CuriousCat – https://curiouscat.me/emgonfer

[COMPRA] Septiembre ’20 y perspectivas

Ante todo, lo primero es disculparme por la tardanza en escribir de nuevo en este andrajoso antro de Isla Mêlée. Es cierto que apenas he tenido tiempo de publicar nada, pero eso se debe, también, a que tampoco he me pasado nada, ni he realizado compras reseñables. Sigo inmerso en Ghost of Tsushima, que para mí es un sueño hecho realidad a todos los efectos: desde la historia de Jin Sakai, hasta la ambientación, y pasando por la jugabilidad. Estimo que en los próximos días lo concluiré y me pondré con otros, seguramente Mafia: Definitive Edition, haciendo tiempo para Cyberpunk 2077.

Este mes las compras han sido algo mayores que el mes pasado, aprovechando lanzamientos en Switch, pensando, a su vez, que iba a jugar más. Craso error, ya que todavía sigo jugando a Captain Tsubasa, sobre el cual tengo sensaciones encontradas que, espero, os detallaré en un análisis. Por otro lado, también ha sido un mes de imprevistos en asuntos ajenos al videojuego, lo que me ha hecho gastarme un buen dinero en otras cosas, así como tener mucho menos tiempo del deseado.

2020 está siendo, para la gran mayoría de los mortales, un año tremendamente fastidioso. El coronavirus nos ha cambiado la vida casi por completo, y con ello nuestras rutina diarias, el trabajo y los gastos. De hecho, yo mismo, a causa del teletrabajo, cambié de silla de escritorio debido a la gran cantidad de horas que paso frente al PC. Además, el ahorro en ropa o gasolina es ínfimo, ya que esos gastos se traducen en otros como la citada silla, más comida en casa u otros elementos para mejorar el confort. En mi caso, se suma que me he mudado junto a mi pareja fuera de mi ciudad, con el gasto extraordinario que ello supone, así como la imposibilidad de tener aquí todos los sistemas, libros, e incluso ropa.

Cuando me mudé, pensaba que jugaría más a Nintendo Switch, por lo que muchas de las compras llevan unos meses enfocadas a este sistema. Sin embargo, no estoy jugando todo lo que me gustaría, ya que acabo cansado al final del día, o bien me pongo a leer. Y, a decir verdad, uno de los juegos que he comprado tampoco está colmando mis expectativas, lo que me genera algo de pereza -pero lo terminaré-.

Así, termino de daros la chapa con mis elucubraciones y pasamos a las compras. En primer lugar, tenemos Captain Tsubasa: Rise of New Champions para Nintendo Switch, el cual me ha salido por 54,95€. Desarrollado por Tamsoft y que entra, innegablemente, por los ojos, aunque su concepción podría haber sido mejor, algo que ya os contaré en un merecido análisis de este juego, en el que intentaré separar la nostalgia para poder ofreceros una visión objetiva. Me queda muy poco para terminarlo, aunque la pereza se apodera de mí.

En segundo lugar, Oddworld Munch’s Oddysee Limited Edition para Nintendo Switch, comprado por 34,95€. Lo tengo en Xbox -la primera de todas-, pero por tiempo y por paciencia nunca he avanzado demasiado en él. Quizá ahora, en Switch, pueda darle la oportunidad que merece, a pesar de que me consta que no es, ni mucho menos, el mejor de las saga.

En tercer y último lugar, Road to Guangdong para Nintendo Switch, comprado por 24,95€. Es un juego al que le tenía unas ganas tremendísimas y que espero comenzar en breve. Sé que en PC, donde fue lanzado hace ya tiempo, ha recibido críticas dispares, pero su concepto me llama mucho la atención, así que ya os iré contando.

Y hasta aquí las compras de septiembre de 2020, todos los he comprado en XtraLife. Comienza octubre y no tengo en mente muchas compras más allá de Mafia: Definitive Edition o algún otro. La nueva generación dudo bastante que la compre de lanzamiento, ya que tengo mucho pendiente y el catálogo de PS5 o Xbox Series X/S no me convence en absoluto. Sin embargo, nunca hay que decir “de este agua no beberé”, pero mucho tienen que cambiar las cosas para que desembolse 500 euros en alguna de las dos.

Puedes seguir a SCUMM Pub en:

Facebook – https://www.facebook.com/SCUMMpub/
Instagram – https://www.instagram.com/scummpub/
Twitter – https://twitter.com/emgonfer
Flickr – https://www.flickr.com/photos/184935445@N08/
CuriousCat – https://curiouscat.me/emgonfer

[COMPRA] Agosto ’20 y reflexiones desde el exilio

Llevo ya un mes fuera de casa, que puede parecer poco -es lo que muchas personas pasan de vacaciones, e incluso más- pero para mí está siendo toda una odisea. Y no es que haya sido la primera vez que me he mudado en mi vida, pero sí ha sido de las más precipitadas y desastrosas, tanto por el tiempo como por parte del piso que mi pareja y yo hemos alquilado en nuestra nueva “ciudad”.

Los sucesivos problemas de la vivienda, aparentemente en un buen barrio -aunque en este enclave no es fácil distinguir el “buen” barrio del “mal” barrio-, me han tenido alejado de los videojuegos, más de lo que me hubiese gustado. De hecho, todavía no he conseguido jugar a la PS4 más de cinco minutos, y cuando juego en Switch caigo muerto de sueño a los diez minutos. Así, apenas he podido avanzar en ninguno de mis juegos pendientes, así como al respecto de las compras, que han sido escasas en esta ocasión.

Por otro lado, la carga de trabajo, que en este caso es doble debido a la delicada situación sanitaria y económica que atraviesa España, tampoco me ha permitido prodigarme demasiado a los mandos, aunque sí que he sacado tiempo para jugar algo en PC, sobre todo a Total War: Medieval II, en el que me he hecho una interesantísima campaña.

Al margen de lo anterior, y no seré yo quien se queje de trabajo, al contrario, agradecido de ello, se avecinan tiempos tremendamente duros y oscuros para todo el mundo occidental, y más si cabe para países con muchas tareas pendientes, como lo es el mío, que salvo en el tenis, el fútbol u, otrora, la Fórmula 1, lleva más de una década dándonos más problemas que alegrías a los españoles de a pie. Esta sensación de hastío, muy común en mi generación, se traslada, a veces, a muchos otros ámbitos de la vida, y existen momentos en los que se transforma en frustración, al no tener tiempo de absolutamente nada, incluyendo en ello el ocio, que es fundamental para salir adelante, independientemente del contexto y posibilidades de cada persona.

Así, desde que me mudé, apenas he tenido tiempo de jugar a nada. A las tareas del hogar, ineludibles, se añade el doble trabajo -igualmente ineludible-, y el descanso. Esto no sería dramático si no me viese en la necesidad, económica, de tener dos trabajos para mantener un nivel de vida aceptable en los tiempos del coronavirus, en los que medio país se encuentra en ERTE, y el propio país al borde del ‘default’.

Como el piso que hemos alquilado se encontraba en condiciones casi denunciables -ya no, por suerte-, me he propuesto jugar, por ahora, casi exclusivamente a Nintendo Switch, por varios motivos; el primero es porque no monopolizo la televisión; el segundo, porque a la televisión no le funciona el HDMI; el tercero, porque el uso a distancia no siempre funciona bien; y el cuarto, porque puedo jugar en cualquier lugar de la casa. Por ello, me he hecho con estos dos títulos en agosto: Darksiders Genesis y The Elder Scrolls V: Skyrim.

Darksiders Genesis lo compré en Amazon España por 26,30€ nuevo, y es un juego al que le tengo unas ganas tremendas, además que Switch me parece una plataforma ideal para este tipo de juegos. Skyrim, por su parte, fue uno de mis favoritos de la anterior generación y, para mí, el mejor TES que se ha hecho hasta la fecha, con perdón de Morrowind. Lo tengo en PS4, pero no me atrevo a rejugarlo con el uso a distancia en este piso, así que lo he comprado en eBay, de segunda mano, a 32€. Y he de decir que en el modo portátil se ve muy pero que muy bien, he jugado poco, pero lo poco que he jugado me ha sorprendido.

Como os digo, estoy jugando menos de lo que me gustaría, y leyendo todavía menos, así que mis compras se van a reducir considerablemente, a lo que se añade que llevaba un tiempo sin comprar nada. Pero no todo es malo, ojo, de entre lo positivo, estoy muy tranquilo -ya sí- en este piso -a pesar de que los autóctonos sean muy ruidosos- y estoy pasando una temporada maravillosa con mi pareja, que ya era hora.

Nos seguiremos leyendo entre carga y carga de mi Switch, de la que nunca pensé que me iba a sacar las castañas del fuego así. Bendita Nintendo.

Puedes seguir a SCUMM Pub en:

Facebook – https://www.facebook.com/SCUMMpub/
Instagram – https://www.instagram.com/scummpub/
Twitter – https://twitter.com/emgonfer
Flickrhttps://www.flickr.com/photos/184935445@N08/
CuriousCathttps://curiouscat.me/emgonfer

Mi vida cambia, ¿qué cosas van a cambiar en SCUMM Pub?

De forma casi repentina, cuando más inmerso estaba en Ghost of Tsushima -para mí, a la espera de Cyberpunk 2077, el GOTY de 2020-, me mudo de ciudad, a un piso considerablemente más pequeño en el que, por desgracia, no caben todas mis consolas y juegos. Es algo temporal -creo- por lo que, posiblemente, vuelva a mi actividad habitual a finales de este año, o comienzos del siguiente.

Sin embargo, bien es cierto que, con todo el dolor de mi corazón, no voy a poder seguir jugando a las videoconsolas de sobremesa hasta entonces, ya que el piso nuevo no tiene televisión con HDMI, y mi espacio de trabajo en el mismo únicamente me da para el PC y no un monitor adicional. Por ello, en los próximos meses solo voy a jugar a títulos de Steam, de Nintendo Switch, de Nintendo 3DS o de PS Vita.

Por ello, he modificado mi extensa lista de juegos pendientes a aquellos juegos de estas plataformas que quiero jugar en este tiempo. Son demasiados y no creo que me dé tiempo de jugar ni a un 25% de los mismos, pero quiero tener una buena lista en la recámara por lo que pueda pasar.

Además, es muy posible que en estos meses no realice, apenas, compras, ya que no voy a tener casi tiempo para jugar a estos de la lista, así que mucho menos a aquellos que comprase, ya que en estas plataformas tengo, por suerte, un nutrido y variado catálogo. No creo que en estos meses me lleve de casa o compre allí una televisión con HDMI para conectar la PS4 o la Xbox One, ya que no son unas vacaciones.

He de reconoceros que mi ilusión por esta nueva etapa se entremezcla con la nostalgia de mi espacio de juego, desde el que os escribo en este momento. Por un lado, sé que sería absurdo cargar con todas las consolas y una televisión para solo unos meses, más teniendo la posibilidad de jugar en Switch. Pero, por otro lado, creo que voy a echar de menos la facilidad para coger un juego de la estantería y ponerlo en cualquiera de las consolas. Nos seguimos leyendo hasta entonces.

Puedes seguir a SCUMM Pub en:

Facebook – https://www.facebook.com/SCUMMpub/
Instagram – https://www.instagram.com/scummpub/
Twitter – https://twitter.com/emgonfer
Flickrhttps://www.flickr.com/photos/184935445@N08/
CuriousCathttps://curiouscat.me/emgonfer

[ANÁLISIS] Call of Juarez: The Cartel

En las últimas entradas del blog os he comentado que, por el momento, voy a desistir de realizar análisis o reseñas de títulos exitosos porque, la verdad, lo considero en vano; ya existen medios especializados que aportan una visión más profesional, trabajada y extensa que la que pueda aportaros yo en este antro de Isla Mêlée. Sin embargo, sí que quiero realizar determinados textos acerca de juegos que, a pesar de haber sido conocidos, se llevaron, en su día, un aluvión de criticas, en ocasiones merecidas, pero en otras no tanto. Ese es el caso de Call of Juarez: The Cartel, desarrollado por Techland y publicado en 2011 por Ubisoft.

La saga Call of Juarez, la verdad, ha pasado relativamente desapercibida en la industria, a pesar de contar con juegos bastante notables, desde el primero a The Cartel, y por supuesto sin olvidar al sobresaliente Call of Juarez: Gunsglinger (Techland, 2013), posiblemente el mejor de toda la franquicia. El caso es que Techland pareció haber comenzado con buen pie la séptima generación de consolas, ya que en la misma llegó a publicar el primer Call of Juarez en Xbox 360, con un buen resultado y, al poco tiempo, lanzaría Call of Juarez: Bound in Blood en 2009, subiendo un importante escalón en cuanto a jugabilidad, narrativa y aspecto técnico se refiere. Bound in Blood cosechó un éxito de crítica mayor que el de su antecesor, pero todavía lejos de los pesos pesados de la industria. Además, aunque las ventas fueron interesantes, tampoco fue un éxito total, manteniéndose dos semanas en el top 5 de Reino Unido, pero obligado a ser carne de cajones de segunda mano.

Esto había generado bastante confianza tanto en Techland como en Ubisoft, que creyeron conveniente darle un giro a la saga, abandonando el ‘western’ clásico y apostando, en este caso, por el mundo de los cárteles de la droga en la frontera entre México y Estados Unidos. Un tema, sin duda, interesante y candente que siempre puede dar lugar títulos crudos y frenéticos.

Lo cierto es que había poca expectación por Call of Juarez: The Cartel, a pesar del buen recibimiento de Bound in Blood. Se trató, bajo mi punto de vista, de una época muy negra para los videojuegos que apostaban por buenas campañas para un jugador, estando en videojuego online en pleno ascenso. Sin embargo, esto no es excusa para la pobre campaña que acompañó a este título, que únicamente llegó a oídos del jugador medio gracias a los varapalos que se llevó en la prensa especializada.

Bajo nivel técnico, pésimo rendimiento, historia poco inspirada o jugabilidad ortopédica, entre muchos otros, fueron algunos de los calificativos que recibió Call of Juarez: The Cartel cuando fue lanzado al mercado a mediados de 2011.Y es cierto que, con respecto al anterior, se nota cierto “bajón” a todos los efectos, pero tampoco hasta el punto de suspenderlo o considerarlo poco menos que una basura. Los expertos y el público han de ser exigentes, eso es cierto, pero con un nivel de exigencia lógico. No se pueden aplaudir campañas de 4 horas con escenarios reutilizados de otras entregas y luego dilapidar títulos que, como The Cartel, comienzan prácticamente desde cero e intentan, entre otras cosas, dar un giro a la franquicia.

Call of Juarez: The Cartel tuvo la suerte de pasar, más o menos, desapercibido, y la artillería pesada que se disparó contra él pronto se disipó. El juego online competitivo comenzaba a hacerse cada vez más popular y a profesionalizarse. Fue un momento de horas bajas para las campañas de los FPS y The Cartel, en cierto modo, apostaba por ello.

El resultado fue un título que no sobresale y que determinados sectores del público despreciarían, ipso facto, por su nivel técnico. Sin embargo, se esconde tras su fachada una historia interesante y macarra, muy en la línea de los juegos de principios de 2000, además de una ambientación que considero sublime. La jugabilidad es frenética y fluida, convirtiendo el escenario en una ensalada de balas y muertes. Y, por si fuera poco, se encuentra completamente doblado al castellano.

No va a pasar a la historia, ni tampoco pide a gritos se rejugado al poco tiempo. Pero cumple su cometido, y entretiene como ningún otro. Es un viajero en el tiempo, un FPS de finales de los noventa o comienzos de los 2000 que ha aterrizado en nuestros dispositivos una década más tarde.

[7]

¿Cómo va el verano, amigos?

Aquellos que seguís el blog o las redes sociales del mismo, imagino que habréis notado una importante ausencia durante el mes de julio, de hecho, la última entrada es de principios de mes, y es la típica que realizo todos los meses acerca de aquello que compro o encuentro a buen precio.

El verano, época preferida -a veces obligada- para descansar en una buena parte del mundo, me ha llegado cargado de trabajo y responsabilidades. Este mundo post-confinamiento, al menos en España, resulta considerablemente más tedioso e inmediato que el anterior, y eso que parecía difícil superar el lamentable ritmo de vida que lleva más de medio mundo desde la crisis de 2008.

No obstante, a pesar de la situación, sigo jugando siempre que puedo, habitualmente por las noches, aunque menos de lo que me gustaría. Últimamente he terminado The Last of Us: Parte II, del que no voy a hacer análisis pero que me ha gustado bastante. Eso sí, no me ha gustado tanto como esperaba y diría, incluso, que está un escalón por debajo del primero. No a nivel técnico, evidentemente.

También terminé Call of Juarez: The Cartel, del que sí voy a realizar un análisis en cuanto tenga tiempo, ya que es necesario reivindicar este título que, a pesar de sus evidentes defectos técnicos, no me ha parecido tan lamentable como lo tildó la prensa, y por consiguiente el público, en su momento.

Ahora estoy con Ghost of Tsushima y este sí que sí. Aunque llevo muy poco, creo que va a ser uno de mis títulos preferidos de 2020. La forma en la que han representado, los chicos de Sucker Punch, el Japón Feudal del periodo Kamakura, así como la belleza de la isla de Tsushima, me tienen completamente encandilado. Lástima que no disponga del tiempo y energías suficientes como para estar ocho o nueve horas jugando “sin parar”.

Por lo demás, estoy pasando la mayor parte del verano en mi ciudad, con unos 44 agradabilísimos grados que me hacen desear que llegue un otoño cargado lluvias torrenciales. Espero, próximamente, dejaros por aquí algún que otro texto y que el verano os vaya lo mejor posible.

Puedes seguir a SCUMM Pub en:

Facebook – https://www.facebook.com/SCUMMpub/
Instagram – https://www.instagram.com/scummpub/
Twitter – https://twitter.com/emgonfer
Flickrhttps://www.flickr.com/photos/184935445@N08/
CuriousCathttps://curiouscat.me/emgonfer

[COMPRA] Junio ’20 y la polémica con GAME

Se ha acabado junio y la “normalidad” parece haber llegado a ciertas zonas del planeta, mientras otras siguen de lleno en la lucha contra la COVID-19. Sin embargo, la “normalidad”, o nueva normalidad, ha implicado muchos cambios con respecto a la venta de productos y atención al cliente, y no para bien precisamente.

Mi anterior entrada, en la que relato mi amarga experiencia con GAME España, es significativa a este respecto, y no me voy a extender mucho más en esta -que está plagada de interesantes compras-, aunque por motivos evidentes he de reseñarla, al ser una de las compras de junio -la compra estrella diría yo-.

Muchos y muchas de los que me leéis bien sabéis que nunca he sido muy amigo de la compra en formato digital, por muchas razones, pero la principal es por el espacio que ocupa en los sistemas pertinentes y la posibilidad de poder jugarlos -o no- en un futuro lejano. No obstante, desde que se ha iniciado la pandemia de COVID-19 -y, ojo, que no se ha acabado, por mucho que nos intenten vender en los medios para reactivar la economía a toda costa- he ido apostando más por el formato digital, ocupando ahora mismo la mayor parte de mis compras, frente al físico. Además, entre otros aspectos, a veces no hay otra que comprar en digital, ya que el juego no ha salido -ni va a salir- en físico.

En primer lugar nos vamos a centrar en las compras digitales realizadas durante el mes de junio, que me parecen de las mejores que he hecho en este formato. De aquí sacamos tres títulos para Nintendo Switch que compré, bajo mi punto de vista, a buenos precios. Feudal Alloy por 2,99€, del que tengo entendido es un simpático RPG. FAR: Lone Sails a 8,99€, no demasiado barato, aunque llevaba siguiéndole la pista bastante tiempo. Y Battle Supremacy a 4,24€, del que me llama la atención el hecho de jugar con tanques de la Segunda Guerra Mundial. No son, a priori, unas grandes compras, pero sí que me parecen interesantes.

Dos títulos para PS4, que también llevaba bastante tiempo tras los mismos y que, al igual que en el caso de lo de Switch, no considero grandes compras, aunque sí que muy interesantes. Stranded Deep por 13,99€, que a pesar de las críticas dispares que he leído sobre él he decidido arriesgarme. Y Lifeless Planet a 3,99€, una gran rebaja, aunque me hubiese gustado más jugarlo en Switch.

Por último, en cuanto a las compras digitales, se encuentran los títulos que he comprado en Steam durante el mes de junio. El primero que compré fue Hearts of Iron IV a 9,99€ y, sin lugar a dudas, un dinero más que amortizado. Siempre he sido un incondicional de la saga, así que al ver el IV a este precio no me lo pensé. De hecho, desde entonces, llevo más de 24 horas jugadas -aunque menos de las que me gustarían-. Wargame European Escalation, Wargame Red Dragon y Wargame: Red Dragon Nation Pack Israel por 10,01€, aunque apenas lo he probado -reconozco que no lo entiendo bien del todo-. Y uno de los juegos que más tiempo llevo siguiendo y queriendo: Black Mesa, que he comprado por 11,69€ y que estoy deseando jugar tranquilamente.

Dejando atrás las compras digitales, pasamos a las físicas, que en este mes se reducen únicamente a tres. La primera de ellas es, como no podía ser de otra forma, The Last of Us: Parte II, el cual compré en XtraLife por 65,94€ con el peluche de Ellie incluido. Qué decir, es uno de esos títulos que iba a comprar sí o sí de lanzamiento y, la verdad, es que no me está defraudando en absoluto. Tras más de 16h de juego creo que voy, aproximadamente, por la mitad del mismo.

La segunda es Spirit of the North Signature Edition para Nintendo Switch, que también compré en XtraLife y que me costó 48,54€. Sé que la crítica lo ha castigado y, posiblemente, con razón, pero me llama bastante la atención, tanto esta edición como el concepto de juego en sí.

Por último, y aquí cerramos ya esta extensa entrada, está la compra nefasta compra de Metroid: Samus Returns en GAME por 16,95€ y que ya os conté extensamente en una entrada anterior. Os dejo tanto la imagen como el enlace para que juzguéis vosotros mismos.

Puedes seguir a SCUMM Pub en:

Facebook – https://www.facebook.com/SCUMMpub/
Instagram – https://www.instagram.com/scummpub/
Twitter – https://twitter.com/emgonfer
Flickrhttps://www.flickr.com/photos/184935445@N08/

¿Cómo perder un cliente por 16,95 euros? por GAME España

Hoy vengo a contaros una triste historia. Y sí, es triste porque tras más de una década -puede que casi dos décadas- comprando en GAME -antes Centro Mail-, ya ha llegado la relación a tal punto que he tenido que desistir. Y no solo desistir, sino también exponerlo a través de estas líneas.

Veréis, a pesar de las continuas críticas que GAME ha recibido en foros o redes sociales, ya sea por sus precios, por vender juegos abiertos como nuevos, o por su política de atención al cliente, yo siempre he confiado en la franquicia. La verdad que la experiencia, haciendo balance, no es negativa, todo hay que decirlo. Sin embargo, considero que cuando las empresas, o franquicias, se acomodan también se anquilosan y, sinceramente, esto resulta un problema tanto para ellas mismas como para los propios clientes, que al fin y al cabo son la razón de su propia existencia.

El caso de GAME, en España, sobre todo al respecto de la atención al cliente -robotizada, impersonal y poco funcional-, me recuerda peligrosamente a los derroteros que está tomando El Corte Inglés y, al cual, parece estar comiéndole la tostada Amazon. Este problema viene cuando intentas, como empresa, venderle al cliente productos de baja calidad, defectuosos, usados como nuevos, etc., sobre todo si hablamos de una compra online, en la que el cliente no puede ver el producto de exacto que va a comprar -a no ser que se trate de fotos reales en plataformas como eBay, y a veces ni eso-. No digo que esta sea la práctica habitual de GAME pero, en el caso de esta venta, sí que se le ha vendido a un cliente -un servidor- un producto seminuevo con evidentes defectos cosméticos.

La política de compraventa de videojuegos de GAME, en el caso de los seminuevos, es entregar el producto que vas a vender -en este caso un videojuego- en buenas condiciones cosméticas y funcionales, y además que se trate de un producto vendido en España; es decir, que no compran ni venden videojuegos de otras regiones PAL o NTSC. Por ello, cuando compras un producto seminuevo en la web de GAME sabes, a ciencia cierta, que el producto vendrá abierto, usado y, posiblemente, con algún pequeño defecto cosmético como, por ejemplo, el plástico de la caja algo mate, pero sin más daños o defectos evidentes.

Por lo tanto, cuando te llega un producto en las condiciones en las que me ha llegado a mí Metroid Prime: Samus Returns para Nintendo 3DS -código de producto: 150991-, sin manual, con la portada rota, con una pegatina para tapar la portada, y con la caja dañada, lo primero que haces es ponerte en contacto con Atención al Cliente y solicitar, como indican en su web -y podéis observar en la imagen-, la recogida en tu propio domicilio del producto defectuoso, bien para su devolución o su restitución, en caso de ser posible.

Pero cuando el servicio de Atención al Cliente te contesta con un sello de Correos para que lo imprimas -o lo descargues en el smartphone- y lo lleves a correos para su devolución, debidamente empaquetado para no sufrir ningún daño, para así realizar el cambio o el reintegro una vez lo hayan recibido en sus instalaciones, lo cierto es que te enfadas bastante.

Te enfadas porque has pagado por el envío del producto -desde la pandemia de COVID-19 GAME España cobra por los envíos, independientemente del importe de los productos-, porque te han intentado colocar un artículo en muy malas condiciones, y porque encima pretenden que pierdas el tiempo y el dinero -si imprimes el sello- en ir a Correos a devolverlo.

Además, también te enfadas bastante cuando les respondes al e-mail comentándoles que estás en desacuerdo con base en su propia política de devolución y, directamente, no te contestan más, al menos tras más de 72h desde entonces. Soy consciente de que soy una pequeña hormiga en todo esto, un grano de arena en una montaña enorme, pero me parece absurdo -e increíble- que GAME pierda un cliente debido a su lamentable política de Atención al Cliente.

No he devuelto el producto porque, sinceramente, no tengo tiempo ni ganas de ir a Correos, esperar una cola increíble a 40º en Sevilla, con la mascarilla y las oportunas medidas respecto a la pandemia. Por ello, me quedo con el artículo defectuoso, “pierdo” ese dinero y, a la par, ellos pierden un cliente, así como un puñado de reservas. Reservas que les son indiferentes en términos económicos porque, como es lógico, no sobreviven a base de mis compras ni de mis reservas.

Sin embargo, y ya para cerrar esta “biliosa” entrada del blog -que rara vez veréis por estos lares-, me gustaría realizar una reflexión acerca de los comercios como GAME España o El Corte Inglés, que parecen seguir viviendo de las “rentas pasadas” y que despersonalizan la atención a sus clientes: una técnica que considero altamente peligrosa en un mercado tan competitivo al que, estoy seguro, no van a sobrevivir todas las firmas.

Puedes seguir a SCUMM Pub en:

Facebook – https://www.facebook.com/SCUMMpub/
Instagram – https://www.instagram.com/scummpub/
Twitter – https://twitter.com/emgonfer
Flickrhttps://www.flickr.com/photos/184935445@N08/

[ANÁLISIS] Old Man’s Journey

En esta vorágine del videojuego independiente, cada vez es más común intentar tocar la fibra sensible del jugador a través de interesantes historias con las que, prácticamente, cualquier persona podemos sentirnos identificados de una forma u otra. Así pues, títulos como GRIS (Nomada Studio, 2018), 21 Days (Hardtalk Studio, 2017), To the Moon (Freebird Games, 2011) o Firewatch (Campo Santo, 2016), que no pueden considerarse superproducciones, han abordado temas, hasta ahora, delicados en la industria del videojuego, cosechando éxitos de crítica y público, a la par que copaban, gracias a sus atractivos apartados artísticos, portadas de determinados medios.

Lo cierto es que muchos de ellos merecen la pena, y debemos valorarlos cómo lo que son, sabiendo bien de dónde vienen y a dónde van. Sin embargo, el éxito de crítica, añadido la publicidad de los mismos a través de redes sociales y medios de comunicación afines al título, ha motivado que algunos de ellos se conformen únicamente como una bonita fachada tras la que se esconde un título discreto. Este es el caso de Old Man’s Journey, de Broken Rules.

Los numerosos títulos cosechados, que muestran orgullosamente en su web, lo avalan. Y es que este título, de factura austriaca, ha embelesado al público de tal forma que parece haberse olvidado de cuál es el fin de los videojuegos y por qué a algunos se les mide con una vara diferente a la de otros. Ojo, que Old Man’s Journey no es un mal videojuego, en absoluto, aprobar aprueba, ya que logra su cometido, aunque sin prodigarse demasiado en el resto de aspectos que no tienen que ver con el apartado artístico.

El gran nivel artístico mostrado en cinemáticas estáticas, y también en toda la aventura, es lo que más llama la atención del juego, y su principal baza para atraer al público al que pretende. Lo cierto es que este aspecto es una auténtica maravilla y hará las delicias de todas las personas enamoradas del mar y la costa, entre los que me encuentro. Además, la forma en la que se representa todo, a través de trazos que recuerdan a la pintura al óleo, casa perfectamente con el espíritu del juego. La banda sonora que lo acompaña hace lo propio y el cómputo total es, sinceramente, muy atractivo. Casi puedes sentir la brisa del mar mientras juegas.

Los problemas llegan cuando la “profunda” historia no transmite lo que debería, ya que la forma de narrarla -que se ha empleado en multitud de títulos del estilo- aquí no funciona como debería. Además, la jugabilidad, que es sencilla, acaba resultando sumamente repetitiva, lo cual es un problema en un juego que dura, más o menos, 180 minutos.

Como dije al inicio, no todo es malo en Old Man’s Journey, ya que tiene momentos de gran lucidez o belleza artística, pero se encuentra bastante lejos de lo que esperaba de un título así, sobre todo viendo los innumerables galardones del mismo. Sus puntos fuertes radican en su maravillosa puesta en escena que es, sin duda, sobresaliente. Pero es hora de que los desarrolladores de juegos ‘indie’ de este tipo comiencen a pensar más en la satisfacción del jugador que en cómo quedará el arte conceptual en la portada de EDGE o GTM -por mencionar dos revistas con muy buenas portadas-.

[6]

Puedes seguir a SCUMM Pub en:

Facebook – https://www.facebook.com/SCUMMpub/
Instagram – https://www.instagram.com/scummpub/
Twitter – https://twitter.com/emgonfer
Flickrhttps://www.flickr.com/photos/184935445@N08/

[COMPRA] Segunda mitad mayo ’20, regalos, información y reflexiones

En la anterior entrada dedicada a las compras, os comenté que este mes, debido a la situación de pandemia generada por la COVID-19 -que ha tenido, por desgracia, un gran impacto en España y otros países de Europa-, iba a dividir las compras en dos tandas. Esto se debe a que, como vengo diciendo por aquí y por redes sociales desde que empezó todo, me he mantenido en contra de comprar videojuegos en formato físico para, con ello, no poner en riesgo ni a los trabajadores de las tiendas, ni a los mensajeros, ni a mí, ni a mi familia.

De acuerdo con ello, en las anteriores compras -primera mitad del mes de mayo- me centré, exclusivamente, en la compra de títulos digitales. Sin embargo, en España ha ido, poco a poco, levantándose el Estado de alarma y el confinamiento, permitiendo ya a la población ir a bares, a tiendas, hacer deporte en masa, reuniones de numerosas personas  sin guardar distancias de seguridad e, incluso, manifestaciones en contra del Gobierno.

Es por ello que, la verdad, ya me parecía absurdo seguir llevando a cabo esta política personal de no comprar en formato físico para evitar riesgos, pero si esos mismos que se manifiestan, se reúnen sin precaución o van a la piscina en grupos, por ejemplo, van al mismo supermercado que yo, o tocan los mismos espacios comunes que yo, pues todo el esfuerzo realizado hasta ahora puede haber sido en vano. Así pues, y aunque pretendo seguir encerrado el mayor tiempo posible, he vuelto a comprar videojuegos y cómics en formato físico.

Además, en esta segunda mitad de mayo de 2020, pude por fin ver a mi pareja, la cual me tenía guardados varios regalos de cumpleaños que, debido a la situación, no pudo darme en abril. Algunos de ellos están íntimamente relacionados con los videojuegos, por lo que paso a dejar muestra de ellos por aquí también.

En primer lugar voy a dejaros por aquí las compras digitales, que he realizado en diferentes plataformas a precios, creo, bastante interesantes. Después pasaré a las compras físicas y, por último, a los regalos de cumpleaños.

Después de, literalmente, años siguiéndole la pista a American Truck Simulator, y haber estado en oferta, a este mismo precio, en innumerables ocasiones, me decidí a comprarlo en Steam por 4,99€. Llevo años jugando, siempre que puedo, a Euro Truck Simulator pero, siendo realistas, siempre me llamó mucho más la atención recorrer las carreteras de Estados Unidos en esos monstruos del asfalto. Ahora solo me queda sacar tiempo para aprovecharlo al cien por cien y relajarme recorriendo esas largas autopistas yanquis.

En Switch he realizado dos compras que no tenia previstas, para nada, pero al ver estos juegos a precios tan bajos, me he arriesgado a ver qué tal sale la cosa. El primero de ellos es Mother Russia Bleeds, que me salió a 0,99€ y que, he de confesaros, no me llamaba de primeras. Sin embargo, su estilo ‘Streets of Rage’, salvando las diferencias, a ese precio tan bajo, me ha hecho arriesgarme. Ya os contaré qué tal está esta locura post-soviética.

También en Switch, a un precio muy bajo, 2,99€, he comprado Air Conflicts: Pacific Carriers, que me consta que quizá Switch no sea la mejor plataforma para jugarlo, al menos en su modo portátil, pero a ese precio tan bajo he querido arriesgarme. Habitualmente me gustan este tipo de títulos ambientados en la Segunda Guerra Mundial, recuerdo con bastante cariño IL-2 Sturmovik -el primero, ya que Birds of Prey no me gustó demasiado-.

Para PlayStation 4, en la PS Store, me hice con The Forest, un ‘survival horror’ en el que se le da especial importancia al ‘crafting’ y que llevaba muchísimo tiempo queriendo comprar. Al verlo a 9,99€ no me lo pensé dos veces. Este tipo de juegos me cuesta mucho jugarlos, suelo asustarme con facilidad y tardo en acceder a ellos, pero las veces que lo he hecho lo he disfrutado bastante. Toca armarse de valor e hincarle el diente cuanto antes.

Pasamos ahora a los títulos que he comprado en formato físico durante la segunda mitad del pasado mes de mayo. La situación de no salir de casa para, prácticamente, nada, así como el embarcarme en un nuevo proyecto -conjunto a mi trabajo actual- me ha generado una serie de ingresos extra -o más bien menos gastos en gasolina, bares, etc.- con los que me he dado algún capricho. El primero de ellos ha sido una edición que, creo, merecía tener en mi colección, sobre todo debido al positivo impacto que tuvo el primer título y que solo pude comprar de forma digital. Se trata, ni más ni menos, que de Ori and the Will of the Wisps para Xbox One en su Edición Coleccionista, que compré por 44,80€ en Amazon España.

En segundo lugar, compré de lanzamiento Maneater para PS4 en Amazon España por 34,99€. No era una compra que tuviese prevista, pero la última información que había visto acerca del juego me llamó mucho la atención -para bien- y me arriesgué a comprarlo de lanzamiento, sobre todo al hacerse a precio reducido. De hecho, ya me lo he pasado y me ha parecido muy interesante, una propuesta genial de cara a realizar una segunda parte mucho más trabajada.

Y, por último, al respecto de juegos, nos encontramos con las siguientes compras que veis en la imagen. Blur para PS3, lo compré en Cex por 10€, lo cual me parece un precio increíble teniendo en cuenta que se está comenzando a especular con él. Desde que lo lanzaron me llamó la atención, pero no me decidí al tener un montón de juegos de conducción pendientes -y que sigo teniendo-. Sin embargo, al ver que se estaba comenzando a pedir burradas por el juego, me decidí a comprarlo antes de que fuese “demasiado tarde”.

Para Switch tenemos Narcos: Rise of the Cartels, con críticas dispares, más bien tirando a correctas, que compré por 34,99€ en Amazon España. Quizá no merezca ese precio -no lo sé todavía-, pero este tipo de juegos, de estrategia táctica por turnos, me encantan, y Switch me parece una buena plataforma para jugarlos. Crash Team Racing Nitro Fueled me lo regaló mi novia por el cumpleaños junto a varios cómics y una camiseta espectacular de Space Invaders. Qué decir de CTR, lo necesitaba tener desde que lo lanzaron y Switch, a pesar de tratarse de una versión menor, me parece una plataforma ideal, al poder llevártelo a cualquier sitio.

En otro orden, ya que en alguna ocasión os he dejado por aquí algunas compras y regalos en materia de libros, cómics o ‘merchandising’, mi novia también me regaló varios cómics que estaba deseando tener. El cómic es algo que siempre me ha apasionado, desde pequeño, sobre todo gracias a Tintín, no siendo nunca especial fan de Marvel, DC o superhéroes en general. Hacía tiempo que una saga no me atrapaba tanto como Blacksad, de Guarnido y Díaz Canales, por lo que ir completándola poco a poco -ya me queda menos- siempre es bien recibido.

También relacionado con el mundo del cómic, aunque en un tono diferente, está mi, cada vez mayor, afición al cómic histórico. Como historiador y profesional que se dedica, al menos a día de hoy, a ello, siempre he sido reticente a este tipo de distribución de la cultura, sobre todo cuando se mezcla ficción con realidad como, por ejemplo, en 300 de Frank Miller, que he llegado a ver en determinados rankings como cómic o película histórica “que no te puedes perder”, lo cual no quita que sea una maravillosa obra de ficción. Bueno, el caso es que me estoy aficionando al cómic histórico, pero al que, más o menos, se basa en hechos contrastados, por ello mi novia me regaló 1921: El Rif de Javier Yuste -editorial Cascaborra, muy recomendable- y Verdún Vol.1 de Le Naour y Holgado. Deseando hincarle el diente a ambos.

El otro regalo fue esta genial camiseta de Space Invaders “en clase” que se suma a mi, ya interesante, colección de camisetas de videojuegos.

Las compras y regalos quedan aquí, esta ha sido la segunda mitad de mayo de 2020, el mes de la desescalada en España. Como os comentaba al inicio, estoy inmerso ahora mismo en varias cosas a la vez; una de ellas es mi trabajo de siempre, que lo hago desde casa desde el inicio de la pandemia; la otra es un nuevo e ilusionante proyecto académico que me ha surgido y que no puedo dejar escapar.

Esto hace que tenga mucho menos tiempo del que me gustaría para jugar y plasmarlo por aquí e incluso en redes sociales -tengo el Instagram de SCUMM Pub algo abandonado-. Sin embargo, no voy a caer en el mismo error que hace un año dejando de escribir por aquí, me niego a volver a hacer eso, porque este es un espacio en el que digo lo que pienso -siempre sobre temas relacionados con los videojuegos- y en el que me relajo escribiendo, pensando que alguien detrás de otra pantalla se está tragando todas estas parrafadas y que comparte, al menos algo, con lo que expongo en las mismas.

Lo que sí es cierto es que, al menos por ahora, voy a reducir un poco el número de textos -sé que ya son pocos de por sí-. En cuanto a los análisis, voy a optar, también por ahora, en escribir sobre juegos independientes o desconocidos; hasta ahora escribía sobre cualquier título que jugaba, pero no os voy a traer por aquí el análisis de Final Fantasy VII Remake, por ejemplo, porque estoy seguro de que podéis encontrar mil sitios mejores en los que leer una reseña más extensa y detallada.

Por ahora esos son los únicos cambios que va a haber en este antro, que sigue abierto, aunque con aforo limitado por el coronavirus. Espero que todos y todas estéis bien, que vuestros familiares también lo estén, y que el impacto de la COVID-19 sea el menor posible en vuestras vidas. Sé que hay personas del otro lado del “charco” que me leen, y que allí está pegando duro ahora mismo, por lo que os mando muchísimo ánimo y un fuerte abrazo. Nos seguimos leyendo.

Puedes seguir a SCUMM Pub en:

Facebook – https://www.facebook.com/SCUMMpub/
Instagram – https://www.instagram.com/scummpub/
Twitter – https://twitter.com/emgonfer
Flickrhttps://www.flickr.com/photos/184935445@N08/