[ANÁLISIS] 60 seconds!

El panorama del videojuego independiente vive una época dorada y es algo que, directamente, nos beneficia a nosotros: los jugadores. Gracias a plataformas como Steam y el auge del formato digital podemos disfrutar de pequeños juegos interesantes, alocadas ideas o arriesgados conceptos que en otro panorama no tendrían cabida debido al riesgo que ello supone.

Con un presupuesto de risa, muchas influencias y más imaginación si cabe, el estudio polaco Robot Gentleman lanzó al mercado 60 seconds! a mediados de 2015. La premisa era ultra sencilla: sobrevivir a un holocausto nuclear -con todo lo que ello conlleva- el mayor tiempo posible con aquellos objetos que podamos recoger en 60 segundos.

El juego funcionó bastante bien, cosechando críticas notables entre los usuarios gracias a su buena relación calidad-precio -9,99€ o incluso menos en las rebajas de Steam-. Sin embargo, a pesar de su simpleza, 60 seconds! acusa notorios fallos que lo alejan, desgraciadamente, del notable.

Gráficamente es un título simple a todos los efectos, pero también es tremendamente efectivo, y es que en este apartado no se le puede poner ningún pero al juego de Robot Gentleman. El apartado gráfico podríamos dividirlo en dos partes bien diferenciadas:

  • Una con vista cenital en 3D, en la que manejamos al cabeza de familia a través de una vivienda unifamiliar típicamente americana. En dicha vivienda, que cambia aleatoriamente en cada partida, tendremos que recorrer las habitaciones en busca de objetos.
  • Otra parte en 2D puro, sin apenas animaciones, que se desarrolla en el búnker/refugio nuclear de la familia y en la que se desarrolla la mayor parte de cada partida a través de decisiones que tomamos en una libreta.

Cumplir cumple y, al menos, no ha tirado del ya cansino pixel-art que estamos acabando por aborrecer. Su diseño artístico, sobre todo en el apartado 2D, es notable pero quizá se eche en falta más variedad entre partida y partida.

A nivel sonoro es un juego simple, con una banda sonora bastante repetitiva pero que no llega a molestar en ningún momento. Los efectos son también simples, pero es que 60 seconds!, honestamente, no necesita más. A su favor tiene que está completamente traducido al castellano.

La jugabilidad es la gran protagonista de 60 seconds! y, al igual que el apartado gráfico podríamos dividirla en dos tipos bastante diferentes:

  • Por un lado, la parte en 3D con vista cenital, la cual se desarrolla durante exactamente 60 segundos -aunque podemos hacer uso de 20 más en niveles de dificultad inferiores-. Durante ese minuto tendremos que recolectar todo lo posible de nuestra casa -familiares incluidos- para meterlos en el refugio y poder, con ellos, sobrevivir el máximo de tiempo posible.En este apartado, el control es algo ortopédico y nada fluido, lo cual imposibilita el tomar decisiones correctas al respecto de los objetos y/o familiares. Además, la vista cenital no ayuda demasiado; quizá Robot Gentleman debería haber optado por una vista en primera o tercera persona para esta parte.
  • La segunda parte, la más extensa y que se desarrolla íntegramente en 2D, es la más importante del juego. Tiene lugar en el refugio subterráneo. Allí, con los objetos y familiares que se han venido con nosotros, tomaremos decisiones diarias tales como racionar comida y agua, realizar expediciones al exterior o peligros eventuales que amenazaran nuestra seguridad familiar.

El objetivo general, cómo no, es sobrevivir el máximo de días posibles hasta esperar la llegada del ejército, el cual irá dándonos instrucciones por radio -si tenemos- de vez en cuando, aunque nunca estaremos seguros de si realmente son ellos.

El principal problema es que 60 seconds! se torna muy repetitivo en su concepto. Está pensado para partidas cortas que duran en torno a 15-20 minutos dependiendo de la dificultad, pero deja muchas cosas al azar -algo que no está mal del todo- y a las pocas partidas acaba cansando ya que, casi siempre, repetiremos el mismo esquema.

60 seconds! no tiene historia propiamente dicha, pero el contexto nos sitúa en la típica familia norteamericana que se ve amenazada por un ataque nuclear de… ¿los rusos? ¿los norcoreanos? ¿China? y tiene que refugiarse en su búnker nuclear. La familia está compuesta por Ted -el padre-, Dolores -la madre-, Timmy -hijo- y Mary Jane -hija adolescente-. Podrían haber hecho algo más de hincapié en el trasfondo, pero lo cierto es que el título tampoco lo necesita.

En definitiva, 60 seconds! es una apuesta interesante gracias a su originalidad y su humor negro que, sin embargo, se ve lastrada por su nula capacidad para aguantar la experiencia partida a partida. A 9,99€ no es una compra recomendable, pero a mitad de precio no deberías hacerle ascos.

NOTA: 6/10.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s