[RETRO] 007 Racing, el Driver de James Bond

En los últimos estertores de PlayStation, Eutechnyx, veterana desarrolladora británica, con el respaldo de EA Games, se aventuró a lanzar un título de James Bond para despedir al agente secreto británico de una de las generaciones más interesantes para el mismo en el mundo de los videojuegos: 007 Racing.

Corría el lluvioso noviembre del año 2000 cuando, casi nadie, echaba ya cuenta a la mítica PSX. Sin embargo, todavía le quedaba algo que decir a la exitosa consola gris de Sony y 007 Racing era uno de sus argumentos. Lanzado como exclusivo, con poca repercusión comercial y crítica, 007 Racing intentó exprimir los 32 bits de PSX para llevar al fan incondicional de James Bond una experiencia única hasta la fecha.

Recogiendo lo mejor del primer Driver (Reflections, 1998), 007 Racing proponía algo similar a lo ya visto años antes; ponernos a los mandos de uno de los lujosos coches de James Bond e ir superando objetivos que se nos proponían en sus 12 misiones basadas en las películas Goldfinger (Guy Hamilton, 1964), La espía que me amó (Lewis Gilbert, 1977), Sólo para sus ojos (John Glen, 1981), Goldeneye (Martin Campbell, 1995), El mañana nunca muere (Roger Spottiswoode, 1997) y El mundo nunca es suficiente (Michael Apted, 1999).

El atractivo del juego no residía precisamente en el planteamiento de sus misiones sino en poder manejar vehículos tan icónicos de la saga como el Aston Martin DB5, Lotus Esprit S1 o los BMW Z3, 750iL o Z8. De hecho, no fue un videojuego con una buena acogida por parte de la prensa o el público, con una media de 51/100 en Metacritic. Esto se debe, fundamentalmente, a salir en un momento delicado en una plataforma en decadencia y a ser un juego completamente de nicho; fuera del fan incondicional de 007 este videojuego no tiene ni cabida ni sentido.

Y es que el ‘fan-service‘ de 007 Racing es constante; desde la selección de vehículos hasta el reparto de doblaje, que incluye voces de actores como John Cleese -lástima que no pudiesen contar con Pierce Brosnan para la voz de Bond-. Como decía, un juego de nicho injustamente tratado por, quizá, periodistas especializados a los que se les escapó que, al margen de una jugabilidad modesta pero correcta, el principal objetivo del juego de Eutechnyx no era otro que dar la posibilidad al fan de James Bond de hacer uso de sus vehículos y armamento a través de 12 misiones no muy extensas pero sí bien diseñadas. Lástima que saliese en un momento complicado y que su duración total no fuese la idónea -apenas cuatro horas de juego-. Aún así es preciso reconocerle los méritos a un título de Bond que hizo -y hace- las delicias de muchos de los seguidores del mítico agente del MI6 creado por Ian Fleming.

Puedes seguir mis compras, opiniones o día a día también en:

Facebook – https://www.facebook.com/SCUMMpub/
Instagram – https://www.instagram.com/myrmidon89/
Twitter – https://twitter.com/emgonfer

Anuncios

Personajes inolvidables de videojuegos 17/100 – Paulie

El amigo gracioso y enrollado siempre ha sido un clásico en multitud de libros o películas. Ese charlatán al que acabas cogiéndole cariño porque, al fin y al cabo, tiene buen corazón, aunque sea un gángster sin escrúpulos como Paulie. Es uno de los personajes principales de Mafia: The City of Lost Heaven, desarrollado por Illusion Softworks y lanzado al mercado en el año 2002, siendo una auténtica revolución gracias a su historia, su jugabilidad y su apartado técnico.

Y es que si algo ha caracterizado a los checos de Illusion Softworks -hoy 2K Czech- es el profundo desarrollo de las tramas y sus personajes, sobre todo en la serie Mafia. El primer título de la serie es el más icónico, no en vano tiene, quizá, a los personajes más carismáticos de los tres Mafia lanzados hasta la fecha. Esto no se ciñe en exclusiva a Tommy Angelo, el protagonista, sino que prácticamente toda la “familia” Salieri lo es.

Antes de comenzar con el desarrollo del que, considero, es el mejor secundario del juego, he de advertir que habrá ‘spoilers’, pues son inevitables a la hora de hablar de un personaje como Paulie. Un personaje con el que tomaremos contacto justo en la primera misión, cuando él y Sam huyen de los hombres de Morello -el principal antagonista del juego- y suben al taxi de Tommy Angelo para escapar.

A raíz de ese momento, y gracias a las dotes como conductor de Tommy, pasaremos a formar parte de la familia Salieri, dándonos cuenta de que tanto Paulie como Sam no son más que simples “soldados” dentro de la jerarquía del Don. Sin embargo, y dada la inexperiencia de Tommy Angelo, será Paulie el encargado de enseñarle los entresijos de la organización criminal así como su principal compañero durante toda la aventura, forjándose así una importante amistad.

Es un tipo de mediana edad, en torno a los 40 años, por lo que podemos deducir que posiblemente naciera a finales del XIX, no se sabe si en Italia o ya en Estados Unidos. Es un personaje claramente inspirado por los papeles de Joe Pesci en películas como Uno de los Nuestros (Martin Scorsese, 1990) y Casino (Martin Scorsese, 1995). Y aunque siempre se porta bien con nuestro protagonista, es una persona con un temperamento violento y, a veces, impredecible. No podemos perder de vista que, por mucho que Paulie nos caiga simpático, no deja de ser un gángster.

Tommy, Paulie y Sam.

Paulie comenzará actuando como el protector de Tommy hasta que Salieri comienza a encargarnos trabajos a nosotros solos, lo cual no quita para que Paulie siga realizando trabajos con Tommy y Sam, aunque con menos asiduidad.

Un momento clave de la historia será cuando consigan matar a Morello tras una trepidante misión con huida en coche incluida en la que participarán Tommy, Sam y Paulie. Sin embargo, esto supondrá un momento de inflexión muy importante en la historia de Mafia, pues será a partir de este instante cuando Paulie y Tommy comiencen a mostrar cierta desconfianza hacia su Don, Salieri tras una misión en la que les hacen creer que van a robar puros y no diamantes.

A raíz de ese suceso, Tommy y Paulie deciden ir por su cuenta y planean un atraco al First National Bank de Lost Heaven a espaldas de Salieri. A pesar de que el atraco sale bien, Salieri se da cuenta de lo sucedido y envía a Sam a matar a Paulie, siendo Tommy quien descubra el cadáver y termine vengándose de Sam tras un intenso tiroteo en el Museo.

Tommy descubre el cadáver de Paulie tras el atraco al banco.

La muerte de Paulie pondrá, prácticamente, el broche final a Mafia, pues tras ella Tommy tendrá que poner pies en polvorosa y huir de la ciudad antes de que Salieri, su antiguo Don, haga con él lo mismo que con Paulie.

Las guerras olvidadas

El mundo del videojuego se ha nutrido, y se nutre, frecuentemente de grandes acontecimientos históricos para ambientar un buen número de títulos. Normalmente, las grandes guerras, por las posibilidades jugables que ofrecen, han sido siempre el pilar angular de la mayoría de videojuegos basados en hechos históricos.

Evidentemente, no se puede exigir a la industria que realice una batería de juegos por cada conflicto importante que ha habido a lo largo de la Historia, pero sí es cierto que hay determinadas guerras que han sido olvidadas o ignoradas por parte de los desarrolladores; bien por desconocimiento o bien por poco público pero que, sin embargo, pueden dar mucho de sí en clave de videojuegos.

Hay conflictos que han gozado de una mayor trascendencia en los videojuegos. En la foto Call of Duty 2 (Infinity Ward, 2005).

Estoy seguro de que, prácticamente, todo el mundo ha jugado algún título ambientado en la Segunda Guerra Mundial o, por ejemplo, en los actuales conflictos que se desarrollan en Oriente Medio. Son temas harto recurrentes que llegan incluso a saturar. Es cierto que las posibilidades que ofrece un conflicto de la magnitud de la Segunda Guerra Mundial son casi ilimitadas pero, por otro lado, también se acusa un cierto desgaste de ideas y conceptos al respecto de dicha ambientación. Lo mismo ocurre con la lucha contra el terrorismo en Oriente Medio, que vivió una verdadera época dorada a raíz del lanzamiento de Call of Duty 4: Modern Warfare (Infinity Ward, 2007), hasta que terminó por agotarse de forma definitiva a favor, de nuevo, de la Segunda Guerra Mundial.

Es por ello que, con este texto, pretendo dar visibilidad a aquellos conflictos o momentos de la Historia que considero importantes y que no se han desarrollado como debieran en los videojuegos. No son guerras cualquiera, son guerras que, valga la redundancia, pueden dar mucho, pero que mucho, juego.

  • Guerra de los Cien Años (1337-1453)

Duró más de cien años -116 para ser exactos- y es la madre de todas las guerras medievales. Se trata de una guerra entre Francia e Inglaterra que se remonta, en sus causas, a la Batalla de Hastings del año 1066, mediante la cual los normandos se apropiaron de una importante parte de Inglaterra. Es un conflicto muy rico porque abarca todo el final de la Edad Media y con su fin, que coincide con la caída de Constantinopla, se da paso a la llamada Edad Moderna.

Juana de Arco de Enlight Software (2004).

Es la guerra de Juana de Arco, figura ya casi mítica que ha dado lugar a numerosas adaptaciones literarias y cinematográficas. Es por ahí por donde los escasos videojuegos que tratan la Guerra de los Cien Años han encauzado sus miras. Ejemplo de ello es la magnífica campaña de Juana de Arco de Age of Empires II: The Age of Kings (Ensemble Studios, 1999), que nos brinda la interesante trayectoria de la heroína francesa desde sus inicios como campesina hasta que muere en la hoguera de Ruan. Es también el caso del olvidado y maltratado Juana de Arco (Enlight Software, 2004), que planteaba una curiosa mezcla entre el género ‘musou’, la aventura de acción y la estrategia en tiempo real poniéndonos en la piel de Juana.

El innegable sello de Level 5 en Jeanne D’Arc.

También Level 5, impecables como siempre, usarían la figura de Juana de Arco para lanzar en 2006 Jeanne D’Arc como exclusivo de PSP. Un RPG que no llegó a España pero que realizaba una particular visión nipona sobre la figura de la heroína francesa a través de un sistema de juego heredado de la saga Fire Emblem.

Por último destacar, en este contexto de la Guerra de los Cien Años, el irregular ‘musou’ de Omega Force llamado Bladestorm: La Guerra de los Cien Años, lanzado en 2007 en PS3 y Xbox 360, y con posterioridad en PC y sistemas como Xbox One y PS4. De nuevo, una particular visión japonesa sobre el conflicto medieval que, sin embargo, no llega a cuajar del todo a nivel histórico, técnico o jugable.

  • Guerras napoleónicas (1803-1815)

Napoleón Bonaparte cambió el curso de la Historia a comienzos del siglo XIX. Su propósito, en inicio contrario al absolutismo y pro-revolucionario, quedó plasmado en gran parte de Europa a través de una cruenta guerra que adquirió, incluso, tintes mundiales. Tal figura y conflicto son el caldo de cultivo perfecto para cualquier videojuego, sobre todo enfocados en la estrategia.

El Imperio Británico contra Prusia en Imperial Glory (Pyro Studios, 2005).

Por desgracia, como ocurre con todos los conflictos de los que hablaremos hoy, es algo que no se ha prodigado en exceso a pesar del amplio abanico de posibilidades que ofrece. Quizá algunos ya no lo recuerdan, pero Pyro Studios lanzó en 2005 Imperial Glory, un título que mezclaba la estrategia por turnos y la estrategia masiva en tiempo real al más puro estilo Total War y, por supuesto, basado en las guerras napoleónicas. Fue una auténtica revolución en la época tanto a nivel conceptual como técnico, aunque llegó a quedarse algo corto, sobre todo, en el número de países que podíamos elegir, sólo cinco. Fue el canto del cisne de la mítica desarrolladora española.

Napoleon: Total War (The Creative Assembly, 2010).

En la misma línea que Imperial Glory, y viendo la trascendencia de éste, estaría el ‘spin-off’ de Empire: Total War (The Creative Assembly, 2009) llamado Napoleon: Total War. Básicamente se trata de un Total War ambientado en esta época pero llevando la experiencia vista en Imperial Glory mucho más allá, con más opciones, localizaciones y países. Es un Total War menor pero es, quizá, la apuesta más segura si queremos sumergirnos en el período de las guerras napoleónicas.

March of the Eagles es la apuesta de Paradox por llevar a nuestros ordenadores este importante momento histórico. Se trata de la enésima adaptación de la fiable fórmula de Europa Universalis (Paradox, 2001), aunque es, quizá, de los títulos menos conocidos de la compañía sueca.

  • Guerra de Secesión (1861-1865)

Un conflicto que también ha generado ríos de tinta en literatura y tiras de películas de cine.  También se ha prodigado en el mundo del videojuego, pero no tanto como debería hacerse un conflicto que tanto juego puede dar y que, en la mayoría de casos, sirve únicamente como fondo para contar el ‘western’ de turno. No puedo enumerar todos los títulos ambientados en la guerra civil norteamericana pero sí los más notables, aprovechando también para realizar una pequeña denuncia sobre las posibilidades que ofrece una guerra de este tipo dentro del mundo del videojuego.

North & South (Infogrames, 1989).

North & South es uno de los clásicos por antonomasia, lanzado originalmente en plataformas como Amiga o Atari ST, encontró en NES su mejor versión. Un híbrido entre el título de acción horizontal y la estrategia, pero con un clarísimo aroma al Hollywood clásico que te envuelve desde el primer momento. Es de los pocos juegos dedicados en exclusiva a la Guerra de Secesión, no usándola como puente para narrar otras historias. Fue desarrollado por la mítica Infogrames en 1989. Tuvo un ‘remake’ para móviles en 2013 de la mano de THQ Nordic.

La Batalla de Antietam (1862) según American Conquest: Divided Nation (GSC Game World, 2006).

La saga American Conquest tuvo una “expansión” llamada American Conquest: Divided Nation lanzada en 2006, la cual trataba, precisamente, sobre la Guerra de Secesión, y lo hacía de forma bastante fiel desde el enfoque de la estrategia en tiempo real. Se trata de una expansión de las de antaño, completa y notable, con multitud de opciones; prácticamente un juego nuevo y diferente. Una de las mejores opciones para adentrarnos mejor en en el conflicto. GSC Game World se propuso narrar la Historia de América desde la llegada de los españoles y Divided Nation supuso el broche final a la misma.

Los confederados hermanos McCall en una trinchera en Call of Juarez: Bound in Blood (Techland, 2009).

Salvo por excepciones, todo lo relacionado con la Guerra de Secesión parece estar enfocado hacia la estrategia. Sin embargo, entre estas excepciones podemos encontrar malos ejemplos como la adaptación de la película Gods & Generals (Anivision Value, 2003), un FPS muy descafeinado; o el caso del notable Call of Juarez: Bound in Blood (Techland, 2009) que, por desgracia, no explota el conflicto más que en los primeros compases de juego -pero son muy potentes, todo hay que decirlo-.

El campo de batalla en Ultimate General: Gettysburg (Game-Labs, 2014).

Concluyendo con la Guerra de Secesión estadounidense merece la pena -y mucho- destacar el genial Ultimate General: Gettysburg y Ultimate General: Civil War, ambos pertenecientes a la misma serie y lanzados desde 2014 hasta 2016 en PC por la compañía ucraniana Game-Labs. En ambos se nos propone, desde una óptica de estrategia táctica en tiempo real, rememorar las batallas más importantes entre los confederados y los unionistas, contando además con un apartado técnico-artístico tremendamente apropiado para ello.

  • Primera Guerra Mundial (1914-1918)

La primera de las grandes guerras del siglo XX sí ha generado una importante batería de videojuegos basados en dicho conflicto, pero la mayoría de ellos se han ido centrando, sobre todo, en la lucha aérea, lo cual es lógico dado que fue la gran novedad de la Primera Guerra Mundial junto a los tanques o el uso de armamento químico. Hay bastantes opciones para estos títulos de “simulación” aérea y casi todas de ellas notables, pero también es cierto que este importante momento histórico puede dar mucho más de sí al respecto de otros géneros, que es en lo que nos vamos a centrar en el texto.

Codename Eagle (Refraction Games, 1999).

Los ‘First Person Shooter’, aunque parezca mentira, no se han desarrollado como debieran en torno a la Primera Guerra Mundial. Al contrario que con los FPS ambientados en la Segunda Guerra Mundial, con este conflicto apenas podemos encontrar buenos ejemplos de ellos a lo largo de la historia del videojuego. Sin embargo, notable por su planteamiento es, precisamente, el olvidado Codename Eagle (Refraction Games, 1999) lanzado exclusivamente en PC. Dicho juego es, a nivel jugable, el germen de lo que posteriormente fue la saga Battlefield y fue, para su momento, una auténtica revolución técnica y jugable. Por desgracia, Codename Eagle no está basado íntegramente en la Primera Guerra Mundial a pesar de estar ambientado en 1917; pero en el título de Refraction Games la guerra nunca ocurrió. ¿Entonces por qué es importante? Pues porque, por armamento, contexto y vehículos, nos da una idea aproximada de lo que sería un FPS ambientado en dicha guerra.

Trincheras en Verdun (M2H-BG, 2015).

Verdun (M2H-Blackmill Games, 2015) es la apuesta independiente de dos pequeños estudios por realizar un FPS masivo online sobre la Primera Guerra Mundial. Fue lanzado originalmente en PC a través de la plataforma Steam, y posteriormente en PS4 y Xbox One. Aunque su intención es loable, ha resultado ser un pequeño fracaso a nivel de ventas, no gozando de demasiada popularidad debido al caos que se genera en las partidas online. Quizá hubiese sido más idóneo realizar, al menos, una pequeña campaña offline pudiendo así dotar al juego de un ciclo vital mayor.

“Black Bess”, el Mark V británico protagonista de la mejor campaña de Battlefield 1 (EA DICE, 2016).

Siguiendo con los FPS, Battlefield 1 (EA DICE, 2016) ha supuesto un antes y un después al respecto de la Primera Guerra Mundial dentro del mundo del videojuego, pues ha popularizado, entre las masas, el conflicto, haciendo partícipes de una forma u otra a miles de jugadores. Sin embargo, no es el primer Battlefield basado en la Primera Guerra Mundial, pues ya se realizó un notable ‘mod’ de Battlefield 1942 (DICE, 2002) llamado Battlefield 1917. Por desgracia no gozó de demasiada popularidad. Popularidad que, por otro lado, sí ha conseguido Battlefield 1 a pesar de sus garrafales errores históricos, los cuales no han impedido un arrollador éxito online y una más que notable campaña offline gracias al capítulo del tanque británico Mark V en la Segunda Batalla de Cambrai (1918).

A pesar de su estilo cómic, Valiant Hearts (Ubisoft, 2014) muestra los horrores y la barbarie de la Primera Guerra Mundial.

No todo van a ser FPSs, también la Primera Guerra Mundial ha dado lugar a títulos tan increíbles como Valiant Hearts: The Great War (Ubisoft, 2014) en el que se mezclan conceptos de aventura, puzle e incluso plataformas. Además, Valiant Hearts nos cuenta el desarrollo de la guerra a través de la historia de diferentes personajes implicados en la misma. Sin duda uno de los mejores títulos de 2014 que, además, cuenta con una pequeña enciclopedia que nos cuenta detalles de la contienda. Mereció una edición física a la altura.

  • Guerra Civil Española (1936-1939)

A pesar de que fue la antesala de la Segunda Guerra Mundial y el campo de prueba de las potencias del momento, la Guerra Civil Española ha sido, conscientemente, olvidada por parte de la industria del videojuego. Es un conflicto sobre el que existe literatura, cine e incluso música pero, lo cierto, es que un videojuego, quizá, es algo demasiado sensible para algunos -cosa que no ocurre en EEUU con su particular guerra civil-.

Instantes antes del alzamiento en Melilla.

Sin embargo, esto no supuso freno alguno para que Ramón Ros y su equipo desarrollasen un increíble ‘mod’ de Call of Duty 2 (Infinity Ward, 2005) llamado 1936, España en llamas, el cual evolucionaría del mero multijugador hacia una campaña para un jugador tanto para el bando republicano como el nacional. Es la opción más lógica y sensata a la hora de realizar un videojuego sobre la Guerra Civil, demostrando así que es posible sacar adelante el proyecto sin herir demasiadas sensibilidades por el camino. Con una campaña dual para cada bando, y no entrando en temas muy delicados, es perfectamente viable lanzar un juego sobre el golpe de Estado de 1936 con éxito.

Madrid y el famoso cartel de “No pasarán”.

El catálogo de títulos ambientados en la Guerra Civil Española se acaba en 2007 con el lanzamiento de Sombras de Guerra: la Guerra Civil Española por parte de la extinta desarrolladora Legend Studios. Se trataba de un videojuego de estrategia en tiempo real torpemente desarrollado aunque con un gran potencial tras de sí. Contaba también con una campaña doble tanto para nacionales como republicanos, pero su pobre IA terminó por lastrar la experiencia a pesar del empeño y potencial del título. Podría mencionar cualquier Hearts of Iron (Paradox, 2002) pues en ellos aparece también la Guerra Civil representada, pero no son videojuegos destinados a ello en exclusiva y, por lo tanto, no tendría cabida en este texto.

  • Guerra de Corea (1950-1953)

La importante y olvidada de Guerra de Corea, que fue el primer conflicto real de la Guerra Fría y la antesala de Vietnam, ha sido absurdamente despreciada tanto en literatura, como cine, como videojuegos. Es algo que no responde a lógica alguna pues dicho conflicto fue -y es- de capital importancia en la Historia y la política internacional, amén de ofrecer un buen número de posibilidades de todo tipo, entre ellas jugables.

La base de los “malos”.

Korea: Forgotten Conflict (Plastic Reality Technologies, 2003) apostó por trasladar la exitosa fórmula de Commandos (Pyro Studios, 1998) a la Guerra de Corea, siempre desde el punto de vista norteamericano, claro. A pesar de contar con un apartado técnico bastante avanzado y con un planteamiento original de las misiones, el juego acabó fracasando por su temática y su ortopédico sistema de juego. Una auténtica lástima, pues la idea de fondo es tremendamente interesante, más en una guerra como la de Corea.

Un avión norcoreano se dispone a atacar al enemigo en Theatre of War 3: Korea (1C Company, 2011).

La otra alternativa sería Theatre of War 3: Korea, desarrollado por 1C Company y lanzado en 2011 para PC. Se trata de un título de estrategia en tiempo real que ha tenido escasa repercusión debido, una vez más, tanto a su ambientación como a su propuesta jugable, plagada de errores que lastran la experiencia final.

  • Guerra de Vietnam (1955-1975)

Vietnam supuso un antes y un después para el mundo occidental, pues fue un duro golpe al orgullo estadounidense y supuso la victoria de un régimen contrario a los intereses de Estados Unidos. Fue también un golpe por la duración y la crudeza de la guerra, cuyas consecuencias atormentaron a los veteranos durante el resto de sus vidas. Una guerra que recuerda mucho a la campaña del Pacífico durante la Segunda Guerra por su escenario, técnicas y barbarie. Es un conflicto que, al contrario que el resto, sí ha generado un buen número de películas, libros, cómics y videojuegos. Videojuegos, quizá, no tantos como debiese o con la calidad suficiente. Por ello, y basándome en lo que he leído y estudiado, en este caso haré una pequeña selección de aquellos videojuegos que, bajo mi punto de vista, mejor reflejen la dura experiencia de la Guerra de Vietnam.

Un “Huey” en Vietcong (Illusion Softowrks-Pterodon, 2003).

Vietcong de Illusion Softworks y Pterodon, lanzado en 2003 exclusivamente para PC es, a día de hoy, el mejor juego sobre la Guerra de Vietnam que se haya hecho hasta la fecha. No sólo por su trama y el tratamiento de la misma, sino por la brutal representación del conflicto desde un concepto muy cercano a la simulación militar. Es un juego que todo aquél al que le interese el conflicto debe jugar sin excusas, pues es la aproximación más cercana al mismo, con todo lo que ello conlleva.

Imagen promocional de Battlefield Vietnam (DICE, 2004).

Llevar Vietnam más allá de la experiencia para un jugador es lo que se propuso DICE con Battlefield Vietnam en 2004, con el que se proponía ampliar la experiencia de la Segunda Guerra Mundial hacia Vietnam a través de un título muy completo, con multitud de armamento, vehículos y mapas. Aunque no cuenta con un modo offline, la experiencia que ofrecía Battlefield Vietnam era totalmente sobresaliente gracias al rigor histórico mostrado en cada mapa.

El horror, el horror… Shellshock Nam ’67 (Guerrilla, 2004).

Shellshock Nam ’67 fue la apuesta, también en 2004, de una desconocida Guerrilla Games que firmaría con dicho título su ópera prima. Aún con sus fallos, lo interesante de Shellshock Nam ’67 es cómo mostraba la crudeza de la Guerra de Vietnam, sin cortarse en ningún momento a la hora de ofrecer torturas y casquería propias del conflicto. Una lástima que tirasen por la borda la idea con la “secuela” llamada Shellshock 2: Blood Trails (Rebellion, 2009), intentando transformar la saga en un ‘Survival Horror’ con zombis.

Una aldea vietnamita en Men of War: Vietnam (1C Company, 2011).

Por último, aunque no es el único juego de estrategia que existe sobre Vietnam, Men of War: Vietnam (1C Company, 2011) es una de las mejores alternativas para experimentar el conflicto desde una óptica totalmente diferente a los anteriores juegos mencionados. Es un título de estrategia en tiempo real más que notable que cuenta con un buen número de misiones muy inspiradas.

  • Guerra del Golfo (1990-1991)

Cerramos el texto con la Guerra del Golfo, completamente olvidada por cine y videojuegos en favor de la Guerra de Irak de 2003. Es un conflicto moderno, en el que se empleó tecnología que todavía usan muchos ejércitos y, casi, podríamos considerarlo con algo actual y no histórico -a pesar de que se desarrollase a comienzos de los años noventa-. Además, no duró demasiado, de hecho no llegó a siete meses, por lo que toda la acción se desarrolla en un espacio muy corto de tiempo.

Sin embargo, por los países implicados, así como sus dirigentes, la Guerra del Golfo es un escenario idóneo para situar cualquier videojuego. No hace falta inventarse países, épocas o situaciones como hace Call of Duty 4: Modern Warfare (Infinity Ward, 2007), con la Guerra del Golfo existen los ingredientes perfectos para contar buenas historias, acercar el conflicto a quienes los desconozcan y, de camino, probar nuevas propuestas jugables.

Lo reconocéis ¿no?

Es lo que debieron pensar, precisamente, en la desarrolladora inglesa Pivotal Games con Conflict: Desert Storm, lanzado en 2002 para múltiples plataformas. Se trata de un videojuego de acción táctica en tercera persona en el que manejaremos a cuatro soldados estadounidenses con diferentes habilidades en escenarios como Kuwait o Irak. Aunque la mayoría de situaciones son ficticias -pero no por ello imposibles-, tendremos la oportunidad de participar en momentos tan importantes como la Batalla de Khafji. Hubo una seguna parte del juego también ambientada en la Guerra del Golfo, casi tan buena como la primera pero menos sorprendente.

Con Conflict: Desert Storm y la Guerra del Golfo clausuro este texto dedicado a las guerras olvidadas por parte de la industria del videojuego. Estoy seguro de que me he dejado un buen número de ellas sin comentar, pero estas me han parecido las más importantes de aquellas que no han sido explotadas como debieran a pesar de las posibilidades que podrían ofrecer.

Algunas de las mejores intros de videojuegos de todos los tiempos.

Reportaje publicado en IGN España el 18 de mayo de 2016.

Hace aproximadamente dos años realizábamos en IGN España un top 20 de mejores intros de videojuegos. El compañero José L. Ortega nos regalaba una impresionante selección que prácticamente abarcaba toda la Historia reciente del videojuego. Hoy intentaremos ampliar un poco más ese top con 15 intros más para el recuerdo, 15 intros grabadas a fuego en nuestra mente y nuestro corazón.

Como bien se comentó en su día, todo lo que rodea a una intro es de suma importancia para el jugador. En primer lugar, la intro no es un trailer, es decir, no tiene que vendernos nada, ya nos lo ha vendido. De hecho, si estamos viendo una intro es porque ya hemos comprado el juego -o estamos viendo un gameplay en YouTube-. Hay juegos malos con intros buenas y juegos buenos con intros malas, pero normalmente las intros que nos atrapan y se reservan un lugar en la Historia suelen acompañar a un título sobresaliente.

En segundo lugar, las intros son un elemento del videojuego que está más cercano al cine que al propio videojuego. Muchas de ellas cogen multitud de referencias del celuloide, tanto en su inspiración como en relación a los planos o los tempos empleados durante la misma. De hecho, quizá algún que otro director de cine debería echar un vistazo a alguna que otra intro y comenzar a replantearse su carrera.

Y ahora, para no demorarnos más, damos paso a este top 15 de intros de videojuegos a lo largo de la historia, que no es más que una ampliación del artículo original. Esperamos que disfrutéis con ellas tanto como nosotros.

  • The Secret of Monkey Island – 1990

¿Cómo algo tan simple como enfocar durante un minuto y medio la isla Mêlée pudo -y puede- provocar tantísimas sensaciones en un jugador? Bueno, quizá la maravillosa música de Michael Land tenga algo que ver. Quizá también tengan algo que ver esos tonos negros y azules en una nublada noche caribeña. Lo que está claro es que, a pesar de su aparente simpleza, la intro de The Secret of Monkey Island es una de las mejores de la Historia.

  • Broken Sword: La leyenda de los templarios – 1996

París en otoño, los últimos meses del año y el final del milenio. Tengo muchos recuerdos de la ciudad; los cafés, la música, el amor… y la muerte. Después de que George Stobbart espetase una frase para la historia del videojuego, rompía la embriagadora música de Barrington Pheloung mientras que un plano de la preciosa capital francesa y los créditos iniciales se mostraban ante nosotros, que deseábamos que esta maravillosa intro fuese eterna.

  • 1998 FIFA World Cup – 1997

Toda una generación se introdujo de lleno en los mundiales de fútbol en 1998 y este juego tuvo mucho que ver en ello también. Posiblemente el mejor videojuego sobre el mundial de fútbol jamás hecho, con su magna versión en PSX. La intro, con música de Chumbawamba, vibraba tanto como los chavales con Ronaldo, Rivaldo o Taffarel.

  • Age of Empires II: The Age of Kings – 1999

La partida de ajedrez más famosa de la Historia de los videojuegos nos regaló una de las mejores intros que un juego de estrategia pueda tener. El concepto de representar cada movimiento de los monarcas en el tablero en el propio campo de batalla fue una absoluta genialidad por parte de la infalible Ensemble Studios. La banda sonora hizo el resto.

  • Legacy of Kain: Soul Reaver – 1999

La odisea de Raziel comienza con la potentísima intro de Legacy of Kain: Soul Reaver. Una intro dura, épica y a la altura de un título absolutamente sobresaliente. No hay mucho más que decir sobre ella, simplemente sentarse y disfrutar.

  • Final Fantasy IX – 2000

Squaresoft se despedía de toda una generación con una obra maestra a la altura de las más consolidadas óperas clásicas. Final Fantasy IX llevaba la experiencia un paso más allá con una cruda historia a través de un cuento medieval. Su intro, que podríamos dividir en dos partes bien diferenciadas, suponía toda una declaración de intenciones y una pequeña muestra de lo que estaba por llegar. Por un lado, la parte más simple se trata de un serie de diapositivas que nos presentaban a los protagonistas y su principal virtud o defecto durante la aventura. La otra parte, mucho más elaborada, comenzaba con una tormenta hasta terminar con unos planos de Alexandria y el barco de Tantalus llegando a la ciudad. Todo aderezado con la música del maestro Uematsu, como no podía ser de otra manera.

  • Warcraft III: Reign of Chaos – 2002

Blizzard nunca defrauda y eso es algo que el estudio californiano sigue corroborando día a día. Con Warcraft III se propusieron elevar al franquicia al cielo y vaya si lo consiguieron. La historia de Arthas no dejó indiferente a nadie y la revisión que realizaron del RTS dio paso a títulos y géneros de suma importancia en la actualidad. Todo esto quedaba adornado por una impresionante intro que tiene su momento álgido cuando el paladín guía las tropas en el risco.

  • Killzone – 2004

El brutal discurso de Visari nos situaba dentro de la historia de Killzone. El estudiado discurso, la banda sonora y la parafernalia helghast casi nos hacen justificar la causa de Helghan. Sin duda una de las intros más potentes y serias de PS2.

  • Metal Gear Solid 3: Snake Eater – 2004

El mejor Metal Gear Solid jamás hecho tuvo una intro a la altura del título. Tras la genial introducción de Metal Gear Solid 2: Sons of Liberty, KCE Japan nos regaló un impresionante aperitivo de la misión de BigBoss. La inspiración en las clásicas intros de cine de 007 es más que evidente a nivel artístico y sonoro.

  • Gran Turismo 4 – 2004

La elegancia de Polyphony Digital no se ceñía -ni se ciñe- en exclusiva al diseño de uno de los mejores “simuladores” de coches que se haya hecho nunca. El genial Gran Turismo 4 ponía el broche final a una generación maravillosa para el estudio japonés al respecto de las cuatro ruedas -se despedirían oficialmente con el olvidado Tourist Trophy-. Su introducción, elegante y vibrante a partes iguales, destacaba gracias al tema Moon Over the Castle.

  • Assassin’s Creed: Revelations – 2011

Tras el bache, a efectos argumentales, que supuso Assassin’s Creed: La Hermandad, Revelations nos traía de nuevo a Ezio Auditore, pero a un Ezio más serio, más maduro y menos granuja que en las anteriores entregas. Su intro se usó en el E3 de 2011 con el tema Iron de Woodkid a modo de trailer. Aunque Iron nos hizo levantarnos de la silla, la intro narrada por Ezio no fue para menos.

  • The Witcher 2: Assassins of Kings – 2011

Geralt de Rivia volvió en 2011 para quedarse con un título sobresaliente exclusivo de 360 y PC. Su intro, una verdadera barbaridad a todos los efectos, nos introducía en una fiesta abordo de un barco interrumpida por el imponente Letho.

  • Bioshock Infinite – 2013

La introducción de Rapture era muy difícil de superar, Irrational era consciente de ello. Sin embargo, la presentación de Columbia resultó igualmente impresionante, aunque sin el factor sorpresa de Rapture. Una intro jugable en la que participábamos activamente descubriendo la ciudad.

  • Fallout 4 – 2015

Todos nos quedamos maravillados con la introducción de Fallout 3. Con Fallout 4, Bethesda intentó repetir la experiencia y lo consiguió con creces. Una cinemática con actores reales que nos introducía -nunca mejor dicho- a la perfección en el universo de Fallout. Una intro consecuente con la obra que introduce.

  • FarCry Primal – 2016

 

Cerramos la lista con una intro recién sacada del horno. FarCry Primal es un título importante por muchas cosas, una de ellas es porque supone la reinvención de una saga que parecía estancarse; la otra es porque nos mete, en primera persona, en la Prehistoria, siendo hasta la fecha la mejor experiencia prehistórica que existe en el mundo de los videojuegos. Subir el risco y ver el valle lleno de mamuts por primera vez no tiene precio.

[COMPRA] Septiembre ’17 el mes de SNES Mini +regalos

No éramos pocos aquellos que esperábamos septiembre de 2017 como agua de mayo -o de septiembre en este caso- y es que el lanzamiento de Super Nintendo Classic Mini se antojaba mucho más jugoso que el anterior de NES, a pesar de ser ambos productos sobresalientes y deseados objetos de coleccionismo. Tras el jaleo que hubo con la falta de stock de la NES Mini, el lanzamiento de Super Nintendo Mini ha sido objeto de polémica, pues hasta último momento creo que todos dudamos de que fuésemos a tener una a pesar de haberlas reservado pero, por suerte, no ha habido problemas y todavía hoy se pueden encontrar Super Nintendo Classic Mini en comercios como Carrefour o Toys’r’us.

Mi única compra durante el mes pasado iba a ser precisamente la de Super Nintendo Mini en GAME por 79,95€, sin embargo se me cruzaron por delante dos oportunidades que no podía dejar pasar. Antes de desarrollarlas he de decir que estoy disfrutando bastante más con Super Nintendo Mini que NES Mini, puede ser en parte porque es una consola que no tuve y, por lo tanto, jamás he disfrutado más que en emuladores. Pero también me llaman mucho la atención títulos incluidos como Secret of Mana, Donkey Kong Country, StarFox o Earthbound, los cuales pretendo pasarme entre lo que queda de año y el que viene.

Tras unas cuantas ventas realizadas tenía dinero acumulado más que de sobra para la consola Mini de Nintendo pero, como digo, encontré en amazon.co.uk Final Fantasy III para Nintendo DS por 5,67€ con envío incluido y en perfecto castellano, siendo una oportunidad que no podía dejar pasar. También compré, a un vendedor particular, FIFA Street para PS3 por 1,50€, siendo una absoluta ganga por este precio. Y, por último, un amigo mío me regaló UEFA Euro 2008 y Copa del Mundo 2010 de Sudáfrica para PS3, sabiendo que me encanta coleccionar, sobre todo, juegos de mundiales, los cuales disfruto como un enano jugando con Argentina o Brasil.

Y hasta aquí las compras de septiembre. Para este mes únicamente tengo programa una compra: Assassin’s Creed Origins en Xbox One, pero a saber si me encuentro por el camino con alguna oferta que merezca la pena.

Alfonso Azpiri; un icono para el videojuego español de los años 80

El pasado 18 de agosto fallecía a los 70 años el ilustrador Alfonso Azpiri. Me fue imposible, al encontrarme de viaje por La Alpujarra granadina, realizarle un homenaje a la altura tanto aquí en el blog como en las redes sociales -aunque dejé una pequeña reseña en Instagram-. Ahora, tras diez días de su muerte, miles de mensajes de condolencia tanto en el Twitter como en el Facebook de Azpiri, y algún que otro artículo de revista dedicado al maestro, es hora de que le haga mi particular homenaje aquí, en el SCUMM Pub.

Azpiri en Retro Madrid 2013.

Azpiri nació en el Madrid de la posguerra en el invierno del año 1947, en el seno de una familia dedicada a la música. Pero pronto descubrió su auténtica vocación: el dibujo. Así pues, con el paso de los años fue perfeccionando su técnica hasta que comenzó a colaborar en 1971 en el tebeo Trinca (1970-1973). Puesto que la publicación de dicho tebeo llegó a su fin dos años después y la situación en España no le permitía desarrollar al 100% su arte, Azpiri trasladó sus dibujos hacia el mercado erótico italiano, en el que prácticamente permanecería -con algunas publicaciones sueltas en España, como Zephyr– hasta casi los años 80.

Lorna, posiblemente el personaje más icónico de Azpiri.

1981 sería un año clave para el artista, pues en él daría vida a uno de sus personajes clave: Lorna, una exuberante superheroína intergaláctica con un más que evidente carácter erótico acompañada siempre de un fiel robot enamorado de ella. Juntos, recorrerían el cosmos a través de interesantes y pícaras aventuras con el sello indiscutible de Azpiri. Como decía, Lorna fue un auténtico hito para el ilustrador madrileño, fue lo que lo consagraría de forma definitiva en el ‘target’ del público adulto. De hecho, el cómic llegó a tener su propio videojuego en 1990 ya que, como decía Azpiri: “A los niños les gustaba mucho la Lorna porque los niños no eran tontos“.

Abu Simbel Profanation (Dinamic, 1985).

El éxito de Lorna supuso la consagración total de Alfonso Azpiri en el panorama nacional; la dictadura ya había quedado sepultada con el espíritu de la Transición y con ella todas las censuras de la misma -Lorna es el más claro ejemplo-. En España, en esta época, estaba comenzando a desarrollarse uno de los períodos de mayor brillantez de la Historia del videojuego patrio: hablamos de la década de oro del software español, tema tratado consecuentemente en las obras de Jaume Esteve tituladas Ocho Quilates. Y precisamente esta época le vino de perlas a Azpiri y Azpiri a la industria, puesto que sus increíbles portadas vendieron más videojuegos por ellas mismas que por el software en sí.

Viaje al Centro de la Tierra (Topo Soft, 1989).

Comenzaría así una colaboración casi constante entre Dinamic y Topo Soft con el ilustrador madrileño, dando lugar a un gran catálogo de portadas de suma calidad. Hay muchísimas, pero destacan, sobre todo, Abu Simbel Profanation (Dinamic, 1985), Camelot Warriors (Dinamic, 1986), Phantis (Dinamic, 1987), Black Beard (Topo Soft, 1988) o Viaje al Centro de la Tierra (Topo Soft, 1989). A la vez que también realizaría otros trabajos para el cine.

Mot y Leo.

Sería en 1988 cuando Azpiri diese un giro de 180º enfocándose hacia un público más infantil gracias a otra de sus grandes creaciones: Mot, que acabaría contando con su propia serie animada y videojuego. Mot apareció por primera vez en “El Pequeño País“, una publicación especial del diario El País dedicada a los más pequeños. Mot es un monstruo enorme que vive en el armario de Leo pero, al contrario que la mayoría de monstruos de armario, a este le gustan los bocadillos y no los niños humanos. Además, llevará a Leo a mundos fantásticos en los que vivirían un sinfín de aventuras.

Zack Galaxy (una aventura intergaláctica) de Jordi Sierra i Fabra con ilustraciones de Alfonso Azpiri.

Mot fue, sin duda, un momento clave en la carrera de un ya veterano Azpiri, como lo fue en su día Zephyr o Lorna. Digamos que Mot universalizó a Azpiri hacia todos los públicos, y comenzaron a seguirlo gente de todas las edades y gustos. Tras eso, Azpiri pasaría un tiempo alejado del mundo del videojuego y de la animación -al parecer no hubo un acuerdo total entre él y Canal + con la adaptación de Mot a la serie animada-. Fue entonces cuando colaboró con el escritor Jordi Sierra i Fabra para sus novelas infantiles de Zack Galaxy en 1996, creando ilustraciones de altísima calidad y con el sello indiscutible del autor.

En los años 2000 seguiría lanzando historietas autoconclusivas de menor calado y la figura de Azpiri pasaría a un segundo plano, únicamente recordada por aquellos adolescentes que ya iban haciéndose adultos y con nostalgia miraban sus cassettes de Spectrum o sus tomos de Lorna. Por ello mismo, a finales de 2009 lanzaría al mercado el libro Azpiri Spectrum, en el que recopilaba sus mejores portadas así como comentarios personales sobre las mismas. Así como en 2011 realizaría una interesantísima colaboración con su buen amigo Forges a través de la obra Drácula, en la que ambos artistas plasmarían su particular visión de la obra de Bram Stoker.

En 2012 realiza una breve colaboración con Nintendo para promocionar New Art Academy para Nintendo 3DS a través de un vídeo escueto pero sincero. En él vemos a Azpiri realizar un dibujo de Mot en Navidad gracias a la herramienta para la portátil de Nintendo. Además, se sincera diciendo: “tengo más proyectos que ganas los editores“.

Dark Souls II visto desde el punto de vista de Azpiri.

Durante esta época Azpiri volvería a recobrar la fama que durante los años 2000 había quedado estancada. Así, se convierte en un personaje recurrente en las ferias de videojuego retro o ferias del libro, llegándole la oportunidad de realizar una portada alternativa para Dark Souls II (From Software, 2014) que bien debería haber sido la original, puesto que reúne la esencia de la saga con lo mejor de Azpiri.

Ygritte.

Fue muy activo en redes sociales, sobre todo en Twitter y Facebook, donde incluso interactuaba con sus seguidores. Por desgracia, nos dejó a los 70 años hace escasos días, con tantos proyectos como él decía que tenía por delante, demasiado pronto para todos aquellos que, de una manera u otra, éramos seguidores de sus dibujos. Un duro palo para el mundo del cómic, del videojuego y, en definitiva, del arte. Como último dibujo, poco antes de morir, está el de Ygritte de Juego de Tronos, el cual apareció en su Twitter el 9 de agosto. Hasta siempre maestro.

Videojuegos con acento británico

Que Inglaterra, Gales, Escocia e Irlanda son escenarios tremendamente atractivos para contar una buena historia no lo niega nadie. No son pocos los libros, las películas o los videojuegos ambientados en esas nubosas islas del mar del norte. De hecho, la importancia de Reino Unido e Irlanda no se ciñe en exclusiva a la ambientación de los videojuegos, ya que tienen un enorme peso dentro de la industria del videojuego.

Y este peso -que puede verse algo afectado por el famoso ‘brexit’- se traduce en un gran número de desarrolladoras autóctonas -y externas, como Rockstar North- que juegan un papel esencial dentro de la industria del videojuego. Algunos ejemplos son:

  • Codemasters – Mítico estudio fundado en 1986 por los hermanos Darling. En su lista tienen un buen número de títulos interesantes entre los que destacan los juegos de conducción. En los últimos años se han centrado casi en exclusiva en la licencia de F1.
  • Core Design – Extinta y con una producción discreta, pero fueron los creadores de Tomb Raider en 1996, por lo que su importancia dentro de este mundillo es capital.
  • Criterion Games – Hoy dedicada a tareas menores, este estudio afincado en Guildford fue el creador de la saga Burnout en 2001.
  • Deep Silver – Importante distribuidora de títulos de segunda línea como Dead Island (Techland, 2011), Catherine (Atlus, 2011), Risen 2: Dark Waters (Piranha Bytes, 2012) o Wasteland 2: Director’s Cut (inXile, 2014).
  • Eidos Interactive – También extinta, responsable de la publicación de sagas tan importantes como Tomb Raider (Core Design) o Commandos (Pyro Studios).
  • Lionhead Studios – Mítica desarrolladora con Peter Molyneux a la cabeza, hoy tristemente desaparecida. Nos dejó videojuegos tan importantes como Black & White (2001), Fable (2004) o The Movies (2005).
  • Media Molecule – Niña mimada de Sony durante la pasada generación y con sede en Guildford. Responsables de uno de los plataformas más interesantes de los últimos tiempos: LittleBigPlanet (2008).
  • Ocean Software – Uno de los gigantes de la industria, marcó una época. Su período de actividad se situó entre 1984 y 1998, dejándonos juegos tan importantes como Match Day (1984), Batman (1986), Los Intocables (1991) o Lucky Luke (1998).
  • Psynogsis – Otra de las grandes desaparecidas y que fue el germen de varias desarrolladoras posteriores, como Sony Studio Liverpool. Trajo a la industria títulos tan interesantes como Wipeout (1995), Destruction Derby (1995), Overboard! (1997) o Spiderman (2000).
  • Rare – Sobran las palabras sobre este estudio original del pequeño pueblo llamado Twycross. Son los padres de Battletoads (1991), Donkey Kong Country (1994), Killer Instinct (1994), GoldenEye (1997), Banjo Kazooie (1998), Perfect Dark (2000), Kameo (2005) o el próximo Sea of Thieves para Xbox One.
  • Revolution Software -No necesita presentación, son los responsables de una de las mejores sagas de aventuras gráficas que se han hecho nunca: Broken Sword.
  • Rockstar North – Posiblemente el mejor estudio de Rockstar que exista a día de hoy. Desde sus oficinas de Edimburgo han salido videojuegos como Grand Theft Auto: Vice City (2002), Grand Theft Auto: San Andreas (2004), Grand Theft Auto IV (2008) o Red Dead Redemption (2010).
  • Rocksteady Studios – Aunque fuese fundada recientemente, este estudio londinense es el responsable de la saga Batman Arkham, ahí es nada.
  • The Creative Assembly – Otro peso pesado, creadores de la saga Total War. Nada más que añadir.

Pero es que no sólo es importante este territorio por el buen número de importantes desarrolladoras originales del lugar, también lo es porque su mercado actúa como baremo a la hora de evaluar las ventas de determinados videojuegos en sus primeras semanas de lanzamiento o los ‘top’ que se realizan mes a mes.

Una tienda GAME en un centro comercial de Londres.

Además, de aquí es original la importante cadena de tiendas de videojuegos GAME, presentes en todo el mundo y visitadas, al menos alguna vez, por cualquier jugador que se precie. Ah, y también es un mercado importantísimo a la hora de importar videojuegos a precios más económicos ¿quién no ha buscado en Google “PAL UK castellano”?

Sin embargo, el presente texto no se va a centrar exclusivamente en elogiar las bondades de los británicos como co-pioneros dentro del mundo del videojuego. El objetivo es bastante diferente y esto únicamente ha sido una introducción. La siguiente selección de juegos ha sido escogida por presentar, de una forma u otra, cierto espíritu británico en su historia o escenarios. No es una lista definitiva, de hecho os animo a todos aquellos que la leáis a que me recomendéis más juegos que deberían estar en la lista.

  • Grand Theft Auto: London 1969 (1999)

Desarrollado en la mismísima Escocia por DMA Design -posteriormente Rockstar North-, esta expansión del Grand Theft Auto original de 1997 nos trasladó a las calles de la capital  británica para seguir realizando nuestras fechorías en 1969, con una clara estética ‘mod’ en todo el juego.

Chelsea no sólo es un equipo de fútbol, también es un barrio de Londres.

Cambiamos los altos edificios de Liberty City por la preciosa arquitectura londinense, con grandes espacios verdes y vehículos de la época, además del handicap de conducir por la izquierda. Es el único Grand Theft Auto hasta la fecha que se ha localizado en una ciudad real y, aunque no sea el mejor de ellos, nos permitió darnos algún que otro paseo por Westminster o el Soho.

  • Scotland Yard (1999)

Cryo Interactive fue un estudio francés que desarrolló un buen número de títulos notables durante la década de los 90. Sin embargo, cometió también algún que otro traspiés, como con Scotland Yard, lanzado en 1999 para PC y basado en el juego de mesa homónimo.

Que Scotland Yard sea un videojuego terrible no quita para que esté impregnado de ese irreconocible aroma británico del que hoy hablamos aquí. De hecho, el juego también se desarrolla en Londres, concretamente a finales del siglo XIX -época clave en este tipo de juegos- y lo que nos propone es ponernos en la piel de un investigador de Scotland Yard o de un criminal.

El Londres del XIX, escenario de Scotland Yard.

Para las 7000 pesetas de la época en España -unos 42€ actuales- el juego ofrecía más bien poco pero ofertaba en un inicio bastante más. Se nos vendió como un juego de mundo abierto e investigación, pero lo cierto es que era muy limitado en todos los aspectos. Nada recomendable pero, eso sí, muy británico.

  • Harry Potter y la piedra filosofal (2001)

El pequeño mago creado por J. K. Rowling en el café The Elephant House de Edimburgo siempre ha tenido un toque muy ‘british’ y sus videojuegos no iban a ser menos. Especialmente icónico fue el primero de ellos Harry Potter y la piedra filosofal, lanzado en multitud de sistemas, con su mejor versión en PSX.

Las diferencias entre Hogwarts y un Instituto británico de postín son pocas.

El juego nos introducía de lleno en el libro y película, dejándonos todo el aroma británico que desprende Hogwarts. Una aventura de acción con toques plataformeros que nos invitaba a recorrer todo el castillo.

  • The Getaway (2002)

La obra maestra del Team Soho tiene como gran protagonista a la ciudad de Londres y supone la forma más efectiva de trasladar la fórmula de Grand Theft Auto a una PS2 de forma seria. Y tan seria, lo que nos contaban era una historia adulta y dura en la que los bajos fondos de la capital eran los protagonistas, al más puro estilo Trainspotting o Rocknrolla.

The Getaway es la forma más segura de visitar algunos barrios de Londres.

Su jugabilidad y mapeado eran otros de los platos fuertes, pudiéndonos mover por casi toda Londres con total libertad, contando con un ‘gunplay’ exigente y consecuente con el tipo de videojuego para el que estaba diseñado. Su secuela, Black Monday, lanzada en 2004 nos hacia volver a la ciudad, pero la trama no resultaba tan interesante.

  • Videojuegos de Sherlock Holmes (2002-2016)

Sir Arthur Conan Doyle creó uno de los arquetipos británicos más recurrentes en la cultura popular: Sherlock Holmes. Dicho personaje, bastante profundo y curioso, se ha prodigado en literatura, cine, televisión y, cómo no, videojuegos.

Siempre han existido juegos sobre Sherlock Holmes, datando el primero de ellos de 1984, prácticamente inaugurando el mundo de los videojuegos a nivel doméstico. Este peculiar detective nunca ha abandonado la industria, pero desde que Frogwares se hizo con la licencia hemos podido disfrutar de verdaderos títulos notables sobre Sherlock y Watson.

El encanto del Londres del XIX.

No sólo la jugabilidad, el guión o el apartado técnico destaca en estos juegos, también lo hace su ambientación. Títulos tales como Sherlock Holmes contra Jack el destripador (2009), Crimes & Punisments (2014) y The Devil’s Daughter (2016) nos muestran un Londres de finales del XIX inigualable.

  • Videojuegos de Poirot (2005-2016)

Hércules Poirot es belga, de hecho es tremendamente belga y odia que lo confundan con un francés. Sin embargo, la creadora del personaje fue Agatha Christie, más británica que la ‘union jack’ y ese toque británico está inserto en toda la obra en la que aparece Poirot.

Poirot en The ABC Murders para PC, Xbox One y PS4.

Los amantes de este grandísimo personaje y los videojuegos tuvimos relativa suerte, pues nos llegaron unos cuantos títulos notables. Si bien la mayoría -de un total de 5- merecen la pena, los más destacables son Evil Under the Sun (AWE Productions, 2007) y The ABC Murders (Artefacts Studio, 2016), gracias a que cuentan con las mejores historias y escenarios de cara a un videojuego. De hecho, precisamente The ABC Murders -El misterio de la guía de ferrocarriles en castellano- transcurre en Reino Unido. Aunque Poirot esté lejos -y por encima- de destilar aroma británico, sus videojuegos basados en las obras de Agatha Christie bien pueden encuadrarse en nuestra particular lista.

  • Fable III (2010)

Que la saga Fable desprende acento británico por sus cuatro costados es innegable. No en vano, fue desarrollada por Lionhead Studios con Peter Molyneux a la cabeza, lo cual explica buena parte de su influencia. De hecho, en todos ellos la acción se desarrolla en Albión, un continente ficticio llamado igual que como se conoce popularmente a las islas británicas.

¿Bowerstone o Londres a finales del siglo XIX?

Pero quizá la más ‘british’ de todos sea su tercera entrega, lanzada en 2010 primero para Xbox 360, con posterior versión en PC en 2011. Es el Fable más completo de todo, en el que se nos presenta la posibilidad de convertirnos en el rey de Albión, con interesantes momentos de gestión del reino. La ciudad llamada Bowerstone, donde se desarrolla la mayor parte del juego, es una especie de Londres industrial del XIX que corrobora la presencia del juego en esta lista.

  • Dishonored (2012)

En la pasada generación Arkane Studios no dejó indiferente a nadie con su obra maestra llamada Dishonored. Los franceses no contaban con un trabajo anterior que avalase su nuevo título, pero tampoco lo necesitaban, ya que Dishonored se vendía prácticamente solo gracias al enorme trabajo realizado.

Dishonored está ambientado en un mundo de islas ficticio, entre las cuales Dunwall es la capital tanto de Gristol -una isla- como de todo el imperio. Y es que al margen de Corvo Attano y Emily Kaldwin, Dunwall es una de las protagonistas del juego gracias a su cuidada ambientación y diseño de niveles.

Tejados de la oscura Dunwall, una mezcla de Londres y Edimburgo a finales del siglo XIX.

Una ciudad gris, oscura e industrial, inspirada, según los propios desarrolladores, por Londres y Edimburgo en el siglo XIX. Y es que la influencia de ambas capitales británicas es innegable, sólo hay que jugarlo o ver algunas imágenes. Además, el mundo de “Las islas” es una clara referencia a las islas británicas.

  • Zombi U / Zombi (2012)

Este temporal exclusivo de la injustamente maltratada Wii U no era un juego más de zombis al uso, sino que era un auténtico Survival Horror con grandes dosis de supervivencia y terror, ambientado en el Londres actual.

Un videojuego, desarrollado por Ubisoft, que bebe directamente de películas como 28 días después (Danny Boyle, 2002), de la cual obtiene gran parte de su esencia como videojuego. El Londres industrial del XIX o el actual de The Getaway quedan atrás para mostrarnos una terrorífica capital en la que reina el caos, asediada por los no muertos. Encontrar zombis con el uniforme de guardia real del palacio de Buckingham es una auténtica barbaridad, en el buen sentido claro.

  • Wolfenstein: The New Order (2014)

La distopia de The New Order es, posiblemente, una de las peores que nos podemos echar a la cara, peor incluso que 1984 de George Orwell. Pero hemos de reconocer que la vuelta de tuerca que le ha dado MachineGames a la saga es sumamente atractiva.

Una versión muy particular de Abbey Road.

El penúltimo Wolfenstein en salir al mercado hasta el momento -si tenemos en cuenta The Old Blood– nos llevaba a través de numerosos escenarios, siendo el Londres ocupado uno de los más importantes en el juego. Además, el arte promocional del juego es tan genial como aterrador.

  • The Order 1886 (2015)

El polémico videojuego exclusivo de PS4 no contó, quizá, con la jugabilidad más fluida del momento, pero funcionó como ‘demo’ técnica de la consola y contó con una ambientación de diez. La acción transcurre en un hipotético Londres de finales del XIX en el que la Revolución Industrial ha ido más allá, llegando a desarrollar una tecnología muy superior a la de la época.

La Orden se encarga de mantener a raya a híbridos -licántropos- y rebeldes, siendo una especie de grupo de operaciones especiales de finales del siglo XIX, pero con tácticas y armamento prácticamente modernos. La representación de Londres, la trama, los personajes y el apartado artístico de The Order 1886 hacen que sea un título imprescindible en esta lista, a pesar de no ser todo lo que los usuarios de PS4 esperaban a nivel jugable.

  • Assassin’s Creed: Syndicate (2015)

Aunque la mayoría del público objetivo de Assassin’s Creed pedía a gritos el ya anunciado Assassin’s Creed: Origins, ambientado en Egipto, Ubisoft quiso mostrarnos una nueva época y localización antes de dar el gran salto. El Londres industrial de finales del siglo XIX es un escenario muy recurrente en literatura, cine y videojuegos, por lo que ambientar un Assassin’s Creed en este escenario sería tremendamente atractivo, a pesar de que el público clamase por otra ambientación.

Al margen de las críticas -fundadas o no- Syndicate nos ofrecía un Londres industrial increíble, con una libertad asombrosa y una ambientación todavía mejor. La Revolución Industrial se mezcla con la época victoriana y las bandas de los bajos fondos, bebiendo directamente de libros como Oliver Twist (Charles Dickens, 1838) y películas como Gangs of New York (Martin Scorsese, 2003), aunque esta última esté ambientada en Estados Unidos.

  • Otros títulos “menores”

Y bueno aquí acaba este pequeño texto dedicado a videojuegos “con acento británico”. Esta selección que he realizado es perfectamente ampliable, de hecho hay videojuegos en los que Londres -por ser la capital- o el Reino Unido están muy pero que muy presentes, aunque quizá no reúnan todos los “requisitos” para ser incluidos en esta lista.

George Sobbart en Glastonbury.

Antes de concluir, a la cabeza se me viene la saga Broken Sword, con la mítica parte en la estación de metro de Londres y el Museo Británico en Las Fuerzas del Mal (Revolution Software, 1997) o la parte de Glastonbury de Broken Sword III: El sueño del dragón (Revolution Software, 2003), que probablemente es la mejor del juego.

También se me vienen a la mente los innumerables videojuegos sobre James Bond, que aunque no están ambientados en Reino Unido -casi ninguno- el carisma de 007 traslada el espíritu británico allá donde esté.

Nathan y el ‘skyline’ de Londres.

Algo así pasa también con determinado momento de Uncharted 3: La traición de Drake (Naughty Dog, 2011), en el que existe un momento importantísimo en la capital británica. Pero bueno, como decía, son casos anecdóticos que únicamente merecen un comentario y no su inclusión en la lista, porque de ese modo deberíamos meter casi cualquier videojuego, ya que las localizaciones británicas son tremendamente recurrentes gracias a su Historia, su geografía y su innegable atractivo.