[ANÁLISIS] Nihilumbra

1431817619786El videojuego indie está en pleno auge, eso es algo que nadie puede negar a día de hoy. De la noche a la mañana, el mercado del videojuego, gracias a las posibilidades que ofrecen los avances tecnológicos al usuario, cambió radicalmente al ofrecer títulos desarrollados de forma independiente, lejos de las grandes publicadoras, con conceptos originales, efectivos y simples que llevaban el videojuego al origen de su concepto. El formato digital, gracias a plataformas como Steam, ha funcionado de manera similar a la de los eBooks, ofreciendo a desarrolladores sin grandes recursos publicar sus títulos a bajo coste.

Pero, por desgracia, no todo lo indie es bueno, eso es evidente. En los inicios del renacer del videojuego indie -cuyos orígenes tendríamos que buscar en la época de los microordenadores o Net Yaroze- se tendió a elevar a la categoría de obra maestra casi cualquier cosa que aparecía en la escena, llegando a conformarse un mercado indie bastante saturado con multitud de falsos indies pululando por él.

De manera lógica y natural, el mercado se autorreguló y algunos juegos comenzaron a sobresalir sobre los demás. Es cuando el desarrollador indie español entra en escena gracias a personas o estudios tan importantes dentro de la escena como Francisco Téllez de Meneses, Locomalito, Deconstructeam o Beautifun Games, desarrolladores de Nihilumbra. Muchos de ellos con propuestas frescas inspiradas en viejas glorias del videojuego, resucitando así el videojuego español, el cual me atrevería a decir que está viviendo su tercera edad de oro. El futuro del videojuego en España está ahora en manos de los desarrolladores indies y la incidencia de los mismos en el mercado, esto se debe a la tímida cobertura, la nula inversión y la gran cantidad de trabas fiscales que supone en España montar un estudio de desarrollo de videojuegos, al contrario de lo que ocurre en países como Francia, Inglaterra, Polonia o los países escandinavos.

Captura de pantalla 2015-05-11 a la(s) 15.46.09Gráficamente, estamos ante un título sencillo incluso para ser un videojuego de bajo coste, pero con una belleza artística que nos atrapará desde el primer momento. Los cinco mundos por los que nos moveremos a lo largo de Nihilumbra transmiten a la perfección la sensación de vacío que nos narra la historia, consiguiendo con muy poco una ambientación sublime.

Aunque no existe una gran variedad en el número de enemigos, los efectos o el atrezzo, el título de Beautifun Games llama la atención por su nivel de detalle y se crea, junto con el apartado sonoro, una agradable armonía que no nos dejará indiferentes.

El apartado sonoro es una maravilla que ambienta al título a la perfección. Como he comentado antes, este apartado está íntimamente ligado al gráfico y habría que analizarlo como un único apartado y no dos, ya que Nihilumbra no pretende impresionarnos con ninguno de los dos por separado sino con la efectiva mezcla de ambos y las diferentes sensaciones que esta combinación pueda ejercer en el jugador. Las melodías compuestas por Álvaro Lafuente rayan a un nivel muy alto. Por otro lado merece especial mención la voz del narrador y su importancia en el juego, actuando como la pieza clave del título. Una voz en off magistral en inglés, a pesar del origen español del juego.

La jugabilidad en PC o Mac es muy clásica ya que estamos ante un plataformas estándar en el que controlamos a Born, un ser con vida propia creado de la nada, a través de diferentes escenarios con acciones básicas como caminar o saltar con la peculiaridad de que en cada escenario diferente aprenderemos un nuevo poder con el cual podremos sortear obstáculos, superar posiciones elevadas o derrotar y despistar a los diferentes enemigos que impedirán que nuestro peculiar personaje sobreviva. Estos poderes, junto con las habilidades básicas, nos harán deslizarnos más rápido, rebotar, atacar…

Su dificultad se encuentra en un término medio, no es un juego fácil de superar de primeras pero tampoco es una odisea imposible. Nihilumbra busca más la experiencia que el reto en sí, aunque logra un buen equilibrio entre ambas opciones.

La historia de Nihilumbra es bastante simple pero a la vez alcanza una profundidad digna de analizar debido a la íntima relación de los tres apartados anteriores. Como he comentado, en Nihilumbra encarnamos a Born, un ser creado de la nada o el vacío que luchará por descubrirse a sí mismo a lo largo de un viaje espiritual en el que la voz en off del narrador intentará hacernos desistir en todo momento. Nihilumbra es, ante todo, una historia de pura supervivencia.

Captura de pantalla 2015-05-11 a la(s) 21.12.58En definitiva, Nihilumbra es una experiencia prácticamente obligatoria para todo jugador, lo cual no quiere decir que vaya a gustar a todo el mundo o sea un título exento de fallos o carencias. Estamos ante un videojuego muy personal, en la línea de títulos como Journey, en el que las interpretaciones pueden ser múltiples dependiendo del enfoque que le otorgue cada jugador.

NOTA: 8.5/10.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s