[ANÁLISIS] Wolfenstein: The New Order

A la hora de hablar sobre un Wolfenstein hay que andar con pies de plomo, no ir a la ligera y valorar, consecuentemente, lo que tenemos ante nosotros. Un Wolfenstein nunca es un juego cualquiera, al menos hasta la fecha, ya que sus orígenes hacen que se le deba un mínimo respeto a la hora de abordar cualquier título de esta saga.

El testigo de id Software ha sido perfectamente obtenido por los sucesivos estudios que se han lanzado a desarrollar un Wolfenstein -que no han sido pocos, precisamente-. Así pues, cuando a la novel desarrolladora sueca MachineGames -amparados por Bethesda Softworks- le encargaron desarrollar un nuevo título de la saga, no se lo pensaron dos veces y realizaron un exhaustivo estudio para recuperar la esencia del padre del FPS tal y como lo conocemos.

Así pues, a mediados de 2014, poco después del estreno de la nueva generación de videoconsolas, llegaba la ópera prima de MachineGames, el mejor Wolfenstein de la Historia de los videojuegos que marcaría el resurgir de la saga y la reivindicación del FPS puro.

Gráficamente a nadie le cogerá por sorpresa que The New Order no sea un título puntero en ninguna de las diferentes plataformas en las que salió. De hecho, incluso en Xbox 360 y PS3 existen juegos con un apartado técnico superior. Esto se debe, en parte, a que hablamos de un título intergeneracional lanzado en PC, PS4, Xbox one, PS3 y Xbox 360, por lo que, como es lógico, no aprovecha la potencia de ninguna de estas plataformas al 100%.

Pero, ojo, esto no quiere decir que estemos ante un juego anticuado o poco definido, de hecho en Xbox One -plataforma en la que lo he jugado- se ve de maravilla y no resulta desagradable en absoluto. Dejando a un lado la resolución y los fotogramas por segundo, aspectos que NUNCA valoro en un juego -a no ser que afecten directamente a la jugabilidad-, The New Order se encuentra muy trabajado a nivel artístico. Vale que sus efectos -tales como explosiones y demás- no sean el último grito, pero el usuario medio de un Wolfenstein no es aquél que se dedica a poner mods a GTA V, Skyrim o Crysis.

Por ello, MachineGames ha hecho mucho énfasis en el diseño tanto a nivel artístico como de escenarios. Por un lado nos encontramos con escenarios plagados de detalles, tremendamente convincentes gracias al atrezzo e impresionantes por su apartado artístico. Y, por otro lado, el diseño de los mismos, a nivel jugable, es increíble, sin bajar el nivel en ningún momento, dejando el listón a la altura del Olimpo gracias a una calidad que va ‘in crescendo’.

El diseño de los enemigos y otros personajes es otro plato fuerte de The New Order. Heredando lo mejor de títulos anteriores, se ha hecho un increíble trabajo artístico gracias a un profundo conocimiento de la Historia, la saga y la moda. Por último, destacar también el buen trabajo facial realizado en la mayoría de personajes.

A nivel sonoro hablamos de otra barbaridad a todos los efectos. En primer lugar contamos con una gran banda sonora muy cañera orquestada por la colaboración del compositor australiano Mick Gordon –Need for Speed: Shift, Killer Instinct, Doom, Prey– y el guitarrista sueco Fredrik Thordental, miembro de la banda Messhugah. De esta extraña simbiosis han salido unos notables temas que casan perfectamente con la tónica general de The New Order. Los efectos de sonido gozan también de un nivel muy alto, generando una ambientación tan disfrutable como creíble. Para terminar con el sonido es preciso destacar el gran trabajo realizado con el doblaje al castellano, el cual es completamente sobresaliente.

La jugabilidad es el plato fuerte del juego, al menos para un importante sector del público. Para empezar, es preciso aclarar que The New Order carece de multijugador online, algo que es una rareza en un FPS actual. Pero es que este título bebe directamente de las fuentes más clásicas y no entiende de modas. Nos encontramos ante un FPS puro y duro, de la verdadera vieja escuela, sin anestesia para ello. Esto se traduce, básicamente, en acción a raudales, botiquines, blindaje… olvídate de regenerar salud o de ayudas, ya que Wolfenstein: The New Order es un título exigente e incluso en los niveles de dificultad intermedios -dificultad que podremos elegir al inicio de la campaña- resulta más complicado que la mayoría de FPS actuales.

Además, hablamos también de una duración inusual para un FPS de hoy en día, ya que la historia, en un modo de dificultad intermedio, dura unas 14 horas. Para ampliar la experiencia y perdernos un poco más por los increíbles escenarios del juego, existen también una serie de coleccionables a la vieja usanza. Un aliciente más en un título perfecto.

La historia no está en un segundo plano, si habéis llegado hasta aquí ya sabréis más que de sobra que no estamos ante un ‘shooter’ típico. Al carecer de multijugador, lo mejor que podían hacer MachineGames es orquestar una campaña sobresaliente, lo cual han conseguido más que de sobra gracias a una simbiosis efectiva entre narrativa y acción.

Nuestra aventura comienza a finales de la II Guerra Mundial, los alemanes están a punto de ganar la guerra gracias al uso de una tecnología muy superior a la aliada. Dicha tecnología es fruto, a priori, de las investigaciones del Dr. Wilhem Strasse “Calavera”, por lo que nuestro protagonista, William Joseph Blazkowicz, se dirige, junto con la escuadra aliada, a la fortaleza de Calavera con el objetivo de poner fin a la guerra, cortando el problema de raíz.

Pero las cosas no salen como estaban planeadas… y, para no desvelar demasiado más de la trama, Blazkowicz se despierta 14 años después, en 1960 en Alemania. La guerra terminó, ganaron los alemanes y ahora controlan prácticamente todo el mundo. Blazkowicz se encuentra internado en un hospital para enfermos terminales, pero todo cambiará en cuanto se percate de lo que sucede.

Después de tamaña parrafada creo que no deben quedar muchas dudas al respecto de The New Order. Heredero directo de Wolfenstein 3D y Return to Castle Wolfenstein, este último vástago de tan importante saga ha superado a sus maestros convirtiéndose en el mejor Wolfenstein de todos los tiempos y en uno de los FPS más importantes de la última década. Así sí.

NOTA: 9,5/10.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s