¿Merece la pena hacerse con una PS Vita?

Desgraciadamente, como todo en la vida, hay consolas que pasan sin pena ni gloria por el mercado, bien por tener un catálogo poco atractivo, por no casar con el público debido a sus características técnicas o de diseño, por ser abandonadas por las ‘third parties’ -compañías que desarrollan software para cualquier plataforma- o bien por ser abandonadas por sus propias compañías.

Este último caso es el de PlayStation Vita, comúnmente conocida como PS Vita o, simplemente, Vita. Todavía a la venta y en producción -febrero de 2018-, PS Vita fue lanzada generando gran expectación a finales de 2011 en Japón y principios de 2012 en el resto de territorios. Llamó la atención por su potencia técnica, que la convierte, a día de hoy, en la portátil más potente realizada hasta la fecha. Entre sus juegos de lanzamiento destacaron Uncharted: El Abismo de Oro, Everybody’s Golf, Gravity Rush o Reality Fighters. A pesar de ello, no pudo competir en sus primeras semanas en el mercado con Nintendo 3DS y, a día de hoy, sus ventas se sitúan en torno a los 16 millones de consolas vendidas, siendo la última de su generación en ventas.

Sony se percató rápidamente de ello; la consola estaba siendo un fracaso a nivel internacional, y únicamente en Japón conseguía despuntar un poco. A raíz de ello, la compañía tokiota fue abandonado paulatinamente la consola fuera de Japón, dejando al jugar occidental las “sobras” del mercado japonés.

Esto la convierte en una videoconsola muy particular debido a que es un hardware potente, cuenta con un catálogo muy concreto y apenas ha tenido incidencia fuera del país del sol naciente. Debido a todo esto, PS Vita puede encontrarse a buenos precios en casi todo el mundo, sobre todo de segunda mano. Y es aquí donde cabe plantearse la pregunta ¿Merece la pena comprar una PS Vita? Pues depende.

Es complicado afirmar o negar con rotundidad la compra de la última portátil de Sony, pues puede tener su nicho fuera de Japón perfectamente. Sin embargo, lo más interesante, a día de hoy, de su catálogo reside precisamente en videojuegos con un alto componente japonés que no a todo jugador puede gustar, amén de los ‘indies’ de la tienda de PlayStation, que suelen estar de oferta cada poco tiempo.

Esto no quita para que, basándonos en los precios de Vita y sus juegos, merezca la pena comprarla porque merece la pena, y mucho, para cualquier jugador que esté un poco abierto a conocer títulos diferentes. A continuación voy a enumerar, bajo mi punto de vista, las razones por las que merecería comprarse una Vita en este momento:

  • Su precio – Actualmente se pueden encontrar PS Vita de segunda mano, en buen estado y a muy buen precio. Personalmente no pagaría más de 80€ por la versión PCH-2000 o 110€ por una PCH-1004 en buen estado. La diferencia entre ambas es que la PCH-2000 lleva una pantalla LCD y la PCH-1004 una pantalla OLED en la que los colores se ven mucho mejor y más vivos. En el caso de encontrar una edición especial el precio podría subir un poco, así como con respecto al estado de conservación de las mismas ¿Por qué entonces el precio es un argumento a favor de comprar una Vita? Muy sencillo, creo que están, ahora mismo, en su mínimo histórico tanto nuevas como de segunda mano y, no sé por qué, tengo la sensación de que va a ser una consola que, con el tiempo, tenderá a subir en base a la maldita especulación del mercado de segunda mano de videojuegos.
  • Juegos – Muchos pensaréis que Vita no tiene muchos títulos que merezcan la pena, pero sí que existe un catálogo básico muy interesante de jugar con las características de la portátil y no en una PS4 – me refiero a títulos como Gravity Rush o Tearaway-. Por ejemplo, para el jugador occidental existen videojuegos como Uncharted: El Abismo de Oro, Tearaway, LittleBigPlanet, Assassin’s Creed III: Liberation, Killzone: Mercenary, las trilogías de Jak & Daxter, Sly Cooper o Ratchet & Clank, Unit 13, Metal Gear Solid HD Collection, Shinobido 2: Revenge of Zen, Army Corps of Hell, Maldita Castilla EX… y casi todos, por ahora, están a precios muy buenos -pero subiendo tímidamente-.
  • Probar cosas nuevas – Y también cuenta con una extensa e interesante batería de juegos japoneses que pueden abrirnos la vista hacia un horizonte inexplorado para algunos jugadores. Es aquí donde reside uno de los encantos principales de PS Vita, pues gran parte de su catálogo se compone de muchos Shooters, JRPGs y ARPGs. Destacan, sobre todo, Freedom Wars, Soul Sacrifice, Everybody’s Golf, Secret of Mana,  Persona 4, La-Mulana EX, Dragon’s Crown, Final Fantasy X/X-2 HD, Yomawari: Night Alone, Hatoful Boyfriend, Sword Art Online, Tokyo Twilight: Ghost Hunters, Toukiden, Criminal Girls, Ys VIII, Hyperdimension Neptunia, Tales of Hearts R… y muchos más. Eso sí, con estos los precios son ligeramente más altos que con los anteriores mencionados, más dirigidos al público occidental.Lo bueno de esto es que, en Japón, Vita sigue más o menos viva por lo que, con ello, podemos asegurarnos una buena tanda de videojuegos si nos gustan de este tipo.
  • Indies – Si nos gusta estar al día en cuanto al panorama ‘indie’ se refiere PS Vita es una buena opción para llevarnos a cualquier sitio esos juegos. Además, la mayoría suele gozar de buenas ofertas puntuales en la tienda de PlayStation y, por si fuera poco, casi todos tienen la opción de ‘cross-buy’ con PS3 o PS4. Importantes son Maldita Castilla EX, Darkest Dungeon, Guacamelee!, Lumo, OlliOlli… eso sí, más vale que nos hagamos con una tarjeta de memoria de más de 4GBs para poder almacenar tantos juegos, ya que la básica se queda rápidamente muy corta.
  • Retro – Aunque en esto, gracias a la emulación, PSP es una consola muchísimo más interesante que Vita ésta tampoco se queda atrás. No sólo porque la tienda de PlayStation están prácticamente todos los títulos de PSP o PSX disponibles sino también porque la consola cuenta con interesantes remakes de juegos como Secret of Mana, Final Fantasy X-X2, Metal Gear Solid 2: Sons of Liberty, Metal Gear Solid 3: Snake Eater, Another World

Estas son las razones por las que, bajo mi punto de vista, merecería hacerse con una Vita a día de hoy. Eso sí, es una decisión que se ha de tomar con plena consciencia de lo que se está comprando; Vita no es una PSP y, por ejemplo, no tiene una ‘scene’ interesante en estos momentos, amén de que su catálogo base se puede encontrar en sistemas como PS4 o PC. Pero es una muy buena alternativa para aquellos que viajan asiduamente o que disfrutan jugando a videoconsolas portátiles.

Es una consola que no destaca más que en potencia, pero su catálogo es interesante si no disponemos de una PS3, PS4 o un PC para jugar.

Sea como fuere, es ahora o nunca; como comentaba unas líneas más arriba, creo que PS Vita está en sus mínimos históricos en ambos modelos así como en el precio de la mayoría de sus juegos. Lo mismo acabo equivocándome, pero una consola con bajas ventas y un catálogo tan concreto, siguiendo la tónica habitual de la especulación en los videojuegos, sólo puede tender a subir de precio, algo que está haciendo tímidamente en los últimos meses.

Anuncios