[ANÁLISIS] Ori and the Blind Forest

Hasta no hace mucho, el concepto ‘metroidvania‘ estaba algo en desuso debido a que el propio concepto de las plataformas en 2D también lo estaba -salvo honrosas excepciones-. Con la popularización de lo ‘retro’ y el auge del videojuego independiente, este concepto se rescató del olvido y muchas desarrolladoras comenzaron a usarlo en sus títulos con más o menos acierto.

Gracias a esta resurrección, desde la preciosa Viena, el estudio austriaco Moon Studios, con el apoyo de Microsoft, se lanzó a la ardua empresa de desarrollar un ‘metroidvania’ puro y duro, con estética independiente, en formato digital -por desgracia- y que pudiese mirar cara a cara a los propios Metroid o Castlevania.

Así pues, exclusivo de Xbox y PC, a comienzos de 2015 nos llegaba esta obra de arte audiovisual llamada Ori and the Blind Forest, la cual, por méritos propios, ha sabido situarse en un nicho olvidado o mal comprendido para reinventar un género maravilloso.

Gráficamente es una obra de arte innegable. No sólo por su aspecto visual, el cual nos recuerda a pinturas, artes conceptuales o dibujos, sino también por su increíble diseño del escenario, el cual rezuma calidad por sus cuatro costados, regalándonos uno de los más bellos y exigentes mundos del género.

Que a nadie le eche hacia atrás que estemos ante un plataformas exclusivamente en 2D, precisamente ahí es donde radica la belleza y personalidad del juego. Ori and the Blind Forest no hubiese alcanzado su complejidad y belleza sin un concepto 2D puro como este.

Además, el título de Moon Studios es un completo espectáculo visual gracias a la gran cantidad de efectos en pantalla así como la paleta de colores escogida para cada zona. Prácticamente, gracias a su diseño artístico, atrezzo y ambientación, el juego conseguirá trasladarnos a las diferentes zonas del bosque, haciéndonos sentir frío, calor, humedad…

El apartado sonoro es otra de las maravillas de Ori and the Blind Forest. Por un lado contamos con una increíble banda sonora orquestada por el británico Gareth Coker, el cual consigue ambientar lo ideado por Moon Studios a la perfección, realizando una simbiosis 100% efectiva. Además, los efectos de sonido son variados y de suma calidad, coherentes con la línea general del título. Y, para terminar, el juego se encuentra completamente traducido al castellano, algo muy importante, ya que la trama de Ori and the Blind Forest, a pesar de ser un plataformas, es una de las piedras angulares del videojuego.

La jugabilidad es muy exigente con el usuario y poco acorde a los tiempos que corren, ya que la dificultad es más elevada que la media de títulos actuales de este tipo, únicamente igualada por otras obras como Rayman Origins o Donkey Kong Country: Tropical Freeze. Esto lo hace, y con respeto para todo el mundo, poco aconsejable para jugadores con poca paciencia o no muy afines a las plataformas en 2D, ya que la experiencia puede ser algo frustrante. Pero, como si de un Dark Souls se tratase, en Ori and the Blind Forest aprenderemos de nuestros errores para seguir avanzando. La muerte es algo natural en el título de Moon Studios, aunque a veces se prodigue demasiado.

Como acabo de comentar, es un plataformas 2D horizontal puro que, además, bebe directamente de sagas como Metroid o Castlevania. Por ello, desbloquear habilidades de Ori será fundamental para avanzar por los diferentes escenarios. Como en la mayoría de este tipo de juegos -metroidvanias-, en un inicio estará todo disponible, pero no podremos avanzar por determinados lugares a no ser que desbloqueemos la habilidad necesaria para ello, por lo que es preciso tener buena memoria y recordar todo para no perdernos demasiado por el bosque. Además, el juego implementa un básico pero eficaz sistema de ataque que será fundamental para derrotar al gran número de enemigos del juego.

La historia es uno de los pilares del juego. Estamos acostumbrados a que en muchos plataformas -ya sean en 2D, 2.5D o 3D- se deje un poco de lado la trama para favorecer la jugabilidad, pero en Ori and the Blind Forest no ocurre esto, ya que la trama es precisamente lo que da sentido a todo.

Ori es un espíritu guardián del bosque que, durante una tormenta, cae del Árbol del Espíritu, el cual da vida al bosque. Rescatado por Naru, una bondadosa criatura del bosque, Ori y Naru inician una estrecha relación de amistad ayudándose mutuamente a sobrevivir en el bosque. Pero un día se desata un cataclismo que acaba con toda la flora y la fauna del bosque, por lo que Ori y Naru se quedan sin alimentos. A raíz de este momento comienza la odisea de Ori por devolver la vida al bosque, ya que no puedo contar más a riesgo de destripar importantes momentos de la trama. Sólo puedo decir, que tengáis preparados pañuelos si sois sensibles, ya que la historia de Ori and the Blind Forest es tan preciosa como emotiva.

En definitiva, Ori and the Blind Forest es una experiencia única que ningún jugador de Xbox o PC debería dejar pasar. No sólo merece la pena por su jugabilidad, sino que merece la pena por todo. Un título redondo que no dejará a nadie indiferente, una obra maestra y clásico instantáneo.

NOTA: 9,2/10.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s