Personajes inolvidables de videojuegos 19/100 – John Marston

No es el objetivo de esta humilde sección valorar lo obvio, es por ello que rara vez encontraréis personajes protagonistas por estos lares, y si los encontráis es por un motivo especial por que no, no hay cabida para Mario, Sonic, Crash, Spyro o Geralt de Rivia por estos lares -y por estos lares me refiero a la sección, evidentemente-.

Sin embargo, de vez en cuando se cuela un protagonista obvio por aquí por alguna razón tal como que no está, a mi juicio, valorado del todo; que esté completamente olvidado; o bien que el personaje sea bastante más profundo de lo que nos tienen acostumbrados y merezca la pena analizar, aunque sea superficialmente, su perfil en un pequeño texto. Este último ejemplo es el que hoy nos ocupa con John Marston, protagonista de Red Dead Redemption (Rockstar San Diego, 2010).

Nacido en la segunda mitad del siglo XIX en un Estados Unidos en pleno progreso, Marston no tuvo una infancia fácil en el medio oeste norteamericano. Su madre era una prostituta que murió durante el parto y su padre un inmigrante escocés que falleció durante la infancia de nuestro protagonista. Todo esto lo llevó a un orfanato, del que saldría pronto para unirse a la banda de Dutch van der Linde, en la que conocería a Bill Williamson, Javier Escuella y Arthur Morgan.

Juntos llegaron a robar más de medio centenar de bancos con el objetivo de enriquecerse y, también, ayudar a los más desfavorecidos. La banda llegó a alcanzar cierta popularidad, convirtiéndose en un icono popular. Por desgracia para Marston, tras un robo a un banco, fue dado por muerto en un tiroteo y la banda de Dutch lo abandonó creyéndolo.

Tras cumplir sus obligaciones con la ley, Marston abandonó la vida criminal, compró un rancho y formó una familia. Se prometió a sí mismo no volver jamás a ser un forajido, colgando las pistolas para siempre.

Sin embargo, Marston todavía tenía una deuda pendiente con la ley, en concreto con Edgar Ross, agente de lo que en un futuro será el FBI. Marston es llamado por Ross para ayudarle a darle caza a su antigua banda de forajidos, empezando por el infame Bill Williamson. Y, básicamente, esta es la premisa inicial de Red Dead Redemption, la cual nos llevará a conocer un poco mejor a nuestro protagonista, a empatizar con él y a alcanzar su redención de una forma u otra.

Saliéndonos ya de lo que es el argumento en sí, el personaje de Marston es bastante más profundo de lo que nos tienen acostumbrados los protagonistas de los juegos de Rockstar -a excepción de Michael de Grand Theft Auto V-. Hablamos de una persona -ya no es personaje- con serias dificultades durante su vida, a la que las cosas no le han salido del todo bien en un entorno y una época hostil, y que lucha, finalmente, por abandonar todo para intentar llevar una vida lo más recta posible.

Pero lo de Marston es como aquél que intenta dejar de fumar y no puede, pues es esclavo de su pasado y, de hecho, sin su pasado no sería prácticamente nada ni nadie. Marston es, casi, un personaje afortunado dentro de lo que cabe de cara a las oportunidades que le ha brindado la vida, pues o bien hubiese muerto siendo un niño, acabado en cualquier granja de mala muerte a las órdenes de un cacique o muerto durante un tiroteo en un asalto a un banco.

Es precisamente esto lo que nos hace identificarnos con el personaje, pues a todos la vida nos habrá puesto alguna piedra en el camino -a algunos más y a otros menos-, y siempre hemos intentado superarla, recomponernos y no volver a cometer ese error: empezar desde cero al fin y al cabo. Es por eso que Marston es tan humano, tan cercano al jugador. Y es también por eso por lo que es un personaje capital en la industria, porque lo sentimos vivo, vemos que hay dentro de él algo más que una maraña de píxeles que le dan forma y eso amigo, de una forma u otra, llega.

Anuncios

Personajes inolvidables de videojuegos 18/100 – Samuel Drake

Tenemos que ser conscientes y admitir que, por muy buenos que sean, los personajes de la saga Uncharted de Naughty Dog no destacan precisamente por su profundidad o por salirse de los cánones establecidos para las producciones de aventuras palomiteras. Con ello no estoy cuestionando sus capacidades como videojuego, las cuales son sobresalientes, pero es evidente que la profundidad de su trama y personajes ha ido evolucionando conjuntamente con la saga, siendo Uncharted 4: El desenlace del ladrón (Naughty Dog, 2016) el más trabajado de todos en este aspecto.

Dicho juego, alabado por la crítica de medio mundo, nos trajo uno de los personajes más interesantes -sino el que más- de todas las aventuras de Nathan Drake; su hermano Samuel, y si no quieres comerte algún que otro ‘spoiler’ yo no seguiría leyendo porque voy a destripar parte de la trama de dos juegos de la saga.

Samuel Morgan -posteriormente Drake- es el hermano mayor de Nathan Drake, protagonista de la saga Uncharted -con excepción de El Legado Perdido- y uno de los principales personajes de Uncharted 4: El desenlace del ladrón.

Nacido a comienzos de la década de los 70, Samuel Morgan siempre fue bastante más inquieto y arrojado que su hermano pequeño. Con el fallecimiento de su madre, los hermanos Morgan son enviados al orfanato de Saint Francis en Boston cambiando la vida de ambos hermanos para siempre. Dado el carácter de Sam, pronto comienza a llevar una vida al margen de la ley, arrastrando a su hermano, el cual lo considera prácticamente un héroe.

Cumplida la mayoría de edad, Sam comienza a tener trabajos, chapuzas y otras actividades que le ayudan a mantenerse y mantener a su hermano Nathan, todavía en el orfanato. Una noche, Samuel se cuela en el orfanato de Saint Francis para decirle a su hermano que le ayude a colarse en una mansión en la que, según cree, se encuentra el diario de su madre pero, una vez recuperado el cuaderno, la cosa se complica y tienen que huir de la policía. Es entonces cuando Samuel le dice a su hermano que ya no pueden volver a sus antiguas vidas adoptando ambos el apellido Drake en honor a las investigaciones de su madre.

Sam y Nathan de niños.

La vida no trata demasiado bien a los hermanos Drake en los años siguientes, moviéndose ambos al margen de la ley, metiéndose en líos y siempre con el objetivo de encontrar el tesoro de Henry Avery, un mítico pirata del siglo XVII. Eso los lleva a dar con sus huesos en una cárcel panameña en la que, tras intentar escapar con la ayuda de un guardia corrupto, la cosa se tuerce hasta tal punto que disparan mortalmente al hermano mayor de los Drake.

Hasta aquí la historia de Uncharted 4 hubiese discurrido de forma normal con Nathan trabajando como submarinista y dando a su hermano por muerto. Sin embargo, un buen día Samuel aparece siendo así como comienza verdaderamente la trama de Uncharted 4: El desenlace del ladrón.

Ya he destripado bastante y esto no tiene como objetivo contar toda la historia de un personaje determinado en un videojuego sino más bien valorar al personaje en sí de cara al videojuego en el que aparece. Y es que Sam Drake es un personaje tremendamente profundo e interesante dentro del universo de la saga Uncharted, que no destaca precisamente por personajes que se salgan de lo común. Es la relación con su hermano Nathan quizá lo que lo hace tan interesante de cara al jugador, pues a pesar de ser un inconsciente actúa como protector de su hermano, no sin intentar sacar un beneficio de ello de paso.

Es la personalidad de Sam lo que lo hace único y cercano al jugador. Puede caer mejor o peor, pero es indudablemente humano con todo lo que ello conlleva su trasfondo y psicología. Posiblemente sea el más trabajado de toda la saga y, a título personal, el mejor de la misma precisamente por lo comentado.

Aparece también en el tramo final de Uncharted: El Legado Perdido (Naughty Dog, 2017), llevándose un trozo del pastel del protagonismo gracias a la gran construcción del personaje realizada por la desarrolladora estadounidense.

Personajes inolvidables de videojuegos 17/100 – Paulie

El amigo gracioso y enrollado siempre ha sido un clásico en multitud de libros o películas. Ese charlatán al que acabas cogiéndole cariño porque, al fin y al cabo, tiene buen corazón, aunque sea un gángster sin escrúpulos como Paulie. Es uno de los personajes principales de Mafia: The City of Lost Heaven, desarrollado por Illusion Softworks y lanzado al mercado en el año 2002, siendo una auténtica revolución gracias a su historia, su jugabilidad y su apartado técnico.

Y es que si algo ha caracterizado a los checos de Illusion Softworks -hoy 2K Czech- es el profundo desarrollo de las tramas y sus personajes, sobre todo en la serie Mafia. El primer título de la serie es el más icónico, no en vano tiene, quizá, a los personajes más carismáticos de los tres Mafia lanzados hasta la fecha. Esto no se ciñe en exclusiva a Tommy Angelo, el protagonista, sino que prácticamente toda la “familia” Salieri lo es.

Antes de comenzar con el desarrollo del que, considero, es el mejor secundario del juego, he de advertir que habrá ‘spoilers’, pues son inevitables a la hora de hablar de un personaje como Paulie. Un personaje con el que tomaremos contacto justo en la primera misión, cuando él y Sam huyen de los hombres de Morello -el principal antagonista del juego- y suben al taxi de Tommy Angelo para escapar.

A raíz de ese momento, y gracias a las dotes como conductor de Tommy, pasaremos a formar parte de la familia Salieri, dándonos cuenta de que tanto Paulie como Sam no son más que simples “soldados” dentro de la jerarquía del Don. Sin embargo, y dada la inexperiencia de Tommy Angelo, será Paulie el encargado de enseñarle los entresijos de la organización criminal así como su principal compañero durante toda la aventura, forjándose así una importante amistad.

Es un tipo de mediana edad, en torno a los 40 años, por lo que podemos deducir que posiblemente naciera a finales del XIX, no se sabe si en Italia o ya en Estados Unidos. Es un personaje claramente inspirado por los papeles de Joe Pesci en películas como Uno de los Nuestros (Martin Scorsese, 1990) y Casino (Martin Scorsese, 1995). Y aunque siempre se porta bien con nuestro protagonista, es una persona con un temperamento violento y, a veces, impredecible. No podemos perder de vista que, por mucho que Paulie nos caiga simpático, no deja de ser un gángster.

Tommy, Paulie y Sam.

Paulie comenzará actuando como el protector de Tommy hasta que Salieri comienza a encargarnos trabajos a nosotros solos, lo cual no quita para que Paulie siga realizando trabajos con Tommy y Sam, aunque con menos asiduidad.

Un momento clave de la historia será cuando consigan matar a Morello tras una trepidante misión con huida en coche incluida en la que participarán Tommy, Sam y Paulie. Sin embargo, esto supondrá un momento de inflexión muy importante en la historia de Mafia, pues será a partir de este instante cuando Paulie y Tommy comiencen a mostrar cierta desconfianza hacia su Don, Salieri tras una misión en la que les hacen creer que van a robar puros y no diamantes.

A raíz de ese suceso, Tommy y Paulie deciden ir por su cuenta y planean un atraco al First National Bank de Lost Heaven a espaldas de Salieri. A pesar de que el atraco sale bien, Salieri se da cuenta de lo sucedido y envía a Sam a matar a Paulie, siendo Tommy quien descubra el cadáver y termine vengándose de Sam tras un intenso tiroteo en el Museo.

Tommy descubre el cadáver de Paulie tras el atraco al banco.

La muerte de Paulie pondrá, prácticamente, el broche final a Mafia, pues tras ella Tommy tendrá que poner pies en polvorosa y huir de la ciudad antes de que Salieri, su antiguo Don, haga con él lo mismo que con Paulie.

Personajes inolvidables de videojuegos 16/100 – Alduin

Los dragones siempre han sido un tema central dentro de la fantasía a lo largo de la Historia. Han aparecido en incontables escritos -a veces cuyos restos han sido confundidos con esqueletos de grandes reptiles como los cocodrilos-, historias populares, libros, películas, videojuegos e incluso música. Son parte de la cultura popular en casi todo el mundo y todo el mundo tiene una idea generalizada, desde pequeño, de qué es un dragón.

Dragones célebres en la ficción ha habido muchos, desde los actualmente populares Drogon, Rhaegal y Viserion de Juego de Tronos, pasando por Smaug de El Hobbit, Fújur de La Historia Interminable, Mushu de Mulán o Maléfica en su forma de dragón en La Bella Durmiente. En el mundo del videojuego, como cabría esperar, también se han prodigado estos mitológicos seres dando lugar a un plantel igualmente célebre. Pero, precisamente, hay uno que destaca, bajo mi punto de vista, por encima de todos. Y ese es Alduin, de The Elder Scrolls V: Skyrim, la razón alrededor de la cual gira todo el juego.

Alduin es el antagonista principal de Skyrim pero, como comentaba, es la razón del argumento principal del juego y, por ende, podríamos considerarlo incluso como el protagonista del mismo, dependiendo del prisma desde el que se mire. Es un poderoso dragón de color negro, de un gran tamaño, prácticamente un dios de la época Merética, en la que cayó derrotado en el contexto de la Guerra de los Dragones, que enfrentó a dragones y humanos. Pero, realmente, Alduin no fue derrotado sino que fue enviado a otra dimensión en la cual se hizo más sabio y fuerte, llegando a hacerse prácticamente inmortal.

No en vano, a pesar de que en Tamriel se le consideraba muerto, las profecías en torno a Alduin formaban parte del día a día y de la cultura de Skyrim. Alduin no estaba, pero existía en la memoria a modo de “hombre del saco”. Debido a esto, en las tierras del norte se le guardaba un profundo miedo y respeto al extinto dragón de dragones, como bien demuestra el siguiente pasaje de la profecía de Alduin:

“Como los pergaminos antiguos predijeron,
de alas negras en la helada,
cuando hermanos vayan a la guerra,
serán desplegadas,

Alduin, Azote de Reyes,
sombra antigua liberada,
para saciar su hambre y…

¡Devorar el mundo!”

El cual deja en evidencia que en el norte todavía se teme al gran dragón, el cual volvería en algún momento indeterminado para alimentarse de las almas de los nórdicos y así revivir a su ejército de implacables dragones, dando lugar a una nueva guerra, quizá definitiva, entre humanos y dragones.

Muchos escritos dicen que es el primogénito de Akatosh -dios común a casi todas las religiones tamriélicas- y entre los nórdicos es considerado un dios por si mismo. Se desconoce por completo por qué Alduin es un dragón que podríamos considerar como malvado, ya que existen otros como Paarthurnax, líder de los Barbas Grises, que difiere con los propósitos de Alduin para la humanidad -aunque en la era Merética lo apoyase-.

Pero en el año 200 de la Cuarta Era Alduin volvió a aparecer, destruyendo por completo el asentamiento de Helgen, salvando casualmente -o no- al último Sangre de Dragón, precisamente aquél que está llamado a acabar con Alduin y el resto de dragones.

El Muro de Alduin en el templo del Refugio Celestial.

Es en el templo del Refugio Celestial, en la Aguja de Karth, donde se encuentra el llamado Muro de Alduin, en el cual se explica, precisamente la historia de la Guerra de los Dragones y cómo derrotar a Alduin mediante un grito emitido por un Sangre de Dragón, antiguos humanos que compartían sangre con estos seres.

Finalmente, y tras una dura guerra, el último Sangre de Dragón derrotará a Alduin en Sovngarde, el más allá de los nórdicos, dando muerte al dragón más poderoso de todos los tiempos, el llamado Devorador de Mundos.

Personajes inolvidables de videojuegos 15/100 – Urdnot Wrex

BioWare es una compañía que antes que crear juegos crean historias. Todas y cada unas de sus grandes obras cuentan con tramas protagonizadas por grandes personajes en increíbles universos. Una de sus sagas más importantes es precisamente Mass Effect, cuyo primer título fue lanzado en 2007 dejándonos a todos con la boca abierta gracias al impactante universo creado por este estudio canadiense.

Y es que las grandes historias no son nada si no tienen buenos personajes en ellas. La saga Mass Effect está llena de personajes memorables entre los que lo fácil sería escoger a Garrus Vakarian o Tali’Zorah. Sin embargo, un personaje que llega al corazón en su primera entrega es, sin lugar a dudas, Urdnot Wrex, el temible krogan que se gana la vida como mercenario y asesino a sueldo.

Lo conoceremos por primera vez en Mass Effect (BioWare, 2007), tras seguirle la pista a un policía corrupto de la Ciudadela en el Antro de Chora. Después de una serie de acontecimientos en el club de los bajos fondos de la Ciudadela, Wrex decide unirse a Shepard, aunque nunca se supo bien su motivación para ello, pero lo cierto es que lo acompaña durante su aventura, a pesar de que a veces no parece estar muy contento con la decisión.

Este krogan reúne todos los requisitos del perfil del clásico matón de este tipo de historias, siendo un personaje volátil que tiende a la violencia. Sin embargo, y ojo que aquí vienen ‘spoilers’ -aunque a estas alturas esto debería ser similar a destripar que Luke Skywalker es el hijo de Darth Vader-, será a partir de Mass Effect 2 (BioWare, 2010) cuando Wrex se vuelva un personaje más profundo, por lo que para descubrirlo será fundamental dejarlo vivir en el primer título.

Si finalmente hemos evitado la violenta discusión con Wrex de Virmire en el primer Mass Effect, el krogan vivirá y aparecerá tanto en la segunda como en la tercera entrega de la saga. De hecho, gracias a esto conoceremos un poco mejor a los krogan y al propio Wrex, cuya actitud comienza a cobrar sentido.

Violento, machista, tradicional… Wrex supone un choque total para el grupo de Shepard, pero eso se debe a la cultura krogan, en la que las hembras krogan se quedan en casa cuidando  de los bebés mientras sus maridos se dedican a otras labores como el combate.

Wrex un poco pasado de copas en Mass Effect (BioWare, 2007).

En Mass Effect 2 (BioWare, 2010), Wrex se convierte en el líder del clan Urdnot, llevando a cabo un proceso de unión y renovación en los krogan. Además, su principal labor se centra en combatir la genofagia -que tiene por objetivo hacer abortar a las hembras krogan, para reducir su población-. Wrex recibe con los brazos abiertos a Shepard y a Grunt, ayudando al pequeño krogan a realizar su ritual de madurez, pero rechaza unirse al grupo de Shepard ya que considera que debe quedarse en Tuchanka y mantener a los krogan unidos.

Wrex volverá a aparecer en Mass Effect 3 (BioWare, 2012) y, de hecho, jugará un papel fundamental en la guerra contra los segadores, de hecho lucha activamente en la batalla final de Londres. Sin embargo, no será un personaje jugable durante el juego. Ocurra lo que ocurra, Urdnot Wrex será considerado, al final de la aventura, como un héroe de guerra entre los krogan. Y es que este incorregible personaje esconde muchas más motivaciones de las que parece en un primer momento.

Personajes inolvidables de videojuegos 14/100 – Frank West

Una de las razones para hacerse con una Xbox 360 fue precisamente Dead Rising, desarrollado por Capcom en exclusiva para la consola de Microsoft, con la figura de Keiji Inafune como aval y con una premisa tremendamente interesante: llevar la película El amanecer de los muertos de 1978 dirigida por George A. Romero al mundo del videojuego -aunque extraoficialmente, claro-.

Este primer Dead Rising sostuvo el equilibrio en la balanza entre el homenaje y la parodia, entre el juego serio y la comedia. Por ello, contó con un guión y una puesta en escena bastante potentes, aunque con un más que inconfundible tufo japonés. Gran parte de su atractivo se debe al universo creado en torno al juego -no en vano, se han realizado hasta la fecha seis Dead Rising diferentes, si contamos Off the record y el de Wii- en el que hay una figura central, protagonista de tres Dead Rising diferentes: el reportero Frank West.

Frank West, reportero freelance.

Frank Algernon West es un periodista freelance de poca monta al que el incidente de Willamette le “salva la carrera”, por decirlo de alguna manera. West recibe la noticia de que extraños sucesos se están dando entre los habitantes del pueblo de Willamette en Colorado (EEUU), por lo que decide ir allí para cubrir la noticia en persona.

Armado únicamente con su inseparable cámara de fotos y un look de reportero ‘playboy’ Frank se adentra en la azotea del centro comercial de Willamette para dar comienzo a la saga Dead Rising y a su leyenda dentro de la misma.

Rob Riggle intentando emular a Frank West en Dead Rising: Watchtower.

No es el protagonista más interesante del mundo del videojuego, eso queda claro, pero es una pieza clave en el videojuego de zombis -tanto clásico como actual- y en la saga Dead Rising. Y, además, tiene bastante más carisma que los otros dos protagonistas de la saga -Chuck Greene y Nick Ramos-. Comienza con 36 años en el primer Dead Rising para acabar con 52 en el último, aunque en este aparezca considerablemente más joven -y con mejor aspecto- que en el despropósito de Off the record, en el que aparece con el triple de frente, de entradas y de peso.

Frank en Dead Rising 4.

Como comentaba, es una pieza clave en la saga y, sinceramente, salvo en Dead Rising 3, nunca debió abandonar el protagonismo de la misma. Su papel en Off the record -el peor Dead Rising hecho hasta la fecha- no le hace justicia, así como su aparición en la película Dead Rising: Watchtower (Zach Lipovsky, 2015), en la que es interpretado por Rob Riggle, un cómico norteamericano. Por suerte para todos, Frank West volvió a recobrar relativamente la dignidad en 2016 con Dead Rising 4.

Personajes inolvidables de videojuegos 13/100 – Oswald el conejo afortunado

Wii sí que fue una consola afortunada, y más aún lo fueron sus usuarios. La blanca de Nintendo no necesitó unas características técnicas asombrosas para encandilar a más de medio mundo. Fue una consola para todos los públicos, con un catálogo impresionante que nos dejó, muy posiblemente, los mejores títulos de la pasada generación. No todo fueron juegos en familia para cenas de Navidad, hubo bastante hueco para títulos bastante adultos, Survival Horror e incluso el regreso de importantes personajes. Ese fue el caso de Epic Mickey, desarrollado por Junction Point Studios con Warren Spector a la cabeza.

Oswald en Epic Mickey: El retorno de dos héroes (2012).

Y como ocurre con un gran número de videojuegos, libros o películas, en Epic Mickey el auténtico protagonista -o al menos el protagonista absoluto- no es precisamente Mickey Mouse. Es cierto que el juego, lanzado en 2010, supone la vuelta por la puerta grande del mítico ratón de Disney, pero es que sin Oswald el conejo afortunado el mismo Epic Mickey no tendría razón de ser, realmente Oswald es el verdadero protagonista del juego, aunque manejemos a Mickey durante toda la aventura.

Oswald fue un personaje de la factoría Disney creado en 1927 para protagonizar una serie de cortometrajes y convertirse en el verdadero icono de la marca Disney. Sin embargo, a pesar de contar con cierto protagonismo entre 1927 y 1937, Oswald fue condenado al ostracismo por parte de la propia Disney, la cual contaba ya con Mickey Mouse, creado en 1928, que había gustado más entre el público. Así, de la noche a la mañana, Oswald fue apartado por completo de la escena, con una única y última aparición en 1943. Es un conejo muy en la línea de Mickey Mouse, completamente negro, con la cara blanca, orejas características y pantalón azul.

Sin embargo, recuperaría un papel esencial gracias a Epic Mickey en 2010, postulándose en un inicio como un antagonista pero acaparando, finalmente, gran parte del protagonismo. Porque Epic Mickey no sólo supone la vuelta de Mickey al videojuego sino también la vuelta de Oswald al universo Disney por la puerta grande.

En Epic Mickey todo gira alrededor de El Páramo, el lugar creado por el mago Yen Sid para todos aquellos personajes olvidados por la factoría Disney. Pero, por una serie de desafortunados acontecimientos, Mickey es deportado al Páramo, donde Oswald lo espera con sed de venganza. Oswald, en Epic Mickey, considera que el famoso ratón es el responsable de su olvido: que le ha robado el protagonismo. Por ello, colabora con el villano del juego con el único objetivo de destruir a Mickey Mouse para suplantar él su papel, tal y como debería haber sido si Walt Disney y Ub Iwkers no lo hubiesen creado en 1928.

Oswald es uno de los personajes principales en Epic Mickey (2010), Epic Mickey: El retorno de dos héroes (2012) y Epic Mickey: Mundo Misterioso (2012).