La evolución del zombi en los videojuegos

Reportaje publicado en IGN España el 1 de agosto de 2016.

El zombi es uno de esos personajes que siempre nos ha acompañado durante la Historia del videojuego, de hecho gran parte de lo que hoy es una compleja industria no se concebiría sin los zombis, por lo que podemos afirmar casi rotundamente que el no muerto, como concepto, ha sido un pilar fundamental para la misma.

Al igual que en el cine o la literatura, el zombie ha sufrido una constante evolución que le ha hecho mutar de múltiples formas, regalándonos con ello un delicioso y putrefacto universo. Al igual que no es lo mismo ‘Shaun of the dead’ que ‘La noche de los muertos vivientes’ o ‘World War Z’, en el mundo del videojuego ocurre exactamente lo mismo, y es que el tratamiento que se da al fenómeno zombie no siempre es el mismo.

En el mundo del cine de terror, la temática suele ser cíclica y muchos expertos coinciden en que cada crisis económica tiene su propio ‘monstruo’ de terror. Así pues, durante mucho tiempo los vampiros fueron los reyes absolutos en la gran pantalla, cediendo tímidamente el testigo a los hombres lobo, los extraterrestres y, finalmente, los zombis. Tras una ‘breve’ pausa en la que los fantasmas copaban las salas con dudosa calidad, los zombis volvieron más fuertes que nunca y parece que les hemos cogido mucho cariño, pues están aquí sin billete de vuelta -por el momento-.

En los videojuegos lo anterior funciona a otro ritmo. El zombi da, por sus características, mucho ‘juego’ y abre un abanico de posibilidades muy amplio. Además, siempre ha estado presente en la industria y únicamente ha vivido una pequeña crisis en la misma. Sin embargo, y motivado por el cine, la literatura y el cómic, el no muerto está volviendo a tener mucho protagonismo; raro es el año en el que no salen varios juegos sobre zombis o que, al menos, contengan algo relacionado con ellos. Sin embargo, y ahí es donde nos queremos centrar en este texto, no todos los estudios lo conciben de la misma manera por lo que, si analizamos una serie de títulos, rápidamente nos percatamos de lo rico que es este universo en el mundo del videojuego.

Comenzaremos hablando del zombi clásico, reinventado por George A. Romero en 1968 con ‘La noche de los muertos vivientes’. Zombi lento, torpe, de nula inteligencia, putrefacto y de aspecto humano. Es el concepto más conservador que existe del mismo y también el más ‘lógico’. Aparece en multitud de videojuegos y, de hecho, es el más común últimamente. Sin embargo, este tipo de zombi se nos ha expuestos desde tantos ángulos que es complicado siquiera encasillarlo en un tipo de videojuego. Por ejemplo, en Resident Evil (1996) hace su aparición de forma estelar con aquella mítica cinemática. Es un no muerto que nos ponía constantemente en apuros a pesar de su nula velocidad y en el juego recibe un tratamiento más que digno a la par que tremendamente respetuoso con sus fuentes a pesar de que el universo de la saga se salga de los cánones clásicos del fenómeno. Lo mismo ocurre, e incluso de forma más seria, con Zombi U (2012), originalmente una de los mayores atractivos de Wii U, cuya inspiración en ’28 días después’ es más que evidente, aunque según sus creadores se basa en el título de 1986 llamado Zombi. En Zombi U nos encontramos ante un Londres devastado por un apocalipsis zombie, a priori, inexplicable. El no muerto que aparece en el título de Ubisoft es también tremendamente clásico, algo más rápido que de costumbre, pero sin llegar a ser un velocista como en Left 4 Dead o determinados filmes. Además, el juego no no va más allá en la infección y ni siquiera introduce monstruos como sí hacen otros títulos; es, pues, un título de corte clásico, con una atmósfera inigualable.

The Walking Dead (2011) de Telltale Games, obviaremos Survival Instinct, basa su universo en la obra de Robert Kirkman así como en la serie de AMC. Lo curioso de The Walking Dead es su enfoque hacia el apocalipsis zombi, desechando la acción para convertirse en una tímida aventura gráfica que, a priori, da importancia a las decisiones que tomamos durante el desarrollo.

Radicalmente diferente, aunque partiendo del esquema clásico del no muerto, nos encontramos con la saga Dead Rising (2006) de Keiji Inafune. Su premisa inicial era tan clásica que se basaba en la película Dawn of the Dead (1978) de George A. Romero, en la que un grupo de supervivientes se atrincheraban en un centro comercial. El zombi de los dos primeros Dead Rising es lento y el número de no muertos en pantalla es muy elevado, dejándonos la sensación de estar ante un auténtico apocalipsis zombi. Sin embargo, las dosis de humor introducidas en los primeros títulos restan dramatismo y terror a la experiencia, aunque a partir de la tercera entrega se ha rebajado este aspecto debido al riesgo de convertirse en un Saints Row de zombis. Similar perspectiva toma Lollipop Chainsaw (2012) de Goichi Suda. O Medievil (1998), ya que Sir Daniel Fortesque no es más que un no muerto.

De igual forma, y sin detenernos mucho en ellos a riesgo de hacer el texto insufrible, encontramos representaciones del no muerto clásico en multitud de juegos como la saga Wolfenstein, las enfermeras de Silent Hill, determinados pasajes de Deadly Premonition, casi la totalidad de The Evil Within, la saga Souls, el spin off de Sniper Elite llamado Zombie Army e incluso títulos como Darksiders o la serie Fable.

Más peligroso e inquietante es el zombi rápido que, en muchos casos, parece haberse escapado de una prueba olímpica. Este tipo de zombi se ha hecho popular recientemente gracias a películas, cómics y videojuegos. Es, posiblemente, el más aterrador de todos los no muertos y no por su apariencia sino por su comportamiento. Uno de los mejores ejemplos lo reúne la serie Left 4 Dead (2008) con sus hordas de no muertos hostigándonos sin parar hasta que llegamos al refugio. Algo similar a lo que ocurre con la saga Call of Duty desde que introdujeron el modo zombis con Black Ops (2010), que compensa su sistema de juego orientado a la acción total con una atmósfera tremendamente conseguida y unos escenarios interiores claustrofóbicos.

La inmersión total debido a la exposición absoluta al peligro tiene su referente en State of Decay (2013). En el título de Undead Labs no existe la pausa y siempre estaremos en constante peligro por lo que levantarse al baño será tan arriesgado como hacerlo en un mundo atestado de zombis. Por si fuera poco estos zombis no son precisamente lentos, lo cual le añade a la experiencia un extra de dificultad. Del mismo estilo es lo que podemos vivir si jugamos a DayZ (2013), que compensa su nula ambientación con un tipo de zombi medianamente rápido que encima no parará de perseguirnos a lo largo y ancho del mapa hasta que uno de los dos muera… de nuevo.

Aunque, sin duda, una de las ambientaciones mejor logradas en la que encajan a la perfección este modelo de zombis son las de los juegos Dead Island (2011) y Dying Light (2015), en los que la velocidad es uno de los pilares fundamentales de estos títulos. La sensación de vulnerabilidad ante este tipo de enemigos está muy conseguida y casi nunca nos sentiremos seguros, por muy lejos que hayamos corrido o muy alto que hayamos trepado.

No podíamos pasar al siguiente tipo de zombi sin hacer especial mención a The Last of Us (2013) y su revisión personal del mito del no muerto. Es cierto que no estamos ante zombis al uso pero no incluir a The Last of Us en este texto debería estar penado. La ambientación que logra Naughty Dog junto con el tipo de enemigos que nos encontramos nos hace situarnos ante un apocalipsis zombi en su esquema más básico pero, por suerte, el título va mucho mucho mucho más allá. Por último, es preciso mencionar Red Dead Redemption: Undead Nightmare (2010) por su particular visión de un holocausto zombie en pleno oeste norteamericano rodeado de zombis rápidos.

Los videojuegos, junto con el cómic, nos han regalado un tipo de zombi que suele prodigarse mucho en este tipo de títulos y no es otro que el monstruo. Ahí donde el cine suele ser más cauteloso -por suerte- los videojuegos se explayan y nos introducen monstruos a cada cual más rebuscado. El rey indiscutible en esto es, sin duda, la saga Resident Evil, con su amplio abanico de criaturas, que parecen haberse escapado de los peores sueños de Shinji Mikami, al igual que ocurre con su última obra: The Evil Within. Sin embargo, esto no se ciñe exclusivamente a la producción del prolífico japonés sino que otros títulos ya mencionados como Dead Island, Dying Light, Left 4 Dead o el arcade The House of the Dead (1996) hacen uso de este tipo de no muertos que, por norma, nos suelen poner las cosas bastante difíciles. De hecho, el título de SEGA llega a ser insufrible en determinados tramos, pero al final siempre acabábamos echando esa moneda de más en la recreativa.

Otro tipo, y cada vez más recurrente, es el del zombi inserto dentro de una ambientación de ciencia ficción. La mayor parte de las veces no suele ser un zombi, sin embargo sí que suelen reunir la mayoría de características de estos. Un ejemplo que, creo, nos puso a todos los vellos de punta fueron los cascarones de la saga Mass Effect (2007) cuya apariencia, movimiento y comportamiento coincide perfectamente con la de un no muerto clásico; de hecho, si nos ceñimos a la trama, un cascarón es un no muerto. En el mismo grupo podríamos meter a los necrófagos de la serie Fallout (1997), con una gran diversidad de tipos que, a partir de los salvajes, se comportan como cualquier zombi al uso a pesar de que tienen su origen en la exposición a la radiación.

Determinados momentos de la saga Resistance (2006) nos recuerdan a títulos de zombis, sobre todo por el comportamiento de un tipo de enemigo llamado ‘grim’. Por supuesto no podíamos dejar pasar a los necromorfos de Dead Space (2008), los cadáveres de la tripulación del Ishimura mutados y mezclados dando lugar a uno de los enemigos más perturbadores de los últimos años. Ni siquiera el universo Halo (2001) escapa del fenómeno gracias a su particular inspiración en el mismo con los enemigos denominados ‘floods’. Otros ejemplos de no muertos relacionados con el universo de la ciencia ficción lo encontramos en la serie XCOM o en Half Life, aunque en ambos no sean zombis propiamente dichos ya que se crean a partir de una relación parasitaria.

Existe también, en algunos videojuegos, un tipo de enemigo que no es un zombi pero actúa como tal en casi todo momento. Aunque no es un ejemplo que se prodigue demasiado, este tipo lo podemos ver en títulos como Metal Gear Solid V: The Phantom Pain (2015), en Uncharted: El tesoro de Drake (2007), Resident Evil 4 (2005) o en toda la serie de The Witcher (2007) con los sumergidos.

Por último, y concluyendo, nos parecía injusto cerrar el texto sin hacer mención a las parodias del fenómeno zombi. Creo que todos coincidiremos en que LeChuck de Monkey Island 2: LeChuck’s Revenge (1991) es uno de los mejores y más entrañables ejemplos de ello. Aunque atrás no se quedan Stubbs the Zombie in Rebel Without a Pulse (2005) o Plants vs Zombies (2009). Sea como fuere, el zombi parece ser un elemento fundamental dentro del videojuego y es tal la simbiosis que la propia industria se ha adueñado de tal manera del fenómeno que, a día de hoy, se reparte el pastel con el mundo del celuloide. Larga no vida al zombi.

Puedes seguir mis compras o mi día a día también en:

Facebook – https://www.facebook.com/SCUMMpub/
Instagram – https://www.instagram.com/myrmidon89/
Twitter – https://twitter.com/emgonfer

Anuncios

Personajes inolvidables de videojuegos 19/100 – John Marston

No es el objetivo de esta humilde sección valorar lo obvio, es por ello que rara vez encontraréis personajes protagonistas por estos lares, y si los encontráis es por un motivo especial por que no, no hay cabida para Mario, Sonic, Crash, Spyro o Geralt de Rivia por estos lares -y por estos lares me refiero a la sección, evidentemente-.

Sin embargo, de vez en cuando se cuela un protagonista obvio por aquí por alguna razón tal como que no está, a mi juicio, valorado del todo; que esté completamente olvidado; o bien que el personaje sea bastante más profundo de lo que nos tienen acostumbrados y merezca la pena analizar, aunque sea superficialmente, su perfil en un pequeño texto. Este último ejemplo es el que hoy nos ocupa con John Marston, protagonista de Red Dead Redemption (Rockstar San Diego, 2010).

Nacido en la segunda mitad del siglo XIX en un Estados Unidos en pleno progreso, Marston no tuvo una infancia fácil en el medio oeste norteamericano. Su madre era una prostituta que murió durante el parto y su padre un inmigrante escocés que falleció durante la infancia de nuestro protagonista. Todo esto lo llevó a un orfanato, del que saldría pronto para unirse a la banda de Dutch van der Linde, en la que conocería a Bill Williamson, Javier Escuella y Arthur Morgan.

Juntos llegaron a robar más de medio centenar de bancos con el objetivo de enriquecerse y, también, ayudar a los más desfavorecidos. La banda llegó a alcanzar cierta popularidad, convirtiéndose en un icono popular. Por desgracia para Marston, tras un robo a un banco, fue dado por muerto en un tiroteo y la banda de Dutch lo abandonó creyéndolo.

Tras cumplir sus obligaciones con la ley, Marston abandonó la vida criminal, compró un rancho y formó una familia. Se prometió a sí mismo no volver jamás a ser un forajido, colgando las pistolas para siempre.

Sin embargo, Marston todavía tenía una deuda pendiente con la ley, en concreto con Edgar Ross, agente de lo que en un futuro será el FBI. Marston es llamado por Ross para ayudarle a darle caza a su antigua banda de forajidos, empezando por el infame Bill Williamson. Y, básicamente, esta es la premisa inicial de Red Dead Redemption, la cual nos llevará a conocer un poco mejor a nuestro protagonista, a empatizar con él y a alcanzar su redención de una forma u otra.

Saliéndonos ya de lo que es el argumento en sí, el personaje de Marston es bastante más profundo de lo que nos tienen acostumbrados los protagonistas de los juegos de Rockstar -a excepción de Michael de Grand Theft Auto V-. Hablamos de una persona -ya no es personaje- con serias dificultades durante su vida, a la que las cosas no le han salido del todo bien en un entorno y una época hostil, y que lucha, finalmente, por abandonar todo para intentar llevar una vida lo más recta posible.

Pero lo de Marston es como aquél que intenta dejar de fumar y no puede, pues es esclavo de su pasado y, de hecho, sin su pasado no sería prácticamente nada ni nadie. Marston es, casi, un personaje afortunado dentro de lo que cabe de cara a las oportunidades que le ha brindado la vida, pues o bien hubiese muerto siendo un niño, acabado en cualquier granja de mala muerte a las órdenes de un cacique o muerto durante un tiroteo en un asalto a un banco.

Es precisamente esto lo que nos hace identificarnos con el personaje, pues a todos la vida nos habrá puesto alguna piedra en el camino -a algunos más y a otros menos-, y siempre hemos intentado superarla, recomponernos y no volver a cometer ese error: empezar desde cero al fin y al cabo. Es por eso que Marston es tan humano, tan cercano al jugador. Y es también por eso por lo que es un personaje capital en la industria, porque lo sentimos vivo, vemos que hay dentro de él algo más que una maraña de píxeles que le dan forma y eso amigo, de una forma u otra, llega.

Personajes inolvidables de videojuegos 18/100 – Samuel Drake

Tenemos que ser conscientes y admitir que, por muy buenos que sean, los personajes de la saga Uncharted de Naughty Dog no destacan precisamente por su profundidad o por salirse de los cánones establecidos para las producciones de aventuras palomiteras. Con ello no estoy cuestionando sus capacidades como videojuego, las cuales son sobresalientes, pero es evidente que la profundidad de su trama y personajes ha ido evolucionando conjuntamente con la saga, siendo Uncharted 4: El desenlace del ladrón (Naughty Dog, 2016) el más trabajado de todos en este aspecto.

Dicho juego, alabado por la crítica de medio mundo, nos trajo uno de los personajes más interesantes -sino el que más- de todas las aventuras de Nathan Drake; su hermano Samuel, y si no quieres comerte algún que otro ‘spoiler’ yo no seguiría leyendo porque voy a destripar parte de la trama de dos juegos de la saga.

Samuel Morgan -posteriormente Drake- es el hermano mayor de Nathan Drake, protagonista de la saga Uncharted -con excepción de El Legado Perdido- y uno de los principales personajes de Uncharted 4: El desenlace del ladrón.

Nacido a comienzos de la década de los 70, Samuel Morgan siempre fue bastante más inquieto y arrojado que su hermano pequeño. Con el fallecimiento de su madre, los hermanos Morgan son enviados al orfanato de Saint Francis en Boston cambiando la vida de ambos hermanos para siempre. Dado el carácter de Sam, pronto comienza a llevar una vida al margen de la ley, arrastrando a su hermano, el cual lo considera prácticamente un héroe.

Cumplida la mayoría de edad, Sam comienza a tener trabajos, chapuzas y otras actividades que le ayudan a mantenerse y mantener a su hermano Nathan, todavía en el orfanato. Una noche, Samuel se cuela en el orfanato de Saint Francis para decirle a su hermano que le ayude a colarse en una mansión en la que, según cree, se encuentra el diario de su madre pero, una vez recuperado el cuaderno, la cosa se complica y tienen que huir de la policía. Es entonces cuando Samuel le dice a su hermano que ya no pueden volver a sus antiguas vidas adoptando ambos el apellido Drake en honor a las investigaciones de su madre.

Sam y Nathan de niños.

La vida no trata demasiado bien a los hermanos Drake en los años siguientes, moviéndose ambos al margen de la ley, metiéndose en líos y siempre con el objetivo de encontrar el tesoro de Henry Avery, un mítico pirata del siglo XVII. Eso los lleva a dar con sus huesos en una cárcel panameña en la que, tras intentar escapar con la ayuda de un guardia corrupto, la cosa se tuerce hasta tal punto que disparan mortalmente al hermano mayor de los Drake.

Hasta aquí la historia de Uncharted 4 hubiese discurrido de forma normal con Nathan trabajando como submarinista y dando a su hermano por muerto. Sin embargo, un buen día Samuel aparece siendo así como comienza verdaderamente la trama de Uncharted 4: El desenlace del ladrón.

Ya he destripado bastante y esto no tiene como objetivo contar toda la historia de un personaje determinado en un videojuego sino más bien valorar al personaje en sí de cara al videojuego en el que aparece. Y es que Sam Drake es un personaje tremendamente profundo e interesante dentro del universo de la saga Uncharted, que no destaca precisamente por personajes que se salgan de lo común. Es la relación con su hermano Nathan quizá lo que lo hace tan interesante de cara al jugador, pues a pesar de ser un inconsciente actúa como protector de su hermano, no sin intentar sacar un beneficio de ello de paso.

Es la personalidad de Sam lo que lo hace único y cercano al jugador. Puede caer mejor o peor, pero es indudablemente humano con todo lo que ello conlleva su trasfondo y psicología. Posiblemente sea el más trabajado de toda la saga y, a título personal, el mejor de la misma precisamente por lo comentado.

Aparece también en el tramo final de Uncharted: El Legado Perdido (Naughty Dog, 2017), llevándose un trozo del pastel del protagonismo gracias a la gran construcción del personaje realizada por la desarrolladora estadounidense.

Nominación Liebster Award

Hace unos cuantos días tuve la suerte de ser nominado por Honorat del blog Mundo Gamer para los Liebster Awards, que son una serie de premios pensados para conocer mejor a los bloggers que hay detrás de cada blog. La nominación consiste en una serie de preguntas -que pueden variar- y simplemente aceptando la nominación ya tienes el “premio”. Desde aquí, antes de comenzar, quiero agradecer a Honorat la nominación y, de paso, os animo a pasaros por su interesante blog dedicado, cómo no, a los videojuegos.

Las reglas para participar en los Liebster Awards son:

  1. Responder a las 11 preguntas de la persona o personas que te han nominado.
  2. Agradecer y seguir a las personas que te nominen.
  3. Escribir un post adicional contando 11 cosas sobre ti.
  4. Publicar una imagen de los Liebster Awards.
  5. Nominar a 11 bloggers.
  6. Crear 11 preguntas para tus nominados.

Como ya hizo Honorat en su día con la nominación del blog Mistarnia -el cual también os animo a leer- al final del texto voy a realizar 11 preguntas a aquellos bloggers que nomine. Así que, sin más, procedo a responder a las preguntas de Honorat y a contaros 11 cosas sobre mí para que me conozcáis un poquitín mejor.

Preguntas de Honorat.

  • ¿En qué trabajas o estudias?

Trabajé durante años como administrativo y archivero en Repsol. Actualmente, tras una temporada desempleado, me encuentro aumentando mis estudios con un máster de Archivística de la Universidad de Sevilla.

  • ¿Por qué te hiciste el blog?

Sobre todo para llevar una lista de aquello que me iba pasando y dejar constancia de las opiniones que me generaban esos videojuegos.

  • ¿Cuál es el mejor día para ti?

A día de hoy el sábado, porque es el ecuador del fin de semana.

  • ¿Cuál es tu peli y/o serie favorita?

Mi película favorita es Casablanca (Michael Curtiz, 1942) y soy un verdadero enamorado del cine clásico gracias a ella. Mi serie favorita, a día de hoy, es Vikingos.

  • ¿Prefieres los juegos singleplayer o multijugador?

Singleplayer siempre, me gusta jugar a mi ritmo.

  • ¿Qué piensas de los micropagos?

En general me generan rechazo, pero también depende mucho del micropago. No es lo mismo comprar una ‘skin’ que no afecta en nada más allá de la estética que comprar un cofre de monedas que te permita avanzar de forma más rápida y con ventaja sobre los demás en un juego.

  • ¿Juegas muchas horas a los videojuegos?

Menos de lo que me gustaría. Actualmente juego sobre todo los fines de semana una media de 3 horas al día. Entre semana apenas toco la consola más allá de un Fifa esporádico para relajar tensión.

  • ¿Tienes alguna fobia?

Sí, las serpientes. No las aguanto, ni siquiera puedo verlas en vídeos o fotografías.

  • ¿Colacao o Nesquik?

No me gustan ninguno de los dos, soy más de café, pero si tuviese que elegir me quedaba antes con un Nesquick fresquito.

  • ¿Has tenido alguna experiencia paranormal?

No, y espero no tenerla nunca.

  • ¿Qué saga o juego es tu preferida?

Saga Monkey Island. Juego, sin duda, Final Fantasy IX.

11 cosas sobre mí.

  1. Soy un verdadero apasionado del cine y, sobre todo, del cine clásico. Tengo una colección de más de mil películas originales en DVD y BluRay.
  2. Tomo café casi todas las semanas con un amigo mío por costumbre; la semana que no lo tomamos siempre la recuperamos.
  3. Me gusta el fútbol, soy seguidor del Sevilla Fútbol Club, simpatizo con el Fútbol Club Barcelona y el Derby County. Para mí es casi un ritual ponerme los fines de semana a ver el partido del Sevilla.
  4. No me gustan los refrescos ni la mayoría de bebidas con mucho gas; mi preferida es el Nestea o Ice Tea.
  5. Mi color preferido es el azul, casi toda mi ropa es precisamente de ese color. Lo adoro.
  6. Si os soy sincero no me gusta el deporte, me aburre mucho practicarlo.
  7. Mido 1,78 y, a pesar de todo, me encuentro en forma.
  8. Me encantaría visitar Japón algún día, no sólo por ser “La Meca” del videojuego si no también porque soy un verdadero apasionado de su cultura y arquitectura.
  9. Adoro a los animales, de hecho colaboro como voluntario desde hace años con una asociación. Mi mascota se llama Punky y es una ninfa que dentro de poco va a cumplir un año.
  10. Me encanta conducir, aunque realizo menos viajes en coche de los que me gustaría.
  11. Soy un apasionado de los relojes, de hecho podría decir incluso que soy relojero amateur y autodidacta.

Mis 11 nominados.

  1. Diario de Friki – https://diariodefriki.com/
  2. Mr. Gamepad – http://mrgamepad.blogspot.com.es
  3. Retro -o- Rama – http://retroorama.blogspot.com.es
  4. Educa y Juega – https://educayjuega.wordpress.com
  5. Casa Capitular de Atreides – http://zonadelta.net/atreides/
  6. Presstartcook – https://presstartcook.wordpress.com
  7. The End of Time – http://zonadelta.net/zhols/
  8. Ready Player Land – https://readyplayerland.blogspot.com.es
  9. Minimal VG – https://minimalvg.wordpress.com
  10. Kumiai – https://kumiaiblog.wordpress.com/?wref=bif
  11. The Past is Now – https://thepastisnow.net/?wref=bif

Mis 11 preguntas.

  • ¿Cuál es tu película y/o serie favorita?
  • ¿Y tu libro preferido? ¿por qué?
  • ¿Sony? ¿Microsoft? ¿Nintendo? ¿o Sega? ¿y por qué?
  • ¿Qué has estudiado o qué te gustaría haber estudiado?
  • ¿Star Wars o Star Trek?
  • ¿Retro o actual?
  • ¿Qué videojuego odia todo el mundo pero, sin embargo, a ti te encanta?
  • ¿iOS o Android?
  • ¿Un viaje soñado?
  • ¿Tu monumento favorito en todo el mundo?
  • ¿Qué opinas de los casos de Wii U y PS Vita?

Y así se termina este Liebster Award, espero que con él me hayáis podido conocer un poco más. Los nominados, por supuesto, son libres de realizar esto o no ya que desconozco si lo han realizado antes o si tienen tiempo/ganas de hacerlo.

Final Fantasy XV vs. Fable III, soberanía frente a regicidio

Mi primera colaboración ‘interblogs’ ha sido, precisamente, con este planteamiento sobre la percepción de la monarquía en dos títulos completamente diferentes.

Espero que os guste, que disfrutéis del blog Minimal VG y que sea la primera de muchas colaboraciones.

Minimal VG

ab6796b0fb8f2b002b66f4588117e3da--king-of-hearts-tattoo-fable-Una gran parte de los videojuegos se ha nutrido -y se nutre- directamente de la historia o de la realidad socio-política del momento. No es algo que se ciña en exclusiva a títulos de corte histórico sino que son aspectos que se ven reflejados en producciones de fantasía o ciencia ficción.

No es, por tanto, de extrañar que en el interminable catálogo disponible desde mediados de los años setenta del siglo pasado hasta ahora encontremos historias de reyes, príncipes, princesas y vasallos. Estas historias de la Corte han sido abordadas desde múltiples ópticas siendo ejemplos recientes de ello Final Fantasy XV (Square Enix, 2017) y Fable III (Lionhead Studios, 2010).

Enfrentamos dos visiones -europea y japonesa- completamente opuestas acerca de un hecho político que se da en la actualidad en ambos territorios: la monarquía. 

Ver la entrada original 414 palabras más

¿Merece la pena hacerse con una PS Vita?

Desgraciadamente, como todo en la vida, hay consolas que pasan sin pena ni gloria por el mercado, bien por tener un catálogo poco atractivo, por no casar con el público debido a sus características técnicas o de diseño, por ser abandonadas por las ‘third parties’ -compañías que desarrollan software para cualquier plataforma- o bien por ser abandonadas por sus propias compañías.

Este último caso es el de PlayStation Vita, comúnmente conocida como PS Vita o, simplemente, Vita. Todavía a la venta y en producción -febrero de 2018-, PS Vita fue lanzada generando gran expectación a finales de 2011 en Japón y principios de 2012 en el resto de territorios. Llamó la atención por su potencia técnica, que la convierte, a día de hoy, en la portátil más potente realizada hasta la fecha. Entre sus juegos de lanzamiento destacaron Uncharted: El Abismo de Oro, Everybody’s Golf, Gravity Rush o Reality Fighters. A pesar de ello, no pudo competir en sus primeras semanas en el mercado con Nintendo 3DS y, a día de hoy, sus ventas se sitúan en torno a los 16 millones de consolas vendidas, siendo la última de su generación en ventas.

Sony se percató rápidamente de ello; la consola estaba siendo un fracaso a nivel internacional, y únicamente en Japón conseguía despuntar un poco. A raíz de ello, la compañía tokiota fue abandonado paulatinamente la consola fuera de Japón, dejando al jugar occidental las “sobras” del mercado japonés.

Esto la convierte en una videoconsola muy particular debido a que es un hardware potente, cuenta con un catálogo muy concreto y apenas ha tenido incidencia fuera del país del sol naciente. Debido a todo esto, PS Vita puede encontrarse a buenos precios en casi todo el mundo, sobre todo de segunda mano. Y es aquí donde cabe plantearse la pregunta ¿Merece la pena comprar una PS Vita? Pues depende.

Es complicado afirmar o negar con rotundidad la compra de la última portátil de Sony, pues puede tener su nicho fuera de Japón perfectamente. Sin embargo, lo más interesante, a día de hoy, de su catálogo reside precisamente en videojuegos con un alto componente japonés que no a todo jugador puede gustar, amén de los ‘indies’ de la tienda de PlayStation, que suelen estar de oferta cada poco tiempo.

Esto no quita para que, basándonos en los precios de Vita y sus juegos, merezca la pena comprarla porque merece la pena, y mucho, para cualquier jugador que esté un poco abierto a conocer títulos diferentes. A continuación voy a enumerar, bajo mi punto de vista, las razones por las que merecería comprarse una Vita en este momento:

  • Su precio – Actualmente se pueden encontrar PS Vita de segunda mano, en buen estado y a muy buen precio. Personalmente no pagaría más de 80€ por la versión PCH-2000 o 110€ por una PCH-1004 en buen estado. La diferencia entre ambas es que la PCH-2000 lleva una pantalla LCD y la PCH-1004 una pantalla OLED en la que los colores se ven mucho mejor y más vivos. En el caso de encontrar una edición especial el precio podría subir un poco, así como con respecto al estado de conservación de las mismas ¿Por qué entonces el precio es un argumento a favor de comprar una Vita? Muy sencillo, creo que están, ahora mismo, en su mínimo histórico tanto nuevas como de segunda mano y, no sé por qué, tengo la sensación de que va a ser una consola que, con el tiempo, tenderá a subir en base a la maldita especulación del mercado de segunda mano de videojuegos.
  • Juegos – Muchos pensaréis que Vita no tiene muchos títulos que merezcan la pena, pero sí que existe un catálogo básico muy interesante de jugar con las características de la portátil y no en una PS4 – me refiero a títulos como Gravity Rush o Tearaway-. Por ejemplo, para el jugador occidental existen videojuegos como Uncharted: El Abismo de Oro, Tearaway, LittleBigPlanet, Assassin’s Creed III: Liberation, Killzone: Mercenary, las trilogías de Jak & Daxter, Sly Cooper o Ratchet & Clank, Unit 13, Metal Gear Solid HD Collection, Shinobido 2: Revenge of Zen, Army Corps of Hell, Maldita Castilla EX… y casi todos, por ahora, están a precios muy buenos -pero subiendo tímidamente-.
  • Probar cosas nuevas – Y también cuenta con una extensa e interesante batería de juegos japoneses que pueden abrirnos la vista hacia un horizonte inexplorado para algunos jugadores. Es aquí donde reside uno de los encantos principales de PS Vita, pues gran parte de su catálogo se compone de muchos Shooters, JRPGs y ARPGs. Destacan, sobre todo, Freedom Wars, Soul Sacrifice, Everybody’s Golf, Secret of Mana,  Persona 4, La-Mulana EX, Dragon’s Crown, Final Fantasy X/X-2 HD, Yomawari: Night Alone, Hatoful Boyfriend, Sword Art Online, Tokyo Twilight: Ghost Hunters, Toukiden, Criminal Girls, Ys VIII, Hyperdimension Neptunia, Tales of Hearts R… y muchos más. Eso sí, con estos los precios son ligeramente más altos que con los anteriores mencionados, más dirigidos al público occidental.Lo bueno de esto es que, en Japón, Vita sigue más o menos viva por lo que, con ello, podemos asegurarnos una buena tanda de videojuegos si nos gustan de este tipo.
  • Indies – Si nos gusta estar al día en cuanto al panorama ‘indie’ se refiere PS Vita es una buena opción para llevarnos a cualquier sitio esos juegos. Además, la mayoría suele gozar de buenas ofertas puntuales en la tienda de PlayStation y, por si fuera poco, casi todos tienen la opción de ‘cross-buy’ con PS3 o PS4. Importantes son Maldita Castilla EX, Darkest Dungeon, Guacamelee!, Lumo, OlliOlli… eso sí, más vale que nos hagamos con una tarjeta de memoria de más de 4GBs para poder almacenar tantos juegos, ya que la básica se queda rápidamente muy corta.
  • Retro – Aunque en esto, gracias a la emulación, PSP es una consola muchísimo más interesante que Vita ésta tampoco se queda atrás. No sólo porque la tienda de PlayStation están prácticamente todos los títulos de PSP o PSX disponibles sino también porque la consola cuenta con interesantes remakes de juegos como Secret of Mana, Final Fantasy X-X2, Metal Gear Solid 2: Sons of Liberty, Metal Gear Solid 3: Snake Eater, Another World

Estas son las razones por las que, bajo mi punto de vista, merecería hacerse con una Vita a día de hoy. Eso sí, es una decisión que se ha de tomar con plena consciencia de lo que se está comprando; Vita no es una PSP y, por ejemplo, no tiene una ‘scene’ interesante en estos momentos, amén de que su catálogo base se puede encontrar en sistemas como PS4 o PC. Pero es una muy buena alternativa para aquellos que viajan asiduamente o que disfrutan jugando a videoconsolas portátiles.

Es una consola que no destaca más que en potencia, pero su catálogo es interesante si no disponemos de una PS3, PS4 o un PC para jugar.

Sea como fuere, es ahora o nunca; como comentaba unas líneas más arriba, creo que PS Vita está en sus mínimos históricos en ambos modelos así como en el precio de la mayoría de sus juegos. Lo mismo acabo equivocándome, pero una consola con bajas ventas y un catálogo tan concreto, siguiendo la tónica habitual de la especulación en los videojuegos, sólo puede tender a subir de precio, algo que está haciendo tímidamente en los últimos meses.

¡Primer sorteo del blog!

Aterriza el primer sorteo de SCUMM Pub. Se trata de tres copias digitales para Steam de los juegos Grand Theft Auto III, Grand Theft Auto: Vice City y Max Payne. Tres clasicazos indispensables que todo jugón debe, al menos, probar una vez en su vida.

Las bases para el sorteo son las siguientes:
– Dar “Me gusta” a la página de Facebook: SCUMM Pub
– Escribirme por MP o en la misma publicación de Facebook que deseas participar en el sorteo.
– Disfrutar del juego.

Los ganadores se llevarán una de las tres copias digitales no el pack completo; es decir, se sortearán los tres juegos por separado, por lo que las posibilidades que te toque alguno son aún mayores.

La fecha límite para participar es el 3 de marzo de 2018. El sorteo se realizará el día 4 de marzo de 2018.

Es el primer sorteo del blog (y página de Facebook) por lo que, si se desarrolla con éxito, comenzaré a sortear más juegos (físico o digitales) en lo sucesivo.

¡Buena suerte!