[ANÁLISIS] Assassin’s Creed II: Discovery

1_assassins_creed_ii_discoveryDesde el lanzamiento del primer Assassin’s Creed en 2007, la saga de Ubisoft ha sido una de las principales protagonistas de los principales sistemas desde entonces. Las historias de Altaïr Ibn-La’Ahad y Ezio Auditore se han prodigado por PCs, consolas de sobremesa y portátiles. Pero el terreno de estas últimas, las portátiles, parecía ser una tarea pendiente para la saga y es que cuando una compañía otorga una importancia menor a un título, por el simple hecho de su condición portátil, lo condena irremediablemente.

Odiada por muchos y amada por otros tantos, la historia de Ezio Auditore dentro del universo de Assassin’s Creed apuntaba maneras y desde Ubisoft lo sabían muy bien. Por más que le duela a algunos, Assassin’s Creed II marcó un antes y un después en la pasada generación -y en la Historia de los videojuegos- y eso es algo que la compañía francesa sabía desde los cimientos del título.

Como ocurrió con el primer Assasin’s Creed, esta nueva entrega debería ir acompañada de su correspondiente versión para portátiles, de nuevo para Nintendo DS, la consola que mucha gente compraba por Nintendogs o Cooking Mama, por lo que ni siquiera iban a molestarse en desarrollarlo ellos mismos, dejándolo en manos de terceros, abocado al fracaso como ocurrió con Altaïr’s Chronicles. Total, el título, por el mero hecho de titularse “Assassin’s Creed” iba a vender igualmente, fuese malo o bueno, y más en una consola con un público mayoritariamente “casual”.

Pero en Ubisoft debieron llevarse una grata sorpresa al descubrir que Griptonite Games había realizado, muy probablemente, el mejor trabajo de su vida: Assassin’s Creed II: Discovery.assassins_creed_2-1013085Gráficamente Discovery es un título bastante destacable en el catálogo de Nintendo DS. El juego se encuentra en completo 3D, incluso el fondo está en tres dimensiones. El diseño de los niveles y la ambientación de las ciudades es correcto, con bastantes detalles, pero a la larga se torna repetitivo debido al continuo reciclaje de texturas y atrezzo.

Los personajes gozan de una relativa buena definición. Por su parte, Ezio Auditore es fácilmente identificable gracias a su ropa, así como otros personajes que aparecerán durante la aventura. Los modelos de los enemigos son variados y, aunque se repiten, no desentonan en absoluto. Al contrario ocurre con los escasos civiles que veremos a lo largo de los niveles, de los cuales apenas hay tres modelos diferentes.

El apartado sonoro cumple su cometido sin más, no destaca en nada pero tampoco llega a molestar. Las voces -de muy baja calidad- se encuentran en inglés, sin doblar al castellano, pero debidamente subtituladas al mismo. Los diálogos son escuetos y van directamente al grano, contándonos la historia del juego a un ritmo acelerado, con un desarrollo poco natural de la trama. Los efectos de sonido ambientan correctamente las acciones o el barullo de las ciudades. Por su parte, la banda sonora recoge y simplifica temas de su “hermano mayor” Assassin’s Creed II.

La jugabilidad es el gran punto fuerte de Discovery, sin duda alguna. Es una aventura en 2D de acción mezclada con plataformas, a pesar de la cantidad de elementos en 3D en pantalla. En su vertiente de plataformas, Discovery se encuentra muy influenciado por grandes clásicos entre los que se incluye, aunque parezca mentira, el mítico Sonic de SEGA. Velocidad, precisión, esquivar enemigos u obstáculos…

Su otro pilar jugable es la que mezcla acción y aventura con su más que evidente scroll lateral. En este caso, Discovery nos recuerda, salvando las distancias, a clásicos de este género, en un esbozo de lo que podría haber sido un Metroidvania increíble ambientado en el universo de Assassin’s Creed. Pero, a pesar de no profundizar en ninguno de sus dos pilares, Discovery aprueba con notable la jugabilidad, añadiéndole además un sistema de combate sencillo, directo y efectivo.

La historia es un aspecto muy interesante en Assassin’s Creed II: Discovery. A pesar de que no se ha profundizado en ella como nos hubiese gustado a más de un amante de la Historia, en Discovery Ezion Auditore viajará a España en 1490 en medio de una conspiración relacionada con el fin de la Reconquista de la Península Ibérica y los proyectos de viaje de Cristobal Colón.

Todo comienza por casualidad en Venecia, donde Ezio se encuentra con Luis de Santángel, compañero de viaje de Cristobal Colón, el cual le informa de que Rodrigo Borgia piensa asesinar a Colón para así hacerse con los mapas cartográficos del futuro descubridor. Receloso, Ezio viaja a España, donde visitará ciudades como Toledo, Barcelona o Granada, encontrándose en su aventura con personajes históricos tan importantes en la Historia de España como los Reyes Católicos, el rey Boabdil de Granada o el inquisidor Tomás de Torquemada.Assassins_Creed_2_2_sEn definitiva, Assassin’s Creed II: Discovery es un juego notable, muy recomendable para los fanes de la saga y muy interesante para todos aquellos que quieran bucear, con sus debidas licencias, por algunos tramos de los comienzos de la Edad Moderna en España. Podría haber sido mejor, también podría haber sido peor. La intención es muy buena y, sin duda, Discovery es uno de los mejores Assasin’s Creed portátiles que existen hasta la fecha.

NOTA: 7/10.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s