[ANÁLISIS] Cossacks 3

cossacks3_arte

Análisis publicado en IGN España el 31 de octubre de 2016.

Ah… finales del siglo XX y comienzos del XXI, época dorada para los videojuegos de estrategia en tiempo real -RTS por sus siglas en inglés-. Multitud de títulos de este tipo copaban las estanterías de las tiendas y cuando comprábamos uno nos íbamos a casa con la seguridad de tener una pequeña joya en nuestras manos; normalmente un híbrido entre videojuego y manual de Historia que además de entretenernos durante meses -algunos incluso años- nos aportaría pequeñas dosis de cultura. Y es que es innegable que los títulos de estrategia tienen una elegancia sin igual, amén de resultar asquerosamente completos.

El tiempo pasaría y pocas sagas sobrevivirían. Al igual que la aventura gráfica dejó paso a la estrategia, ésta otorgaría la batuta de mando al ‘shooter’ en primera persona, pasando a una segunda fila caracterizada únicamente por la fidelidad de los usuarios.

No son tiempos buenos para la estrategia, es evidente, pero en el horizonte se vislumbra un halo de cierta esperanza y antiguas sagas vuelven a la carga para conquistarnos de nuevo. Es el caso de Cossacks 3, o más bien deberíamos de hablar de Cossacks: European Wars HD, ya que el juego que hoy nos ocupa no es más que un remake -de verdad- del original publicado hace más de quince años, de nuevo de la mano de la resucitada GSC Game World.

Gráficamente Cossacks 3 es un título muy vistoso, entra por los ojos gracias a su estudiada paleta de colores, tan importante en juegos de este tipo. Nada tiene que ver con el original visto hace más de una década y es que, como comentaba, no se trata de una simple versión en HD con tres o cuatro filtros para adaptarlo a los tiempos que corren; Cossacks 3 ha sido rehecho por completo y, aunque sea un remake, estamos hablando de un juego completamente nuevo. Eso sí, los modelos de unidades, aunque bien definidos, dan la sensación de estar algo anticuados; el mismo Age of Empires III (Ensemble Studios, 2005) podría mirar de tú a tú a Cossacks 3 en este aspecto. Además, se echa en falta una mayor variedad de tipos de unidades según la civilización que estemos controlando, apenas hay diferencias entre ellos y eso le resta personalidad a cada facción.

cossacks3_screenshots_05

El terreno, por su parte, se encuentra muy bien definido, lleno de detalles y con un trabajo sobre la orografía del mismo más que sobresaliente. La vegetación y otros elementos del paisaje también cumplen su trabajo con nota, dando un aspecto más compacto que en otros títulos de estrategia del mismo corte. El agua es el punto flaco del título, aunque es cierto que no se prodiga en exceso y la mayor parte de la acción se desarrolla en tierra firme, ésta desentona bastante con respecto al resto de elementos del escenario.

Las edificaciones están muy detalladas pero, como ocurre con las tropas, dan la sensación de ser algo anticuadas y pertenecer a títulos de hace más de una década. Hay bastantes tipos de edificios, como en el original, pero ello no quita para que se advierta un desfase técnico entre unos elementos y otros. Además, la destrucción de las mismas deja bastante que desear.

Las animaciones en batalla tampoco rayan a gran nivel, resultan repetitivas y las tropas no se mueven con gran realismo. Pero, por otro lado, las batallas, con tantas tropas en pantalla, en un terreno bien detallado, lucen espectaculares para tratarse de un RTS de corte clásico.

cossacks3_screenshots_12

El apartado sonoro es notable gracias a una correcta combinación de determinados elementos. En primer lugar nos encontramos con una banda sonora que casa perfectamente con el tipo de juego; de corte muy clásico, a medio camino entre la marcha militar y la pieza de música clásica. Además, esta va variando según las circunstancias que se vayan dando en el escenario. En segundo lugar está el sonido ambiental, piedra angular de este apartado gracias al gran trabajo realizado con el mismo; de nuevo, de corte clásico, con multitud de sonidos de agua, pájaros, árboles… un verdadero espectáculo de otra época. Los efectos de sonido cumplen perfectamente y, como suele ocurrir en este tipo de juegos, son repetitivos, pero no es algo que podamos valorar negativamente ya que ocurre en todos los juegos de estrategia, otorgando personalidad propia a edificios y unidades. Por último destacar que el título se encuentra completamente localizado al castellano, contando además con una traducción de bastante calidad, lo cual siempre le otorga bastantes enteros.

La jugabilidad es el punto fuerte del título y su principal baza a la hora de competir con otros RTS del momento. Al ser un remake del original del año 2000, Cossacks 3 prácticamente no ha modificado su jugabilidad, resultando casi idéntico al visto hace 16 años. Esto no es un punto negativo en absoluto; su sistema funcionaba perfectamente en el año 2000 y lo sigue haciendo ahora sin ningún problema, al igual que han hecho otros grandes como Blizzard con StarCraft 2 o la versión HD de Age of Empires II. Por lo tanto, atacar a Cossacks 3 por mantener intacto su espíritu resultaría absurdo ya que, precisamente, lo que ha hecho SGC Game World es no rendirse ante ninguna efímera corriente.

cossacks3_newscreenshot1_png_jpgcopy

Las protagonistas son las campañas; bien tematizadas, no muy guiadas y con multitud de opciones para llevarlas a cabo. Mención especial merece también su modo multijugador de hasta ocho jugadores, que traslada la experiencia clásica a la actualidad con bastante acierto. Las campañas son intensas, con acción constante, pero también con espacio para la correcta planificación. Su tutorial es tan necesario y clásico como los de antaño, resultando ser una mini-campaña en si mismo.

Pero lo que más llama la atención en Cossacks 3 son, sin duda, las batallas; multitudinarias, con gran número de tropas en pantalla y a nuestro mando, rompiendo los esquemas del RTS clásico y su límite de 200 habitantes. En Cossacks -y en los anteriores- comandaremos miles de tropas a través de los escenarios, lo cual genera un caos relativamente asumible, ya que físicamente no podremos estar atentos a todos los batallones. Por suerte, las tropas se pueden organizar en torno a batallones para hacernos más sencilla la administración y el control de las mismas; para formar un batallón deberemos contar con un tamborilero -que marque el paso- y un oficial que los comande. Esto no quita que también podamos mover tropas individualmente, pero se hace mucho más sencilla y necesaria la organización en torno a batallones. En situaciones desesperadas podremos contratar mercenarios, los cuales exigirán un salario por sus servicios, que si no es satisfecho se puede volver en nuestra contra.

cossacks3_newscreenshot2_png_jpgcopy

La gestión de recursos será fundamental, ya que las tropas consumen víveres, por lo que la acción indirecta sobre ellas no termina cuando las reclutamos. Existen seis tipos de recursos en Cossacks 3: madera, piedra, comida, oro, hierro y carbón. Para hacernos con ellos deberemos picar piedra, crear granjas, abrir minas, talar árboles… lo clásico en este tipo de juegos, sólo que no debemos centrarnos únicamente en el presente, teniendo que organizar todo con perspectiva.

Las formaciones jugarán un papel fundamental a la hora de atacar o defender; al contrario que en muchos juegos, en Cossacks 3 la formación del batallón es prácticamente decisiva a la hora de afrontar un combate. Sin embargo, éstas se antojan escasas y las posibilidades tácticas del juego se reducen considerablemente; un fallo que deberían haber corregido respecto al original, más con la tecnología disponible en los tiempos que corren. La moral también afecta a las tropas, al igual que en la saga Total War, lo cual le aporta un plus de interés a la gestión de los combates; sin embargo, muchas veces todo esto queda empañado debido a una irregular IA enemiga.

cossacks3_newscreenshot3_png_jpgcopy

Cossacks 3 está ambientado en Europa, en los siglos XVII y XVIII, con cinco campañas basadas en hechos históricos. Doce son las civilizaciones que podremos escoger y un gran número de tecnologías a investigar en cada una de ellas. El principal problema reside en que apenas hay diferencias entre naciones, todas tienen los mismos tipos de unidades y tecnologías, lo que le resta una considerable personalidad a las mismas. Pero no todo iba a ser malo, sus cinco extensas campañas están muy cuidadas a nivel argumental; tal es el caso que, en muchas ocasiones, deberemos tomar decisiones en forma de diálogo, al más puro estilo aventura gráfica.

EL VEREDICTO

Cossacks 3 no es perfecto, somos conscientes de ello. El título acusa fallos importantes al respecto de la tecnología actual. Sin embargo, era necesario que volviese un juego así, la industria lo necesitaba y una parte del público lo reclamaba. Cossacks 3 es el argumento perfecto para afirmar que el RTS sigue vivo y goza de buena salud.

Lo mejor:

  • Cinco grandes campañas históricas.
  • A nivel sonoro raya a un gran nivel.
  • No ha perdido ni un ápice de su esencia.
  • Es un remake de verdad, no un simple filtro…

Lo peor:

  • … pero gráficamente no es demasiado puntero, aunque su bajo precio lo justifica.
  • IA pobre para los tiempos que corren.
  • A nivel táctico sus opciones son limitadas.

NOTA: 8/10.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s