El origen de los videojuegos de motos

Reportaje publicado el 15 de febrero de 2014 en IGN España.

El género de la conducción, dentro del mundo de los videojuegos, es sumamente amplio y, a día de hoy, puede abarcar vehículos muy diferentes. Si bien el rey del género es el coche, por méritos propios también, sería un error dejar de lado a esos vehículos de dos ruedas con tracción trasera: las motos.

137538Los juegos de carreras de coches lo tienen algo más fácil que los de motos debido a la naturaleza del vehículo en sí y a la cantidad de periféricos que existen para mejorar la experiencia al volante. Con los juegos de motos todo es bastante más complicado y conseguir una experiencia cercana a la conducción de una motocicleta es un verdadero reto.

Desde IGN España hemos hecho una pequeña selección de títulos que, de una manera u otra, más realista o más arcade, nos han transmitido la sensación de ir sobre dos ruedas a alta velocidad mientras el viento nos golpea en el casco. Las motos en los videojuegos y los videojuegos en las motos son iconos inseparables, no solo estos vehículos están presentes en aquellos juegos que protagonizan, también son parte importante en la ambientación de los videojuegos. Si no que se lo digan a Cloud y su Fenrir, o a Johnny Klebitz con su Hexer.

Remontándonos al pasado encontraremos el origen de lo que hoy puede ser MX vs ATV, SBK o MotoGP. Hubo un juego que marcó un antes y un después a la hora de introducir a este vehículo en la industria del ocio electrónico, hubo otros antes, pero Excitebike para NES fue un título decisivo. En él se podía competir solo, contra la IA o contra un amigo con motos de motocross. La perspectiva era isométrica y uno de los principales alicientes era que podías crear tus propios circuitos. Otro título que destacó muchísimo y que sentó las bases del género vino de la mano de SEGA con su peculiar Enduro Racer, un clásico de los salones recreativos a finales de los ochenta. Estamos hablando de un título puntero ya que los controles se basaban en una motocicleta en la que podíamos subirnos y manejar la moto que salía en pantalla, teníamos total libertad de movimiento en el circuito y nuestra moto virtual se movía con nuestro movimiento físico. Todo un éxito arcade que sería decisivo a la hora de desarrollar futuros títulos.

  • Super Hang-On (1987 – Mega Drive, Arcade)

Fue desarrollado por SEGA bajo la dirección del mítico Yu Suzuki, el cual se basó directamente en OutRun para crear Super Hang-On, aunque se basa también en Hang-On, siendo considerado como su secuela directa.

El juego nos sitúa en una larga carretera en la que deberemos ir adelantando a nuestros rivales y ganando tiempo en los checkpoints. El entorno es de lo más variado y, muchas veces, cargado de humor. A lo largo del recorrido veremos diferentes escenarios inspirados en lugares del mundo real y dependiendo de donde terminemos el final será diferente, siempre con un toque de humor. Estamos ante un arcade puro que salió primero en máquinas recreativas y luego en diferentes plataformas, siendo la más exitosa la versión de Mega Drive. Cabe destacar su mítica banda sonora que, además, podíamos escoger al inicio de cada carrera, al más puro estilo de OutRun.

  • Road Rash (1991 – Mega Drive)

El mítico título de Electronic Arts marcó un antes y un después dentro del género. No es el juego más serio ni más realista, pero sentó unas bases que se siguen usando hoy día y se alejó desde el primer momento de la simulación, apostando más por lo arcade. Road Rash significa algo así como “quemadura por fricción de la carretera” y el título no pudo escogerse mejor ya que en él participábamos en violentas carreras callejeras a lomos de nuestra moto. Podíamos además golpear a nuestros rivales para dejarlos fuera de la carrera. El título se basa en Super Hang-On pero añadiendo violencia y un apartado técnico más trabajado.

No es el juego más realista pero es un referente dentro del género y un título imprescindible en la consola de SEGA. Dio, además, lugar a una serie de videojuegos posteriores en diferentes plataformas.

  • Moto Racer (1997 – PC, Play Station)

Moto Racer, desarrollado por Delphine Software International, fue un arcade bastante exitoso para PC y Play Station que marcó las pautas que darían lugar, posteriormente, a “simuladores” de motos. Como decimos, no dejaba de ser un arcade pero el enfoque que se le dio, con sus tres modos para un jugador estaba bastante cerca de lo que podemos ver hoy en juegos de este tipo.

En Moto Racer teníamos tres modos: práctica, carrera individual y campeonato. Siendo el más interesante este último. Competíamos contra 7 rivales y, además, podíamos elegir entre motos de carreras o motos de cross. El apartado técnico era bastante interesante, con unos escenarios bastante detallados y convincentes. El título dio paso a una serie de juegos bastante exitosos con el título de Moto Racer, siendo el mejor de todos Moto Racer 2.

  • Radikal Bikers (1998 – Arcade, Play Station)

En 1998 nos llegaba, de la mano de la española Gaelco, un arcade extremadamente interesante pensando en exclusiva para las maquinas recreativas y posteriormente lanzado en PlayStation de la mano de Infogrames.

El título nos ponía en la piel de cuatro repartidores de pizza diferentes (Carlo, Gino, Nina y Sofia) que tenían que repartir pizzas en tiempo record en ciudades italianas como Roma, Milán o Nápoles. El objetivo estaba claro, llegar lo más rápido posible al lugar indicado esquivando el caótico tráfico italiano, sorteando impedimentos y ganando tiempo en los checkpoints. Por si esto fuera poco, la CPU competía contra nosotros y pretendía llevar el mismo pedido antes a nuestro cliente, así que otro de nuestros objetivos era evitar precisamente esto.

El juego destacaba sobre todo por introducir las scooters (presumiblemente de 49cc), por su peculiar control en las recreativas (manillar de una scooter) y por presentar unos escenarios ricos en detalles. No es un simulador ni por asomo, pero para más de uno supuso un verdadero reto, aparte de experimentar levemente la sensación de ser un repartidor de pizzas.

  • Excitebike 64 (2000 – Nintendo 64)

El rescate de la jugosa licencia que comenzó en NES por parte de Left Field Productions fue todo un acierto. Desde que salió para NES, el público pedía constantemente más entregas de Excitebike pero, tras Super Nintendo, la licencia parecía estar muerta y no fue hasta el final de la vida de Nintendo 64 cuando se lanzó un nuevo Excitebike.

El videojuego lanzado en el año 2000 nada tenía que ver con el de NES, parecía mucho más influenciado por juegos como Moto Racer que por sus propios orígenes. Pero este cambio de imagen le sentó extremadamente bien y se convirtió, por méritos propios, en un referente en los videojuegos de motos.

  • Tourist Trophy (2006 – Play Station 2)

Quizás el resultado final, de tantos años de videojuegos de motos, llegaba de la mano de la indiscutible Polyphony Digital al final de la vida útil de Play Station 2. A día de hoy es el videojuegos de motos más completo que haya salido al mercado. Cuenta con más de 150 modelos de motos y más de 35 circuitos urbanos, de carretera o pistas. Para que nos hagamos una idea, Tourist Trophy es conocido popularmente entre el público como “el Gran Turismo de motos”, y nada más lejos de la realidad ya que la anterior obra de Polyphony Digital sirvió de inspiración para crear Tourist Trophy.

El catálogo de motocicletas es impresionante, desde ciclomotores, motos de calle y motos clásicas hasta motos de competición. Prácticamente están todos los grandes fabricantes de motos entre los que destacan Honda, Suzuki, Kawasaki, Yamaha, Triumph, Aprilia, Ducati… cada motocicleta tiene sus características especiales, al igual que los coches en Gran Turismo, y llegar a dominarlas sería todo un reto. Aunque no se alcance la simulación perfecta, Tourist Trophy es lo mejor que se ha visto hasta el momento sobre el mundo de las dos ruedas, sin menospreciar a títulos como Moto GP o TT Super Bikes.

Como hemos podido observar, llevar a nuestros PCs y consolas la experiencia de conducir una motocicleta es un reto harto complicado, ya lo es llevar la experiencia de conducir vehículos de cuatro ruedas, mucho más lo es hacerlo con dos. Aun así hay títulos que, sin ser simuladores, nos han acercado poco a poco al mundo de las motos. Ya sea en un tono más relajado como Road Rash o Radikal Bikers, o en un tono más serio como Tourist Trophy. Desde IGN España hemos querido hacer una selección al gusto de todos, sin ser demasiado puristas y centrándonos en todos aquellos títulos que han hecho posible, de una manera u otra, juegos como Moto GP, SBK o el propio Tourist Trophy que hemos comentado.

REPORTAJE EN IGN ESPAÑA.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s