[ANÁLISIS] Luigi’s Mansion

lm2Luigi’s Mansion fue uno de los juegos de lanzamiento de GameCube y, en principio, una de las grandes razones de peso para dar el salto de Nintendo 64 a GameCube o no irte a por PlayStation 2 o la inminente Xbox. Hace 13 años las expectativas con Luigi’s Mansion eran muy altas por parte de prensa y público: mazmorreo estilo Zelda -aunque mucho más light- a lo largo y ancho de una mansión, y con Luigi como protagonista en vez de Mario.

Pero cuando se lanzó el baluarte de GameCube, la prensa criticó duramente su corta duración -en torno a las 6 horas-, a pesar de tener un apartado técnico de rabiosa actualidad -no parece que estemos, hoy día, ante un juego con 13 años a sus espaldas- y tener una jugabilidad muy sencilla pero directa y adictiva. A pesar de todo, Luigi’s Mansion vendió muy bien y siempre fue, y es, uno de los imprescindibles de GameCube junto con Pikmin, The Legend of Zelda: The Wind Waker, Twilight Princess o Super Mario Sunshine.

Aunque no sea realmente necesario, Luigi’s Mansion es un título muy recomendable antes de hincarle el diente a su secuela directa: Luigi’s Mansion 2: Dark Moon en Nintendo 3DS, que sigue las mismas pautas establecidas por el pionero título de Shigeru Miyamoto y que ya situaba a Luigi como protagonista mucho antes del llamado “año de Luigi”.

luigis-mansion-gamecube-screen-5Gráficamente estamos ante un videojuego por el que parece que no pasan los años. El apartado técnico de Luigi’s Mansion es de rabiosa actualidad y supera, en determinados títulos, a lo visto en muchos juegos de Wii. El modelado de Luigi, las expresiones de este así como sus movimientos son una auténtica maravilla. Lo mismo ocurre con los fantasmas especiales -pequeños jefes de nivel- e incluso con los fantasmas genéricos.

El diseño de los niveles -o mejor dicho, habitaciones- es una auténtica maravilla, con una ambientación sublime conseguida gracias a un enorme mimo en el atrezzo del escenario que, a pesar de ser un espacio cerrado, nos deja siempre con ganas de mucho más, no echando en ningún momento ningún nivel en un espacio abierto.

El apartado sonoro es correcto sin más. Evidentemente el juego no está localizado a ningún idioma en voces contando únicamente con el clásico “Mario” que emite Luigi siempre. Los sonidos se antojan algo repetitivos a veces y la banda sonora más de lo mismo, sin destacar en nada en particular aunque sin molestar demasiado.

La historia de Luigi’s Mansion es muy sencilla y no se le puede exigir tampoco demasiado. Todo comienza cuando a Luigi le toca una enorme mansión en un concurso en el que no ha participado, cuando se lo cuenta a su hermano Mario, este se adelanta a Luigi y llega antes que él a la mansión. Una vez Luigi llega ve que Mario ha desaparecido y que la mansión está atestada de fantasmas. Una vez ocurre todo esto, Luigi contacta por casualidad con un científico que está estudiando la mansión desde hace tiempo: el Profesor Fesor, el cual le suministra a Luigi la Poltergueist 3000, una aspiradora convencional transformada para absorber fantasmas y que será nuestra principal arma, junto con la linterna, durante la aventura.

La jugabilidad de Luigi’s Mansion es, salvando mucho las distancias, heredada de la saga The Legend of Zelda. Estamos ante un juego de mazmorras puro y duro en el que hay que resolver pequeños puzzles o jefes de nivel para seguir avanzando abriendo nuevos niveles, en este caso habitaciones. Durante la aventura contaremos con tres elementos indispensables: una linterna con la que iluminar y aturdir a los fantasmas, la Poltergueist 3000 que es una aspiradora para absorberlos y la GameBoy Horror, un aparato con el que nos comunicaremos en todo momento con el Profesor Fesor.

El juego consiste en cazar fantasmas al más puro estilo “Los Cazafantasmas”, no solo fantasmas normales, también los peculiares inquilinos de la mansión, así como diferentes boos que también nos abrirán paso a nuevas estancias. La mansión tiene cinco plantas y cada una de ellas está plagada de habitaciones, por lo que a veces hay que tener muy buena memoria para recordar en qué habitación se encontraba tal tipo de fantasma de poder. El control es muy intuitivo con el gamepad de GameCube aunque, bajo mi punto de vista, a veces peca de poco preciso, pudiendo jugarnos malas pasadas.

Aun así, el juego en sí es muy sencillo y casi que no presenta ningún reto a cualquier jugador que controle más o menos sobre videojuegos. Su duración, como ya comentaba al inicio del análisis, es bastante escasa: en torno a las 6 horas sin conseguir todos los coleccionables.

66661-Luigis_Mansion-1En definitiva, Luigi’s Mansion es uno de los títulos imprescindibles de GameCube, eso está claro, si se dispone de esta consola es un verdadero sacrilegio, por lo menos, no haber probado Luigi’s Mansion. Pero también es cierto que la premisa inicial podría haber dado mucho más de sí con más variedad de situaciones, con una dificultad más elevada o con una mayor duración.

NOTA: 8/10.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s