[ANÁLISIS] Order of Battle: Pacific

Análisis publicado en IGN España el 14 de mayo de 2015.

headerA pesar de que sea una temática, actualmente, de capa caída, la Segunda Guerra Mundial sigue generando gran atractivo a la hora de desarrollar videojuegos. Aunque fue una guerra relativamente corta, la variedad de situaciones, armamento y escenarios son los ingredientes perfectos para realizar videojuegos de todo tipo, desde los más que conocidos FPS, pasando por los Commandos, hasta la estrategia táctica por turnos, el caso que hoy nos ocupa.

Slitherine es un modesto estudio británico que bien sabe sobre esto. Fundado en el año 2000 por Iain McNeil, Slitherine se ha centrado casi exclusivamente en la estrategia histórica, un género bastante arriesgado a día de hoy viendo la demanda general del público. Ha realizado títulos de poco calado para el Canal Historia pero también otros tan interesantes como Panzer Corps, lanzado en 2011 para PC. Y es que parece que el estudio, salvo alguna que otra excepción, tiene un compromiso con la Historia al estilo de la mítica desarrolladora Paradox Interactive, algo que ambas tienen en común.

order-3_rd92El título que hoy tratamos aborda uno de los escenarios más complicados y cruentos de la Segunda Guerra Mundial, un lugar donde se reunía el paraíso con la barbarie de la guerra: el Pacífico. Si queremos definir de manera sencilla el título que vamos a desarrollar a continuación no se nos viene a la cabeza otra definición que “el Civilization de la Segunda Guerra Mundial” y es que, efectivamente, lo nuevo de Slitherine comparte muchísimo con la mítica saga de Sid Meier.

Gráficamente no podemos esperar nada puntero, pero encontramos un apartado muy agradable, relativamente detallado y más que suficiente para el tipo de juego que es, el cual no está destinado, ni por asomo, al público que mide los frames por segundo o la resolución de pantalla. Lo primero que nos llama la atención es su sencillo menú donde parece que estuviésemos ante un juego del año 2000. Podríamos calificarlo incluso como pobre, pero dejémoslo en sencillo.

order-4_zyb9El juego hace uso de un rico álbum de fotografías reales de la guerra del Pacífico a la hora de introducir determinados eventos, lo cual le aporta un cierto atractivo para todo amante de la Historia, y lo acerca, de nuevo, hacia títulos como Hearts of Iron en cuanto a la utilización de este tipo de recursos.

Como comentábamos, los gráficos de Order of Battle: Pacific son sencillos y agradables, muy inspirados por los tres últimos Civilization de Firaxis. El terreno está detallado, pero aunque tiene diferentes tipos –jungla, campo abierto, colinas, granjas…- resultan repetitivos a la larga ya que son idénticos tanto en Hawái como en Iwo Jima, por poner dos ejemplos. El escenario está dividido en casillas hexagonales al más puro estilo Civilization, cada una de ellas detallada con un tipo de terreno diferente. Estamos, pues, ante un juego de tablero puro y duro, un wargame.

order-7_yxurAunque Order of Battle: Pacific no es un juego que destaque por sus efectos, cabe destacar que algunos lucen bastante bien, como la lluvia, las explosiones o las aguas costeras. Es destacable también el número de unidades que hay, fácilmente diferenciables entre ellas aunque poco detalladas por regla general, aun así cada una de ellas tiene un tipo –o varios- de ataque característico, con su correspondiente animación. Las ciudades son genéricas y poco detalladas, con escasos tipos de construcciones.

El apartado sonoro está en la línea de los títulos de la Segunda Guerra Mundial, clásicas y agradables melodías que parecen ser sacadas de Salvar al Soldado Ryan o The Pacific junto con efectos sonoros muy básicos cuya única misión es simplemente acompañar a la acción del momento.

El juego carece de voces, todo aparece escrito en informes y textos variados, los cuales están únicamente en inglés, francés y alemán, sin rastro del castellano por ningún lugar. El hecho de no estar localizado al castellano es un punto en contra para el juego en los países hispanoparlantes ya que Order of Battle: Pacific es un título que muestra una gran cantidad de información en pantalla al ser un título de estrategia. Aunque el inglés, francés y alemán del que hace uso no son muy complicados sí que pueden resultar un contratiempo para aquellos jugadores que no estén familiarizados con la lengua de Shakespeare, Dumas o Grass.

order-16_5wszLa jugabilidad es la reina de Order of Battle.  Como ya hemos comentado, estamos ante un concepto prácticamente calcado de la saga Civilization. El juego nos sitúa ante un tablero en el que hay desplegado un mapa. El primero de ellos será el mapa general en el que decidiremos dónde combatir y una vez hayamos decidido el lugar, pasaremos a la “acción” en un mapa más detallado en el cual desplegaremos nuestras unidades. El sistema de combate es clásico por turnos, turnos en los cuales cada unidad nuestra podrá realizar un movimiento –ya sea a otra casilla, un ataque o un tipo de maniobra diferente-. Cuando pasa nuestro turno es el turno del enemigo, el cual realizará también sus movimientos pertinentes.

En cada escenario tenemos una serie de objetivos: primarios y secundarios. Los primarios, como es de esperar, son necesarios para concluir con éxito la misión y casi nunca está entre ellos el destruir por completo al enemigo. Order of Battle se centra bastante más en la estrategia táctica que en el combate total. Los objetivos secundarios no hay que cumplirlos obligatoriamente pero, aparte de marcarnos un reto personal, benefician o perjudican en el resto de la campaña. Cabe destacar, algo que se agradece, que en cada turno el juego nos recuerda cuáles son nuestros objetivos y si los estamos cumpliendo o no.

El terreno es muy importante en Order of Battle: Pacific, ya sea en tierra, mar o aire, es un factor decisivo a la hora de enfrentarnos a nuestro enemigo, tanto para atacar como para defender. Esto es una característica directamente heredada de Civilization o Hearts of Iron, aunque bastante más pulida. Será muy importante también el abastecimiento de nuestras unidades a la hora de los desembarcos o la escolta de los barcos de transporte, algo que Slitherin ha cuidado bastante más que otros grandes títulos de estrategia y que se acerca mucho al concepto de los víveres en Imperivm –salvando las distancias, claro-.

order-20_6dgcDurante la acción podremos curar nuestras unidades si están bien abastecidas y podremos solicitar más. En Order of Battle no hay recursos al uso ni tampoco dinero, únicamente dos factores: “requisition points” que será la moneda del juego y “command points” los cuales se dividen en tierra, mar y aire. Con los “requisition points” compraremos determinadas unidades y con los “command points” las podremos desplegar en determinados lugares del mapa. Estos peculiares recursos se ganan combatiendo o alcanzando objetivos y son esenciales para concluir con éxito la misión. Además, durante el combate pueden ocurrir una serie de eventos especiales o sucesos históricos, los cuales alterarán para bien o para mal el devenir de la contienda. También nuestra nación –Estados Unidos o Japón- pondrá a nuestra disposición una serie de comandantes que podremos asignar a una unidad determinada para ganar puntos en un determinado campo –defensa, ataque, combate en ciudad, en jungla…-. Normalmente, cada escenario de la campaña tiene un límite de turnos máximo que nos dice que deberemos completar los objetivos principales antes de ese límite.

Nuestras unidades ganarán experiencia con el combate y con dicha experiencia podremos ascenderlas o transformarlas en unidades superiores. Cabe mencionar también que cada escuadrón, barco o unidad es susceptible de cambiar de nombre, así podremos, por ejemplo, ponerles nuestros nombres preferidos a los barcos y saber cuál es más capaz para una acción determinada. Las unidades tienen todas un indicador de vida, que normalmente es 10 y cada ataque enemigo nos quitará un número determinado de vida, siendo 0 la muerte de la unidad, barco o avión, y viceversa claro. Hay catorce tipos diferentes de unidades, cada uno con diferentes tipos dentro de cada clase: infantería, reconocimiento, tanques, antitanques, artillería, antiaéreo, cazas, bombarderos tácticos, bombarderos estratégicos, destructores, cruceros, acorazados, portaaviones y submarinos. Especial mención merecen los ingenieros, una subclase de infantería que, por primera vez, son realmente útiles, pudiendo destruir y construir puentes, así como minar campos o destruir edificios especiales.

El título cuenta con tres modos de juego diferentes: campaña, escenarios y multijugador. El modo campaña está dividido en tres: el tutorial, el cual es bastante extenso y muy didáctico, durando aproximadamente 3 horas, la campaña del Imperio Japonés y la campaña de Estados Unidos. El modo campaña recrea perfectamente toda la guerra del Pacífico, con los escenarios más importantes y con una documentación increíble por parte de Slitherin. Existe, además, en el modo campaña, un pequeño árbol tecnológico o de habilidades en el que iremos seleccionando una serie de habilidades para nuestro ejército. Los escenarios que vayamos completando durante la campaña podremos rejugarlos siempre que queramos en el modo escenario, y en el modo multijugador, podremos jugar algunos escenarios en partidas de hasta cuatro jugadores.

order-21_9hpeLa fórmula de Order of Battle: Pacific es sumamente adictiva. Es complicado dejar un escenario a medias, siempre querremos seguir hasta, al menos, terminarlo. Su absorbente jugabilidad, inspirada en los mejores, es su mejor carta de presentación. Es necesario mencionar que no estamos ante un juego apto para todos los públicos, solo los amantes de la alta estrategia o la Segunda Guerra Mundial disfrutarán y sacarán todo el jugo de Order of Battle que destaca, también, por una dificultad bastante ajustada. Pocos son los fallos del título de Slitherin pero, desde luego, uno de los principales es, por desgracia, la ausencia del castellano.

Lo mejor:

  • El concepto de Civilization llevado a la Guerra del Pacífico.
  • Adicción sin límites gracias a su sistema de juego.
  • Longevo y rejugable.
  • Dificultad alta, no apta para todos los públicos.

Lo peor:

  • No está localizado al castellano.
  • Su apartado técnico está desfasado.
  • Su precio de lanzamiento es alto.

NOTA: 8/10.

ANÁLISIS EN IGN ESPAÑA.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s