[ANÁLISIS] Sherlock Holmes Crimes & Punishments

El personaje de Sherlock Holmes, creado por Arthur Conan Doyle en 1887, es tan versátil que se ha prodigado por todos los medios posibles, ya sean películas, libros, series y, por supuesto, videojuegos. Un detective tan británico y repelente es obvio que cause cierto atractivo entre un público concreto, y es que las posibilidades a la hora de desarrollar o trasladar una aventura de Sherlock Holmes y su compañero el Dr. Watson son muy variadas.

Es un icono popular, no sólo en Reino Unido, y ha sido mostrado de todas las formas posibles. El clásico Sherlock de las novelas y películas como La vida privada de Sherlock Holmes (Billy Wilder, 1970), animes como la serie de Miayazaki y compañía en 1984, versiones más que cuestionables como las protagonizadas por Robert Downey Jr. y, por supuesto, adaptaciones como el insuperable Sherlock de Benedict Cumberbatch.

Así pues, Holmes también se introdujo de lleno en el videojuego, con multitud de aventuras del mítico detective en casi todas las épocas y plataformas. La primera de ellas la pudimos disfrutar en 1984 para MSX, llamada Sherlock y desarrollada por Beam Software. En 1986 se lanzó otra para FAMICOM (NES) y se llamaba Sherlock Holmes: The Kidnapping of the Earl’s Daughter (Towa Chiki, 1986), le siguió otra para plataformas como Commodore 64, habiendo sido desarrollada por Datasoft y titulada 221B Baker Street.

Después de una época dorada en microordenadores, Holmes vivió una temporada en las sombras y nadie parecía acordarse de él en la industria. Hasta que en 2002 subió a la palestra Frogwares, un desconocido estudio ucraniano que se ha encargado, en exclusiva, de desarrollar los juegos de Sherlock Holmes, reviviendo al personaje dentro del mundo del videojuego. El primero de ellos fue El Misterio de la Momia en 2002 para PC y el último The Devil’s Daughter en 2016 para PC y consolas de nueva generación. El que hoy nos ocupa es precisamente el penúltimo de ellos y, por suerte para muchos, salió en multitud de sistemas.

A nivel técnico, en Xbox 360 que es la plataforma en la que lo he jugado, cumple sobradamente, aunque tampoco es un referente en cuanto a potencia gráfica. Sin embargo, para tratarse de una aventura gráfica, Crimes & Punishments impresiona, impresiona por su cuidadísima ambientación, digna del Sherlock Holmes más clásico y completamente alejada de esperpentos como los filmes de Guy Ritchie. Es decir, lo más importante de este título a nivel gráfico es precisamente su dirección artística y no tanto su apartado técnico puro, el cual funciona bien y no afecta negativamente a la jugabilidad.

El Londres de finales del siglo XIX sirve de escenario para la mayoría de casos de Crimes & Punishments, aunque también se exploran otras localizaciones de Reino Unido. Es un juego puramente británico y es algo que derrocha por sus cuatro costados, aquellos amantes de todo este mundo disfrutarán mucho con este videojuego, ya que la elegancia es una de sus cartas de presentación.

La variedad de los escenarios, el atrezzo de los mismos y el diseño son puntos que juegan a favor del título de Frogwares. Aunque, bien es cierto, quizá debería haberse optado por escenarios algo un poco más amplios -en determinados casos- así como una mayor libertad, pero esto ya lo comentaremos en el apartado jugable. El paisaje de fondo está muy poco trabajado, llegando incluso a niveles de hace más de 20 años. Una decisión completamente extraña, ya que el resto del apartado técnico del juego cumple su cometido acorde a los sistemas en los que ha sido lanzado. Aún así, son todos muy acordes al universo de Holmes y el diseño del 221B de Baker Street es, sencillamente, genial.

Los personajes son, prácticamente, lo mejor del juego en cuanto a nivel técnico. Este es un apartado que está íntimamente ligado a la jugabilidad, por ello, desde Frogwares han puesto bastante más empeño que en otros -como el paisaje, por ejemplo-. Existen una gran cantidad de primeros planos de los personajes, así como multitud de detalles en cada uno de ellos, dejándonos una sensación general bastante notable. Lástima que no podamos decir lo mismo de los pocos efectos que aparecen tales como fuego o explosiones, que dan, literalmente, vergüenza ajena.

Entrando en el apartado sonoro encontramos una serie de melodías muy apropiadas y en la línea del juego, compuestas por el norteamericano Kevin MacLeod. Dicha banda sonora, como he comentado, ambienta a Crimes & Punishments a la perfección, aunque no pasará a los Anales de la historia del videojuego, siendo fácilmente olvidable una vez concluido el título. Los efectos de sonido, tales como lluvia y ambiente, si que cumplen su cometido eficazmente y logran una atmósfera, junto con el apartado técnico, bastante interesante. Por último, destacar que el juego no está doblado al castellano, aunque sí traducido. Para algunos resultará un verdadero acierto al escuchar a Holmes en inglés, pero lo cierto es que un doblaje al castellano no hubiese estado de más.

Es en la jugabilidad donde reside la verdadera esencia de Crimes & Punishments. Nadie aborda un juego de estas características por su apartado técnico o sonoro sino por sus mecánicas jugables y su historia. Es, al fin y al cabo, una aventura gráfica y, como tal, está orientada a un público muy específico. Frogwares abandona parte de las mecánicas que llevaba usando desde 2002 en la serie de Sherlock Holmes para apostar por un sistema mucho más atractivo, más guiado sí, pero mejor medido.

Crimes & Punishments es lineal, de eso no cabe duda alguna. No existe apenas libertad más que la de moverse, a través de un mapa, entre las diferentes localizaciones de cada caso, las cuales re-visitaremos continuamente hasta dar con las pistas necesarias para esclarecer el crimen en cuestión. Los escenarios en cuestión son los verdaderos protagonistas de la aventura, ya que en ellos se encontrarán, de forma más o menos clara, las pistas necesarias para seguir avanzando. Para ello, Sherlock podrá hacer uso de dos tipos de visiones que le harán reconstruir el crimen -no siempre es un asesinato-, aunque considero que estas dos visiones están desaprovechadas por completo. Por un lado porque, en algunos casos, se abusa de ellas y por otro porque resultan completamente inútiles. No hay un término medio al respecto de esta recurso.

Quizá lo más interesante del juego sean los interrogatorios que realiza Sherlock Holmes a los sospechosos, en los cuales se usan los anteriores aspectos. Con las pistas y deducciones podremos apretarle las tuercas a los personajes, además de realizar un fugaz reconocimiento físico de los mismos para comprobar si están mintiendo o no, al estilo L.A. Noire (Team Bondi, 2011), aunque resuelto de otra forma. Estos reconocimientos nos darán más pistas o la posibilidades de realizar más preguntas a los sospechosos.

Una vez vamos reuniendo pistas, Holmes podrá realizar deducciones, que no siempre serán las correctas – aunque, como digo, es un juego bastante lineal-. Es también un apartado sumamente interesante, ya que en cada caso podremos errar y acusar del crimen a la persona que no lo es, afectando mínimamente a la trama.

Es un juego lento y guiado, con buenas ideas que no aprovecha al cien por cien. Y he ahí su mayor error, ya que Crimes & Punishments promete mucho y no profundiza en todo su potencial base. Las mecánicas, aunque no están pulidas, resultan originales y muy apropiadas para una aventura gráfica de Sherlock Holmes. Se evidencia un notable avance por parte de Frogwares al respecto de los anteriores títulos y ojalá en The Devil’s Daughter (Frogwares, 2016) se haya cuajado definitivamente este sistema.

La trama es el otro pilar fundamental del juego. Son seis casos diferentes sin relación entre ellos, una decisión, bajo mi punto de vista, poco acertada, ya que no conseguiremos inmiscuirnos al cien por cien en ellos, y hay algunos bastante más interesantes que otros. Aún así, no chirría del todo, ya que este formato está impregnado por un halo novelesco muy acorde a las aventuras literarias de Holmes.

Estos seis casos son los siguientes:

  1. El fin de Peter el negro: en el cual se investiga la muerte de Peter Carey, un capitán de un barco ballenero que aparece empalado en su casa y que, además, cuenta con un turbio pasado. Uno de los más escabrosos e interesantes del juego.
  2. El misterio ferroviario: inspirado por un caso literario de Sherlock Holmes, en este episodio Holmes y Watson investigan la desaparición de un ferrocarril. Un caso que comienza bastante bien y que va perdiendo fuelle poco a poco. Lo mejor son sus escenarios.
  3. Baños de sangre: un afamado arqueólogo ha aparecido muerto en las termas de Londres en un extraño asesinato. Un caso que comienza muy bien y que, sin embargo, acaba resultando algo tedioso y rebuscado.
  4. El suceso de Abbey Grange: un aristócrata ha sido hallado asesinado en su mansión  de Londres en lo que, a priori, ha sido un robo. Uno de los casos más interesantes del juego, de rabiosa actualidad y que pondrá a prueba nuestra “humanidad”.
  5. Tragedia en los Kew Gardens: Holmes es llamado para investigar el robo de unas plantas en los jardines Kew, sin embargo, el robo de estas plantas oculta algo más. Es un caso diferente, interesante y exótico, aunque no está a la altura del primer y cuarto caso.
  6. Un paseo a la luz de la luna: el broche final del juego, un caso muy interesante en el que se investiga un tiroteo en un callejón del barrio londinense de Whitecapel. Más interesante que los más flojos, aunque no a la altura de los mejores del título.

Como vemos, es un juego cargado de altibajos en su guión. De todas formas, cada caso es lo suficientemente interesante como para mantenernos atentos a la pantalla en todo momento, sólo en algunos casos habrá tramos que nos resulten tediosos. Dividir la trama en seis casos sin aparente conexión es un ejercicio de clasicismo total por parte de Frogwares, sin embargo es una decisión que puede no gustar a todo el mundo. En mi caso, creo que en el caso de Sherlock Holmes es correcta, aunque también me hubiese gustado mucho jugar un gran caso.

En definitiva, Crimes & Punishments no es un juego perfecto, aunque tampoco es un mal juego en absoluto. Está destinado a un público muy concreto y todos aquellos que disfruten de las aventuras gráficas o sean seguidores del gran personaje creado por Arthur Conan Doyle disfrutarán, sin ninguna duda, del penúltimo juego de Holmes.

NOTA: 7,5/10.

Anuncios

2 pensamientos en “[ANÁLISIS] Sherlock Holmes Crimes & Punishments

  1. Este juego lo empecé pero nunca lo termine, a pesar de eso me doy cuenta que es un gran juego.
    Como lector de Conan Doyle, te cuento que varios libros de Sherlock están escritos con casos totalmente desconectados. Entiendo tu comentario porque a mi me pasa lo mismo con los libros, pero entiendo que Frogwares haya querido mantener la esencia de los libros con los casos.
    Un saludo y nos estamos leyendo!!

    • Te animo a que lo termines, ya que es un juego bastante notable y sirve para pasar el rato, más aún si te gusta el personaje como veo.

      Respecto a lo episódico, estoy de acuerdo contigo, recuerda mucho a las diferentes novelas de Holmes, que no tienen conexión entre sí. Lo que ocurre es que en el juego no todos los episodios son igual de “buenos” y eso hace que no lleguemos a conectar al 100% con el personaje.

      Gracias por escribir y un saludo! 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s