Hogar pixelado: la Tebas de Hércules

Artículo publicado en IGN España el 1 de agosto de 2015.

Si hubo un videojuego de Disney que marcó a toda la generación de los 32-64 bits ese fue, sin ningún lugar a dudas, Hércules. Lanzado a mediados de 1997 para PlayStation y PC, el juego resultó ser una de las grandes razones para hacerse con la gris de Sony. Resulta curioso que un plataformas en 2D, en plena era del 3D, consiguiese calar hondo en los corazones de los jugadores, y es que precisamente su condición de plataformas 2D hizo que el título nos regalase unos niveles difícilmente olvidables. Uno de los más característicos, en el que se nos comienza a poner a prueba, es Tebas.

Esta milenaria ciudad griega ha estado siempre como telón de fondo de la mitología griega, y en el caso de Hércules no iba a ser menos. Tras rescatar y conocer a Megara, Hércules se dirige hacia Tebas, lugar en el que pretenderá alcanzar la fama y la gloria.

Tebas presenta una arquitectura clásica sin igual. Comenzamos en un pórtico flanqueado por cuatro grandes columnas, mientras avanzamos vamos conociendo a los peculiares habitantes de la ciudad -los cuales se repiten sin cesar, únicamente cambiando el color de su vestimenta-. Los habitantes de Tebas se reducen a un señor mayor malhumorado con un bastón, un altivo hombre grueso, muchas cabras que campan a sus anchas por la urbe, aglomeraciones de “groupies” de Hércules que nos vitorearan a nuestro paso, una señora maldita a la que la persigue una tormenta constantemente, un exhibicionista que nos dará monedas y a Hermes en cada checkpoint.

Pero Tebas también está llena de peligros. El primer contratiempo que nos encontraremos  será un gato al que le cae un rayo y nos quema a su paso -tranquilos, tienen siete vidas-. La ciudad está llena de maleantes que intentarán dañarnos, representados por un personaje alto y flaco, y otro bajito y regordete. Una señora que sostiene un jarrón nos prevendrá de un terremoto cuando este le tiemble en las manos. A mitad del nivel nos encontraremos con el primer jefe, un minotauro que nos lanza rocas desde una posición elevada y que le dio dolores de cabeza a más de un jugador. A partir de este momento el nivel se complica un poco y aparecen esqueletos que intentarán que Hércules no se convierta en el héroe de Tebas. Casi al final del nivel aparecerá un grupo de arpias a modo de jefe final.

La ciudad está llena de detalles tales como pequeños templetes o restos de colosales estatuas. Hay que prestar especial atención a los guardias que regulan el tráfico de cuadrigas, ya que nos pueden jugar una mala pasada y atropellarnos -no crucéis si mirar-.  Además, Tebas no es únicamente una ciudad ruinosa, está llena de secretos, algunos debajo de nuestros pies, así que prestad especial atención al suelo quebrado.

hercules_ynww

Por supuesto, la ciudad está llena de monedas que recoger, vasijas con premios aleatorios, “hercozumos” para reponer nuestra vida, juguetes de Hércules que nos aportarán una vida extra o diferentes espadas de rayo o fuego.

Tebas es, sin ningún lugar a dudas, uno de los niveles más característicos de Hércules. Odiado por su extensión o amado por su diseño, la ciudad griega no dejó indiferente a ningún jugador.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s